Público
Público

Amy Winehouse falleció tras ingerir una gran cantidad de alcohol

Superaba en cinco veces la tasa de alcohol permitida para conducir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cantante británica Amy Winehouse tenía una tasa de alcohol en sangre cinco veces superior al límite legal para conducir cuando falleció el 23 de julio a los 27 años, según han informado medios británicos.

La cantante de 'Rehab' y 'Back to Black' tenía 416 mg de alcohol por 100 ml de sangre, según ha hallado la investigación sobre su muerte. El límite legal para conducir es de 80 mg.

En una audiencia en Londres también se supo que Winehouse, que luchó contra su adicción a las drogas y al alcohol durante su corta pero exitosa carrera, no había bebido alcohol en julio hasta el día antes de morir.

Los hallazgos respaldaron las informaciones conocidas después de su muerte respecto a que la artista ganadora del Grammy había intentado controlar su adición pero tenía el riesgo de sufrir complicaciones por el abuso de alcohol.

Un guardia de seguridad vio a Winehouse a las 10.00 horas del día de su muerte en su casa de Camden, en el norte de Londres, y pensó que estaba dormida. De nuevo comprobó cómo estaba a las 15.00 horas y llamó a los servicios de emergencia. La investigación indicó que había muerto por 'accidente'.

La investigación indicó que había muerto por 'accidente'

Miembros de su familia, entre ellos su padre, Mitch, estaban presentes en la investigación formal, pero no hicieron comentarios a los medios que estaban esperando su salida, aunque se espera que emitan un comunicado esta tarde.

La última actuación de Winehouse fue en Serbia en junio, cuando fue abucheada por la multitud al no ser capaz de cantar ni mantenerse de pie. Su manager canceló después las actuaciones previstas.

Los resultados del informe toxicológico difundidos en agosto mostraron que no había sustancias ilegales en el cuerpo de Winehouse cuando murió.