Publicado: 06.11.2015 19:26 |Actualizado: 06.11.2015 19:26

007, un inadaptado multimillonario

'Spectre', la nueva entrega cinematográfica del agente Bond, llega a las pantallas españolas tras recaudar 63,8 millones de dólares en Reino Unido en sólo siete días.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Daniel Craig, de nuevo en el papel de James Bond, en 'Spectre'.

Daniel Craig, de nuevo en el papel de James Bond, en 'Spectre'.

MADRID.- En la entrega número 24 el cine del mítico agente secreto 007, Daniel Craig, de nuevo, magnífico en el papel, se enfrenta a Christoph Waltz, ahora el villano que lidera Spectre, organización que nació en los inicios del personaje y que reaparece aquí para reunir a los malvados más siniestros del planeta. El reparto cuenta también con Monica Bellucci en una aparición anecdótica -una escena en una película de casi dos horas y media, Léa Seydoux, una chica Bond ‘especial’, Ben Whishaw, Naomi Harris y Ralph Fiennes.

Un espectacular y trepidante comienzo con una persecución por los tejados mexicanos sobre la vistosa manifestación del Día de los Muertos abre paso a los obligados ‘elementos Bond’: coches imponentes -Aston Martin DB10, Jaguar CX-75…- destrozados, escenas en la nieve (esta vez con una avioneta tras un Land Rover), los nuevos gadgets de Q… aunque todo ello repartido en un metraje que resulta excesivo.



‘Spectre’, la más cara de todas las entregas de la saga (más de 272 millones de euros), ya es el mejor estreno (por recaudación) de la historia del Reino Unido: 63,8 millones de dólares en solo siete días.

En la entrega número 24 en el cine, Sam Mendes (director de 'Spectre') se ha empeñado en explicar de dónde vienen las carencias emocionales del mítico espía, un tipo que antes mataba sin pestañear y que aquí ha abandonado su legendario cinismo.

La decisión es, cuando menos arriesgada, juega con las expectativas de los fans de 007, entre los que habrá, seguro, unos cuantos que no quieran saber qué traumas vivió Bond en su infancia. Al fin y al cabo, a partir de ahí los espectadores estarán obligados a determinar la ética de sus acciones.

Etiquetas