Público
Público

Agnès Jaoui: "El futuro de las mujeres está en todas las mujeres"

Blandine Lenoir se ha aliado con Agnès Jaoui en 50 primaveras, un canto a la vida independiente de las mujeres a partir de los cincuenta, donde revelan el extraordinario poder de la amistad y la solidaridad femeninas.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4
Comentarios:

'50 primaveras'

Cumples 50, empiezas a sufrir los sofocos de la menopausia y tu ginecólogo, que es un hombre, te dice que eso es la edad, que ya estás cuesta abajo, que empiezas a envejecer. Además, con esos años y los que dedicaste a cuidar a tus hijos, has perdido el carro laboral y, con suerte, vas a encontrar trabajo como limpiadora. Ese tiempo no dejaste de trabajar, pero lo hacías para tu marido –hoy tu ex marido-, que no te hacía nóminas, así que no existes en la administración. En esa situación, te dicen que vas a ser abuela y tu hija, que solo te ve como madre, te recrimina que no des saltos de alegría y que sigas pensando en ti misma. Todo y todos, menos las mujeres que hay a tu alrededor, que son inspiradoras y un verdadero apoyo, te han sentenciado. Es exactamente lo que le pasa a millones de mujeres en el mundo y ahora también a Aurore, la protagonista de 50 primaveras.

Escrita y dirigida por Blandine Lenoir y protagonizada por Agnès Jaoui, que está luminosa en este trabajo, podría decirse que 50 primaveras es una película-manifiesto, una comedia que da muchas claves de la realidad de las mujeres en esa etapa de la vida y que reconforta y anima al mostrar el extraordinario poder de la amistad y la solidaridad femeninas. Éxito en Francia, a pesar de cargar con las trabas del cine hecho por mujeres, especialmente, presupuestos mucho más reducidos que los que manejan los hombres, la película es un pequeño gran himno, alegre y real, a la vida independiente de las mujeres. Lo mismo da que la sociedad machista te intente desahuciar, como cantaba Nina Simone (ahora en esta película), “I’ve got my life, I’ve got my freedom” (“tengo mi vida, tengo mi libertad”).

Ésta es una especie de película-manifiesto. ¿La ha hecho porque usted necesitaba decir todo esto o porque era necesario que se dijera?

Blandine Lenoir: Sentía cierta angustia ante la idea de envejecer y para contrarrestar esa sensación quería contar una historia bonita de una mujer de cincuenta años. Tengo amigas de esa edad que tiene que afrontar dificultades con las que no se encuentran los hombres. Pensé que si yo no hacía la película, ¿quién la iba a hacer?

Y a usted, ¿le interesó el proyecto como mujer, además de como actriz?

Agnès Jaoui: A mí me gusta hacer buenas películas y buenos papeles, en este caso, además, me siento orgullosa de estar en esta película. Si la hubiera visto con otra actriz, hubiera llorado mucho por no estar en ella.

'50 primaveras' tiene una gran virtud para el público femenino, es una película que reconforta. ¿Ustedes se han sentido reconfortadas al hacerla?

Blandine Lenoir: Haciendo la película, no. Estaba muy concentrada buscando el equilibrio en la comedia en cada una de las situaciones. Era muy importante suavizar algunas emociones para que no resultara excesivo.
Agnès Jaoui: Yo, sí. Es muy reconfortante sentir que las mujeres nos ayudamos unas a otras.

Hay en la película un grupo de mujeres que al jubilarse han reunido recursos y se han organizado la vida juntas. ¿Es el futuro que espera a las mujeres que hoy tienen 50 en este mundo machista?

Agnès Jaoui: Sí, creo que ese es nuestro futuro. Se ve muy bien en este lugar que aparece en la película, donde solo hay mujeres. Es un sitio que existe de verdad. Es la amistad y la solidaridad femeninas. Hay que ser solidario, porque la solidaridad es lo que salva a hombres y mujeres. El futuro de las mujeres está en todas las mujeres.

Blandine Lenoir: Ojalá no sea el futuro. Es verdad que los hombres cumplen cincuenta y empiezan una nueva vida, para las mujeres es todo mucho más difícil, excepto para la mujer del presidente francés.

En Francia, la película ha sido un éxito, ¿la han recibido igual mujeres y hombres?

Blandine Lenoir: El público femenino en Francia adora la película. Y al masculino le gusta mucho, excepto a los muy machos que dicen, por ejemplo, que no hay hombres como el de esta historia. Dicen que el personaje es ñoño y que los hombres son más viriles. No les gusta ver a los hombres en papeles pequeños en una película. A mí todos los hombres de esta película me parecen guapos y conmovedores.

Agnès Jaoui.- Muchas mujeres jóvenes al verla decían que tenían que volver con sus madres y al contrario. Eso es muy bonito.

Hay una cosa en la película de la que se habla muy poco, la incapacidad de las hijas de ver a sus madres como mujeres…

Blandine Lenoir: Es que es muy complicado por todo lo que nos rodea. Es cuando vas cumpliendo años, cuando empiezas de verdad a comprender.

Ustedes son las dos directoras y actrices, ¿cuál es la situación de la mujer en el cine francés?

Blandine Lenoir: En Francia hay entre un 17% y un 20% de mujeres directoras. Todo el mundo piensa que hay más, no sé por qué. Y, desde luego, los presupuesto que manejamos las directoras son mucho más pequeños.

Agnès Jaoui: En cuanto a las actrices, no hay duda de que en Francia el panorama es mejor, pero lo es para Catherine Deneuve, Isabelle Huppert, Juliete Binoche… para cinco u ocho actrices. Son los árboles que no dejan ver el bosque. En nuestra sociedad, el 50% de las mujeres son adultas. Ahora hay un movimiento en Francia, ‘El túnel de las actrices de 50 años’, que habla del problema que existe con los papeles para nosotras. Cumples cincuenta y te hacen abuela. Entonces te llegan papeles, pero solo de abuela.

Blandine Lenoir: El cine es industria, entonces si películas como ésta funcionan bien, si tienen éxito, puede que haya cada vez más interés por producir estas películas. Cuantas más películas hagan las mujeres, más éxitos habrá y más mujeres harán películas.

Y ¿cuántas más películas hechas por mujeres, menos machistas serán los modelos sociales y nos iremos acercando a la igualdad?

Blandine Lenoir: Sí. El cine hace reflexionar a la gente, aunque mi ambición, desde luego, es cambiar el mundo. Y si cuenta historias riéndote, mejor incluso.

Agnès Jaoui: Hay un refrán en Francia que dice que el espectador que ve ‘El avaro’, de Molière, seguro que luego será más generoso. Hay mucha gente que piensa que el cine no cambia a la gente, pero yo creo que sí. Y creo en los modelos sociales y en cómo el cine puede cambiar la vida. Al fin y al cabo, se llegó a decir que una serie de televisión ayudó a que Obama saliera elegido. Si dejamos de ver solo personajes de mujeres con cara de estar agriadas o amargadas y vemos mujeres diferentes, sin duda, nos ayudará a ser diferentes. La sociedad será mejor.