Publicado: 10.11.2016 18:06 |Actualizado: 11.11.2016 07:00

Alberto Ammann: "¿Cómo es posible que estemos tan cerca de viajar a Marte y no nos hayamos enterado?"

National Geographic estrena este domingo ‘Marte’, una serie producida por Ron Howard en la que se recrea, mezclando ficción y documental, cómo sería la primera misión tripulada al planeta rojo en base a los datos que se tienen hoy en día.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Alberto Ammann en una escena de la serie 'Marte'.

Alberto Ammann en una escena de la serie 'Marte'.

MADRID.- Cómo sería la primera misión tripulada al planeta rojo. De ahí parte, Marte, la nueva serie de National Geographic que se estrena este domingo a partir de las 19.30 horas. Una producción internacional que mezcla ficción y documental a lo largo de seis capítulos en los que el espectador descubrirá cómo sería, según los datos e informaciones que manejan los expertos a día de hoy, la primera misión tripulada al planeta rojo. “Todo lo que ocurre en la serie está absolutamente sostenido y basado en las teorías realistas que tienen los científicos de más alto nivel”, explica Alberto Ammann, uno de los protagonistas de un reparto internacional en el que también se encuentra el francés Olivier Martinez.

Producida por Ron Howard y Brian Glazer, el piloto arranca en 2033, año en el que investigadores y expertos tienen calculado que podría producirse ese ansiado viaje a Marte. Alternando la parte de ficción con las intervenciones de autoridades en la materia como Neil deGrasse Tyson, científicos de la NASA o Ann Druyan, la viuda de Carl Sagan, el espectador sigue no solo las peripecias de esta tripulación multicultural que viaja a bordo de la nave, sino que conoce de primera mano datos, opiniones y teorías que sostienen lo que está ocurriendo en la parte de ficción.



En una conversación con varios periodistas sobre su trabajo en Marte, Ammann lanzaba la pregunta de “¿cómo puede ser que estemos tan cerca y no nos hayamos enterado?” . Y él mismo se sorprendía del gran desconocimiento generalizado que hay sobre el tema entre la población en general. "Me he dado cuenta de que hay una cantidad de descubrimientos sobre Marte que no tenía ni idea. Lo hablo con amigos, familiares y compañeros y hay un desconocimiento enorme. Veo que este desconocimiento que yo tenía lo puedo generalizar un poco”. Algo para lo que el actor tiene una explicación. “Después de los grandes títulos como Blade Runner, Alien, 2001… ha habido tal bombardeo que tengo la sensación como de que se hubiese normalizado el tema. Ya es un tema recurrente y es como si hubiésemos ido al espacio mil veces a través de la ficción. Pero a la hora de ver la realidad y los datos científicos me quedo pasmado con las posibilidades que tenemos”.

“Me he dado cuenta de que hay una cantidad de descubrimientos sobre Marte que no tenía ni idea. Lo hablo con amigos, familiares y compañeros y hay un desconocimiento enorme"

Y así es. Como puede comprobarse viendo Marte, lo cierto es que ese primer y ansiado viaje tripulado no parece tan lejano en el tiempo. Incluso las previsiones más conservadoras –la NASA apuesta más por 2040 que por 2030 para el lanzamiento–, lo cierto es que se está hablando de ir allí en un par de décadas. Aunque aún hay algunos inconvenientes que solucionar. Dos de ellos realmente importantes. El primero, dar con el material adecuado para soportar la alta radiación a la que se someterían los astronautas en Marte. La otra, encontrar la tecnología para traerlos de vuelta. Porque, a día de hoy, el billete solo es de ida. “El problema ahora es que si mandas gente allí no vuelve”, bromea Ammann.

"Después del primer viaje creen que en no más de 15 o 20 años podrían mandar un transbordador con 800 o 1.000 personas"

“Lo que busca la serie es emular, con los conocimientos que tenemos ahora y siendo muy rigurosos con ellos, cómo va a ser ese primer viaje que Elon Musk [cofundador de SpaceX], que es el más positivo con respecto a la fecha, habla de 2030. La NASA dice un poco más. Después del primer viaje creen que en no más de 15 o 20 años podrían mandar un transbordador con 800 o 1.000 personas. Con lo que para 2060 o 70 tendremos una colonia en Marte de 1.000 personas”, vaticina, en base a lo aprendido durante la preparación para la serie, el actor español.

Lo que avisa Ammann es que la serie no solo responde a cómo será ese viaje, sino que también lanza algunas preguntas. Esas que se hacen los científicos y que en “un ejercicio de honestidad” trasladan al espectador. “Lo que es apasionante es que no solo nos vamos a sentir dentro de la fantasía de cómo va a ser esa llegada a Marte, sino que descubriremos, a día de hoy, qué es lo que tenemos”.

Una serie con un "carácter muy lúdico"

Meterse en la piel de un astronauta no es siempre sencillo. No basta con ponerse un traje si más, aunque Ammann, quien interpreta a Javier Delgado, un hidrólogo y geoquímico español, reconoce que no requirieron ningún tipo de preparación física. Fue más un trabajo de “mucha investigación y acceso a materiales y vídeos, asesoramiento de astronautas y científicos…”. Lo que sí hicieron fue pasar mucho calor durante una parte del rodaje, la que le llevó a Marruecos, donde soportaron temperaturas de más de 40 grados ataviados con el traje de astronauta. Era “una zona espectacular con unos amaneceres y atardeceres que ofrecían imágenes muy potentes, pero también unos cuantos grados. El día que más hizo fueron 50 y tantos, metidos en el traje, caminando por las dunas. Ese fue el día más extremo que he vivido en un rodaje”, recuerda.

"Hay una propuesta que es muy entretenida y muy lúdica, es una ficción de altísima calidad con estas entrevistas y estas intervenciones de científicos reconocidísimos que van a dar un contexto de lo que pasa en la ficción"

Pese al tema que trata y la complejidad del mismo, Marte tiene un “carácter muy lúdico. Además, está hecho desde un sitio en el que, con todo lo complejo que es, resulta muy fácil de entender. En National Geographic son bastante expertos en ello. Hay una propuesta que es muy entretenida y muy lúdica, es una ficción de altísima calidad con estas entrevistas y estas intervenciones de científicos reconocidísimos que van a dar un contexto de lo que pasa en la ficción y que nos van a trasladar las incógnitas e incertidumbres que ellos tienen”.

Este planteamiento de introducir entrevistas con expertos para contextualizar toda la parte de ficción es lo que resulta más interesante, porque, como intenta trasladar Ammann “es como estar tomándote un café con uno de ellos y escuchándolo apasionadamente. No es un tema del que hayan podido hablar abiertamente cientos de veces como salir al espacio, ir a la Luna o determinados eventos climáticos o geológicos de la Tierra. Se mueren por hablar. Va a ser muy rico para el espectador”.

Y eso es lo que transmite precisamente el piloto de Marte que National Geographic ha facilitado a los medios, una serie muy didáctica y a la vez entretenida en la que, gracias al aval de los testimonios de expertos, ofrece la seguridad de que lo que se ve en la parte en la que cobran protagonismo los actores no es tan ciencia ficción como puede serlo cualquier otra historia ambientada en el espacio.

"Lo que se ve en la superficie es nada, es desierto, pero con marcas de que ha habido ríos, océanos, vegetación, con signos de que hace tiempo fue un planeta bastante parecido a la Tierra"

Porque Marte no es la única producción reciente ambientada en el planeta rojo. Aún resuena la banda sonora de la divertida aventura marciana de Matt Damon a las órdenes de Ridley Scott el pasado año. Y en unos meses se estrenará The Space Between Us, una romántica con Assa Butterfield en el papel del primer humano nacido en Marte que viaja a la Tierra. “Creo que este boom tiene que ver con el acceso a los datos específicos que tienen los realizadores sobre el planeta. Hay datos que te quedas pasmado. Ellos están seguros de que ha habido vida en Marte y están convencidos de que van a encontrar fósiles de vida antigua, microorganismos. Lo que se ve en la superficie es nada, es desierto, pero con marcas de que ha habido ríos, océanos, vegetación, con signos de que hace tiempo fue un planeta bastante parecido a la Tierra”.

Si hay metano, hay vida

La clave que manejan los expertos y que tanto entusiasmo genera es la existencia de metano en Marte, un componente que en la Tierra va asociado a la vida. “Salvo que las leyes de Marte sean otras”, puntualiza Ammann. “Esto significaría, según nuestra leyes, que hay vida hoy en día. Lo que ellos dicen es que vida microscópica. Nadie descarta que pueda haber vida inteligente pero todo indica que no. Tampoco sabemos con qué nos vamos a encontrar en esas cuevas, suponemos que será vida microscópica activa”.

El actor, que reconoce que de joven fue un gran seguidor del género espacial, se ha convertido en todo un entusiasta de la investigación marciana. Lo que le preocupa hasta el punto de reiterarlo hasta en un par de ocasiones a lo largo de la charla es que este monumental proyecto de viajar a Marte que se refleja en la serie es un arma de doble filo. “Como cualquier emprendimiento humano, tiene varias aristas, pero sobre todo dos claras. Una constructiva y otra destructiva. O bien nos ponemos las pilas y la humanidad se une en busca de un horizonte y una aventura nueva de supervivencia y de dar una posibilidad de supervivencia a la especie. O bien se transforma en una carrera para ir a expoliar los recursos de Marte. Y ahí, claro, está el riesgo. El riesgo también es con qué nos encontramos, tener cuidado con lo que nos traemos. El peor de los casos sería el de ver quién llega primero y coge los materiales. En esa carrera uno se vuelve medio torpe y a ver qué se traen sin haberlo estudiado antes. Eso es bastante serio”.