Publicado: 12.04.2015 16:08 |Actualizado: 13.04.2015 07:00

Alberto San Juan: “Sin participación ciudadana no hay democracia”

Entrevistamos al actor madrileño en el marco de la jornadas que tendrán lugar en el Teatro del Barrio bajo el lema 'El Madrid que queremos. Propuestas ciudadanas de cambio'.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 15
Comentarios:
Alberto San Juan

El actor madrileño Alberto San Juan.

MADRID.- El hombre que viene a recibirnos parece haberse escapado de una película de náufragos. Barbudo y con camiseta de rayas estilo grumete, solo le falta la gorra. Alberto San Juan lucha con su llavero y la cerradura de la puerta del teatro. Se disculpa, no tiene ni idea de cómo abrir la puerta de su propia sala. Sin más, se rinde y termina buscando el teléfono móvil para pedir ayuda. Acabamos de interrumpirle un ensayo, el próximo miércoles estrena Una ficción sobre la realidad, dentro del marco de Surge Madrid. ¿Vienes a hacerme una entrevista sobre el espectáculo?, pregunta con la ilusión de un niño.

En otras circunstancias la respuesta sería sí. Pero hoy el motivo que nos atañe es diferente. Los más de doscientos socios que forman la cooperativa del Teatro del Barrio se han puesto de acuerdo en organizar una serie de coloquios para dar respuestas a los problemas de los ciudadanos de Madrid durante el tiempo que dure la campaña electoral. Con el nombre de El Madrid que queremos. Propuestas ciudadanas de cambio, expertos en economía, educación, sanidad, política, prensa... se darán cita en Teatro del Barrio e intentarán aportar soluciones a los problemas más comunes de los madrileños. San Juan, que por un segundo parece haberse despistado, hace memoria y recuerda el motivo de la entrevista ya concertada. Está a mil cosas y se le nota. 



¿Cuál es el Madrid que quiere?

Uno en el que los ciudadanos tengan el poder de decisión sobre cómo ha de ser. Me refiero a que existan mecanismos claros para la participación ciudadana. Así como en los colegios existen los consejos escolares, formados por la dirección, alumnos o sus padres y los profesores, que ocurra lo mismo en los hospitales, en todas las consejerías… Quiero un Madrid en el que la gente pueda decidir qué pasa con el ambulatorio de su barrio.

Ciudadanos que eligen… Suena a utopía.

A mí me parece lo elemental. La inclusión de los ciudadanos en la política institucional es imprescindible para que una sociedad pueda llamarse democrática. La participación permanente de todos los vecinos es necesaria.

Eso parece difícil con un sistema de listas cerradas.

Las listas son cerradas en algunas opciones políticas y en otras son abiertas. Hay que democratizar las organizaciones políticas. Tenemos que confiar en nuestra capacidad colectiva para construir la comunidad de la que formamos parte. Si los usuarios de los hospitales participaran en decisiones sobre la red sanitaria pública no existiría el problema de las privatizaciones, porque un hospital de gestión privada es peor para la salud de las personas y más caro que uno de gestión pública.

Que la gestión de los hospitales sea privada no significa que la gente pierda el derecho a la libre sanidad…

Lo tienen más difícil. Un enfermo no es rentable si tiene sida o es esquizofrénico o tienen que hacerle un trasplante de corazón, porque en esos hospitales su preocupación es ganar dinero, como es lógico. Son empresas privadas capitalistas.

Parece que privatizar sea solo cosa del Partido Popular.

Absolutamente. Pero no es así. Los once hospitales que se han construido desde 2003 en Madrid son de gestión privada y se han podido hacer porque ayuntamientos del PSOE y del PP han cedido el suelo para que se hagan. Ambos han seguido las mismas políticas en cuanto a la privatización y el desmantelamiento de lo público.

Se respiran aires de cambio, pero en Andalucía no fue así, ¿qué pasará en Madrid?

Puede ocurrir lo mismo que en Andalucía. Tenemos a la espalda cuarenta años de franquismo y otros de posfranquismo. No se ha construido una cultura democrática, el pueblo, por usar esa palabra romántica, no se ha convertido en protagonista de la política. Una de las consecuencias de los pactos de la transición es que la política es cosa de cúpulas y las bases lo que tienen que hacer es aplaudir en los mítines y votar cada cuatro años.

¿Quién cree que va a ganar las elecciones en Madrid?

No tengo ni idea. Lo que está claro es que el panorama va a cambiar. Ya no va a ser un reparto entre PSOE y PP, va a ser entre mas partidos. Mi aspiración no es que venga una gente muy lista y muy honesta y nos gobierne muy bien, es que aprendamos a gobernarnos todos juntos. Estoy en el Consejo Ciudadano regional de Madrid no porque sienta que soy de Podemos, sino por la emancipación colectiva. Decía en otra entrevista que me encantaría que dentro de diez años Podemos tenga otro nombre, otra dirección y otra gente. No podemos basar los proyectos políticos en caras, banderas y eslóganes.

Año electoral, ¿vamos a ver una bajada cultural del 21% en los próximos meses?

El PP, ante en este año electoral, está suavizando su política. Cuando tiene mayoría absoluta muestra su verdadero rostro y cuando ve en peligro sus votos intentan mostrar diferentes caras, y una de ellas es su preocupación por los temas sociales. Ahora dicen que van a atender a los inmigrantes irregulares, que van a bajar el IVA y muchas cosas, esto sucede en un contexto preelectoral. Antes no era así, sino todo lo contrario. Tienen que hacerlo porque el 21% es absolutamente destructivo. El IVA en sí es un impuesto injusto, que en mi opinión no debería existir porque paga todo el mundo por igual, tenga lo que tenga. Creo en pagar en proporción a los recursos que se dispongan. Que cada uno aporte según tenga y reciba según necesite.

Eso también parece difícil…

Bueno, y si no, pues un IVA más bajo. Lo que no puede ser es que la mayor carga impositiva la paguen los que menos tienen.

¿Se han alejado los políticos de las necesidades básicas de los ciudadanos?

Faltan muchas cosas por hablar. A mí lo que más me llama la atención, mucho más que Podemos, es Ahora Madrid. En general, los lugares donde se ha apostado por una candidatura de unidad popular. Esa es la opción que me parece más interesante. Pero es difícil ponerse de acuerdo dentro de un partido, así que imagina cómo puede ser ponerse de acuerdo entre Podemos, Izquierda Unida, Equo, Juventud Sin Futuro, Marea Blanca…

Hablando de Izquierda Unida, siguen en Madrid las aguas revueltas…

Creo que tienen un problema, y es que han formado parte del sistema desde hace mucho tiempo y han acabado intoxicados. Pero han sido siempre el testigo de la injusticia y la denuncia, y han formado parte de la defensa de la democracia. Además, tienen unos activos importantísimos.

¿Le empieza a tirar la política?

Me tira la política concebida como una actividad ciudadana y normal, no me tira en absoluto la política institucional y orgánica, me parece un absoluto coñazo. Es un sacrificio que no habría que hacer profesionalmente y para toda la vida como viene siendo, sino algo que rotativamente fueran ejerciendo ciudadanos preparados para ello. Puestos relacionados con la sanidad o la educación en el Gobierno de Madrid, por ejemplo, lo tienen que asumir profesionales y activistas de esas áreas, pero no un tipo que está contra lo público pero vive de lo público durante toda su vida.

lea también...