Publicado: 21.01.2016 17:15 |Actualizado: 21.01.2016 17:15

ABBA se reúnen por primera vez en ocho años para inaugurar un restaurante sobre 'Mamma Mia!'

El grupo sueco descarta volver a aparecer juntos sobre los escenarios. "Decididamente, no. Está muy bien como está", dice uno de sus componentes, Björn Ulvaeus.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Benny Andersson, Agnetha Fältskog, Anni-Frid Lyngstad y Björn Ulvaeus los componentes de ABBA, en la inauguración de un restaurante temático en Estocolmo. REUTERS

Benny Andersson, Agnetha Fältskog, Anni-Frid Lyngstad y Björn Ulvaeus los componentes de ABBA, en la inauguración de un restaurante temático en Estocolmo. REUTERS

COPENHAGUE.- Los componentes del popular cuarteto sueco ABBA, que se separaron en 1980, han coincidido por primera vez en público en ocho años para el estreno del espectáculo Mamma mia! The party! en un nuevo restaurante temático en Estocolmo.

Agnetha Fältskog, Anni-Frid Lyngstad, Benny Andersson y Björn Ulvaeus se subieron anoche al escenario del Tyrol, en el parque de atracciones Gröna Lund para hacerse una foto de grupo.



"Estoy contentísimo de que todos pudiesen venir. Somos muy buenos amigos", dijo antes del estreno Ulvaeus, que ejerce como guionista del nuevo proyecto. Ulvaeus y el resto de miembros del extinto cuarteto, la banda sueca más popular de la historia y un éxito de ventas mundial, descartaron una posible reunión sobre los escenarios. "Decididamente, no. Está muy bien como está, que la gente nos recuerde como éramos, ese grupo de pop enérgico", dijo Ulvaeus.

El espectáculo estrenado anoche es una continuación de Mamma mia!, un éxito basado en temas de ABBA que vieron más de 50 millones de personas y que dio origen a una película, aunque a diferencia del anterior solo Ulvaeus está involucrado ahora.

Andersson, que participó en el primer musical, reveló que Ulvaeus lo había invitado a trabajar de nuevo y a escribir material, pero que rechazó la idea por no estar interesado.

ABBA, que saltó a la fama en 1974 al ganar el Festival de Eurovision con Waterloo, permaneció unido una década (1972-1982), ha vendido más de 400 millones de discos y es aún un fenómeno comercial a través de musicales y del cine.