Publicado: 18.07.2015 12:07 |Actualizado: 18.07.2015 12:07

“Amy Winehouse pidió auxilio con sus temas, pero nadie se dio cuenta”

Asif Kapadia descubre en ‘Amy’ a una chica divertida, “muy de Londres” y musicalmente genial, que no se parece nada al retrato que hicieron de ella los medios de comunicación. La película rinde tributo a la artista cuando se cumplen cuatro años de su muerte.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5
Comentarios:
amy

La mirada anhelosa de Amy cuando era todo porvenir.

@begonapina

MADRID.- “Todas las pistas sobre la vida de Amy Winehouse estaban en las letras de sus canciones”, asegura el cineasta Asif Kapadia, autor de la película documental sobre la cantante londinense, un trabajo imponente, muy emocionante, que se presentó en Cannes y que muestra a una mujer completamente diferente a la que retrataron los medios de comunicación en sus últimos tiempos, una “chica de la que nadie en el mundo sabía casi nada”.

Kapadia, igual que hizo con la anterior ‘Senna’, solo se pone de lado de su personaje y desde ahí cuenta la historia. Un relato que comienza antes de que Amy Winehouse grabara ‘Frank’ e iniciará su vertiginosa ascensión a la fama. La bulimia, la relación con sus padres, el vínculo constante y hasta el final con sus amigos, el gran amor por la música, sus amores, la caída en las drogas, el alcohol, el acoso de los paparazzi… y su trágica muerte.

“Todo el mundo sabía lo que pasaba y nadie hizo nada”, dice Kapadia que, sin ofrecer grandes descubrimientos, ha firmado una película llena de sorpresas. La Amy Winehouse que está en la mente de los espectadores se humaniza profundamente y se convierte en una joven “muy londinense” de inmenso talento musical a la que nadie pudo comprender y a la que nadie escuchó. Grabaciones que se hacía a sí misma o hacían sus amigos (inéditas), algunas entrevistas, momentos íntimos a los que ha podido acceder el cineasta, material de archivo, conciertos, jornadas de grabación y algunos testimonios componen este relato, en el que aparecen algunas de las poquísimas imágenes en que se ve completamente feliz a Amy Winehouse. Y como dice su productor en el filme: “Tenía una risa genial”.



¿Ha cambiado la imagen que usted tenía de Amy Winehouse después de hacer esta película?

Mucho. Al principio, no sabía nada sobre ella. Ahora sé que era una chica divertida y talentosa, me encanta. Al principio no sabía nada del genio musical que se ve que es al final de la película. Era muy lista, muy saludable, era muy inteligente, escribía las letras, componía la música, tenía mucho mucho talento, y me parece que nadie lo sabía. He hablado con mucha gente y no sabían nada de eso. La mayoría de la gente en el mundo no sabe nada de ella.

Pero en la película usted deja ver que ella hablaba a través de sus canciones, ¿no?

Así es. Hubo un momento en que me pregunté si era posible que con sus canciones estuviera diciendo lo que la pasaba y que nadie lo notara. Ahora creo que sí. Su música era en realidad su diario. ‘Rehab’ (‘Rehabilitación’) era su canción más famosa y la compuso en un momento clave de su vida. Está clarísimo que era un grito de socorro. Ella pidió auxilio con sus canciones, pero nadie se dio cuenta. Todas las pistas de su vida estaban en sus canciones.

Hacia el final mucha gente sabía lo que estaba pasando, pero nadie hizo nada para detenerlo, ¿no es desalentador?

Honestamente, creo que la película contesta de alguna manera a esa pregunta. Así es. Aunque la verdadera intención de la película es mostrar a una joven que era divertida, especial, una gran artista… muy joven… Todo el mundo en la película, todos con los que hablé se preguntan ¿qué pasó? Y todos los que ven la película, el público, piensan también en ello. Para mí está claro que esto no volverá a pasar nunca más en el futuro, a nadie más.

Los medios de comunicación, la gente que compartía los vídeos de ella cuando había bebido, el desprecio público… ¿fueron todos culpables?

Sí. Bueno, tal vez la palabra no es culpable, pero sí hubo algo de responsabilidad, desde luego. Todo el mundo aportó algo a ese final. Y esa es la clave de la película, el sentimiento que se desprende al verla.

¿Podría decirse que también se hace, por ejemplo con el personaje del padre, cierto retrato de la codicia?

Esa es tu opinión y la de otras personas que han visto la película. Pero yo no quería hablar de eso, no es lo que busqué. De lo que yo hablo en la película es de que nadie entendía a Amy Winehouse, no pudieron entenderla. Esa es mi apuesta para la película.

Tony Bennett compara a Amy Winehose con Ella Fitzgerald y Billy Holiday. ¿Cómo la ve usted ahora en lo musical?

Para mí Amy Winehouse era una cantante asombrosa, además, era muy de Londres, muy joven, muy original… Amy era real, tenía buen corazón y podía con el hip hop, con el jazz, con cualquier cosa. Me encanta su luz cuando está cantando, me gusta tocando la guitarra, son mis momentos favoritos, de hecho, estaba viva cuando cantaba. Tony Bennett, The Rolling Stones… todos sabían lo grande que era Winehouse.