Larra, una vida arrebatada y romántica que continúa con su leyenda

Hoy se cumple el bicentenario de este creador del artículo crítico y mordaz

CARMEN SIGÜENZA (EFE) Madrid 24/03/2009 10:40 Actualizado: 24/03/2009 13:28

Comentarios

 

Media: 4.92

Votos: 13

Hace 200 años, un 24 de marzo de 1809 nacía en la antigua sede de la Real Casa de Moneda de Madrid, Mariano José de Larra.

Hace 200 años, un 24 de marzo de 1809 nacía en la antigua sede de la Real Casa de Moneda de Madrid, Mariano José de Larra.EFE

Noticias relacionadas

Un 24 de marzo de 1809 nacía en la antigua sede de la Real Casa de Moneda de Madrid, Mariano José de Larra, el maestro del periodismo moderno.

Ilustrado, arrebatado y romántico, se quitó la vida con un tiro en la sien, antes de cumplir 28 años, tras un desengaño amoroso y el hastío vital que le producía España.

Hoy se cumple el bicentenario de este creador del artículo crítico y mordaz; progresista, dramaturgo y narrador, autor de frases célebres como "Vuelva usted mañana", "Escribir en Madrid es llorar" o su famoso "Aquí yace media España. Murió la otra media", cuya vida y obra sigue teniendo máxima vigencia.

Todo un clásico que todavía no ha encontrado relevo, según el periodista y dramaturgo Ignacio Amestoy. "Fue el periodista más importante del XIX y del XX. No se ha encontrado un sucesor. Todavía estamos esperando", ha señalado en varias ocasiones.

El mejor pagado de su época

Larra, que fue el periodista mejor pagado de su época, conocido después también como Fígaro y creador de las revistas El duende satírico o El pobrecito hablador, nació en Madrid en plena Guerra de la Independencia contra los franceses.

A los cuatro años se fue con su familia a París, con su padre, un médico afrancesado que sirvió en el ejército francés. Regresaría a Madrid, cinco años después.

Por este motivo, a los cinco años hablaba y escribía francés como español. A los nueve estudiaba gramática latín y griego y a los doce tradujo La Ilíada, de Homero. Y ya con 19 años escribía su folleto El duende satírico, recuerda Jesús Miranda, descendiente del escritor, en la biografía que ha salido hace poco con el título Larra. Biografía de un hombre desesperado.

Niño sin niñez

Con un matrimonio frustrado con Josefa Wetoret, "muy guapa y de muy buena familia", y padre de tres hijos, Larra "fue un niño sin niñez y con un desarrollo prematuro dentro de una familia avanzada", considera Miranda, quien define al escritor como "un dandy, amigo de sus pocos amigos, entre ellos Espronceda, rebelde, enamoradizo, reservado, escéptico y misántropo".

"El escritor se suicidó por España y no por el amor"

Y en esta biografía, Jesús Miranda de Larra sostiene que el escritor se suicidó "por España y no por el amor a una mujer". Fue un hombre que luchó por cambiar España y al ver que no pudo integrarse en una España sin progreso, se pegó un tiro".

La situación política, social y económica que le toco vivir a Figaro fue desastrosa y gris. La transición del antiguo régimen al liberalismo.

Un tiro en la sien

Larra se pegó un tiro en la sien el 13 de febrero de 1837 en su casa madrileña de la calle de Santa Clara, un lunes de Carnaval tras recibir la visita de su amante, la poderosa Dolores Armijo, pidiéndole las cartas de amor que ella le había enviado, porque quería salvar su matrimonio.

Este hecho ha protagonizado ríos de tinta, obras de teatro y ha sido novelado, sobre todo, por uno de los especialistas en la vida y obra de Larra, Juan Eduardo Zúñiga, autor de Flores de plomo, novela en la que recrea el día que Fígaro puso fin a su vida.

PUBLICIDAD

Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley.

Los comentarios que contengan insultos, descalificaciones, difamaciones, falsedades, enlaces inapropiados, comerciales y publicitarios o que contengan preguntas o valoraciones sobre el sistema de comentarios serán revisados para valorar su publicación, pudiendo ser eliminados. El cauce adecuado para la resolución de preguntas sobre el servicio de comentarios consiste en el envío de mensajes mediante el formulario que se encuentra en nuestra página de Contacto.

Los Usuarios que atenten con sus comentarios contra la imagen de Público, de sus trabajadores y propietarios o que utilicen cualquier tipo de técnica, fórmula o composición literal en sus mensajes para eludir los criterios de moderación o aquellos que suplanten personalidades de otros usuarios serán bloqueados en el servicio, eliminándose sus comentarios e impidiéndoles continuar publicando comentarios mediante su cuenta.

  • Carmen
    #1 Vota Vota

    19 i Carmen 23-03-2009 13:33

    Si viviera ahora, tambien se suicidaria, despues de tantos años no hemos mejorado nada. ¡Que pena!

  • Belisario
    #2 Vota Vota

    -16 i Belisario 24-03-2009 11:10

    Estoy de acuerdo con Carmen, de eso con Zapatero hemos retrocedido más todavía

  • No la he leido pero me ha llegado al oido que...

    "La detonación", de Antonio Buero Vallejo, es una obra teatral que tiene que ver con Larra.

  • javier
    #4 Vota Vota

    17 i javier 24-03-2009 11:39

    Hoy no hay periodistas comprometidos. Es más importante cobrar a fin de mes. Desde aquí doy las gracias a rebelion.org , donde escriben los Larras de hoy.

  • maria
    #5 Vota Vota

    11 i maria 24-03-2009 11:42

    Os aconsejo que leais artículos de este gran escritor. No tienen desperdicio, y por desgracia, completamente actuales.

  • AGAETE TAMADABA
    #6 Vota Vota

    15 i AGAETE TAMADABA 24-03-2009 12:28

    Desde Mariano José a Pedro José, cuánto ha cambiado el periodismo...Y los papeles que amarillean no son los del siglo XIX...

  • Pedro
    #7 Vota Vota

    2 i Pedro 24-03-2009 12:33

    El libro de Juan Eduardo Zúñiga se titula "Flores de plomo" y no "Balas de plomo", como se indica en el artículo; por cierto, es una joya

  • Trabuco
    #8 Vota Vota

    0 i Trabuco 24-03-2009 14:13

    Ahora el titular es correcto ¡LARGA VIDA A LARRA! Van saliendo, van saliendo. LA VERDAD SOLO TIENE UN CAMINO.

  • Las dos Espaas
    #9 Vota Vota

    0 i Las dos Espaas 24-03-2009 15:52

    Por España, que es una estupenda señora, no se suicidó ni Paco Umbral, su marido, que la quería tanto. Viva España, la genial fotógrafa.

  • toms garijo
    #10 Vota Vota

    3 i toms garijo 24-03-2009 16:23

    Pues a mí también me produce hastío. En realidad la actitud es la misma de siempre, y, eso es verdad que no ha cambiado nada. El problema español ha sido el de tener muy malos gobernantes además de muy embusteros: No se puede quitar esa lacra. Si te apartas de ahí, de la administración, de la policía, de la justicia, y de todo lo que tenga que ver con el estado, puedes vivir con calidad de vida y sin traumas. España es un bello país, a pesar de todo.

  • Curro Jimnez
    #11 Vota Vota

    2 i Curro Jimnez 24-03-2009 16:55

    Claro... como no vamos a estar como estamos... si se suicidan los Larras... los mejores se nos van... y nos dejan atrás con los cortijeros!

  • Con Z de zancos
    #12 Vota Vota

    -1 i Con Z de zancos 24-03-2009 17:54

    Carmen, ahora que, encima, le utilizan los borbones para presumir de plebeyismo culto, se suicidaría muuucho antes.

  • juanki
    #13 Vota Vota

    0 i juanki 24-03-2009 18:01

    espero que a los "larras" actuales no les de como al "maestro". Pero en la situación actual ( crisis economica y politica) se lo estan poniendo a huevo.

  • Curro Jimnez
    #14 Vota Vota

    0 i Curro Jimnez 24-03-2009 18:06

    Carmen... de hecho... se pegaria DOS tiros en vez de uno...

  • Armando
    #15 Vota Vota

    7 i Armando 24-03-2009 18:42

    Yo he tenido la suerte de disfrutar de algunos de sus artículos, que aún 200 años después, siguen con la misma vigencia de siempre en nuestra sociedad. Casualmente hago referencia a uno de sus más afamados artículos y que a mí más me gustan, el maravilloso "Vuelva usted mañana", en una de las subtramas de mi novela "El enigma de los vencidos", todavía inédita. Sólo decir que Larra es un autor indispensable en las letras españolas, se cumplan o no años de su nacimiento o muerte. Un saludo. http://vivenciasdeunescritornovel.blogspot.com

  • Esta noticia honra a Pblico

    Esta noticia honra a Público. Para nuestra desgracia, las denuncias de Larra no han perdido actualidad, en especial sobre educación. Al "El casarse pronto y mal", por ejemplo, simplemente habría que cambiarle el título (hoy se llamaría "el casarse tarde y peor") pero lo que se dice allí sobre la educación excesivamente severa de antes frente a la educaión excesivamente permisiva de hoy, hace que 1834 = 2009

  • Larra2
    #17 Vota Vota

    2 i Larra2 24-03-2009 22:24

    Ahora no te dicen "vuelva usted mañana", porque no hay nadie para decírtelo, que estan tomando café. Que suerte tuvo Larra de que por aquella no habia bares!

  • No a las lecturas  interesadas sobre Larra

    “Se suicidó por España, no por una mujer.” Mentira. Fue lo bastante obnubilado como para suicidarse (febrero de 1837) por un desengaño amoroso. La sátira de España, más bien, lo mantenía vivo. Hay quedan sus proclamas a la vida en medio precisamente de sus sátiras, como su alusión autosuficiente a los muchos años que piensa vivir en “Yo y mi criado. La nochebuena de 1836,” tremenda, por lo cercana a su suicidio y por el pesimismo sobre España que rezuma el artículo. Pero más significativa aún es la de “Las casas nuevas” (1833), que empieza con una cita de una escritora francesa (“la constancia es el recurso de los feos”). A continuación, Larra se declara inconstante para que no lo tengan por feo. Inconstante también para mantener su alias periodístico: “... y qué sé yo los muchos nombres que me quedarán aun por tomar en los muchos años que, Dios mediante,tengo hecho propósito de vivir en este bajo suelo; porque si alguna cosa hay que no me canse es el vivir.” Si la frívola asociación entre constancia y fealdad la hubiera hecho un político, un castellano viejo, un “casero”, un periodista, un autor teatral, etc, Larra lo hubiera satirizado. Pero la autora era una mujer (la cortesana Ninón de Lenclós). Así es que el acomplejado Larra se satirizó a sí mismo, protegió con la ironía –como tantas veces- su complejo de feo. Con todos los respetos al suicida (y más si este es Larra), siempre hay en su acción desesperada una falta de seguridad y confianza en sí mismo.

  • No a las lecturas interesadas de Larra .- y 2

    Y el Príncipe Felipe homenajeó ayer a Larra viniendo a decir que la España de hoy, que es el País de las Maravillas, al Mozart del periodismo español no le habría hecho derramar tanta bilis. Para eso están los clásicos, para que el Poder los ponga en una vitrina y presuma de España. Y, sin embargo, Larra es clásico por la misma razón que los demás clásicos: porque no ha perdido vigencia (por desgracia para sus lectores españoles). 1.- La burbuja inmobiliaria: “Dirigímonos, pues, a ver las casas nuevas; esas que surgen de la noche a la mañana por todas las calles de Madrid ... -¿Usted es el dueño de la casa que se está haciendo? –Sí, señor. –Hay varios cuartos en la casa. –Están dados. -¡Cómo! Si no están hechos ...” (Las casas nuevas, 1833). 2.- La educación actual excesivamente permisiva con los menores frente a la excesivamente represiva de antes: “Excusado es decir que adoptó mi hermana las ideas del siglo; pero como esta segunda educación tenía tan malos cimientos como la primera, y como quiera que esta débil humanidad nunca supo detenerse en el justo medio, pasó del Año Cristiano a Pigault Lebrun, y se dejó de misas y devociones, sin saber más ahora por qué las dejaba que antes por qué las tenía.” (El casarse pronto y mal, 1832) 3.- E incluso el periodismo: “los periódicos han conservado la afición a mentir, que los distingue de las demás publicaciones desde los tiempos más remotos” (Un periódico nuevo, 1835). Ahí queda eso. Y porque no hay espacio para más ... ¿Interesa, incluso en un periódico, que se lea a un Larra así o Larra sólo nos sirve para presumir y para no leerlo?

No se admiten más comentarios en esta noticia