Publicado: 28.11.2013 09:45 |Actualizado: 28.11.2013 09:45

Antònia Font anuncia su disolución

El quinteto mallorquín informa mediante un comunicado que su concierto del 27 de diciembre en Palma pondrá punto y final a su trayectoria, tras 17 años y ocho álbumes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El quinteto mallorquín Antònia Font ha anunciado hoy su disolución, después de 17 años y ocho álbumes, en un comunicado en el que informan de que su último concierto se celebrará el próximo 27 de diciembre en el Teatro Principal de Palma (Recuerda la entrevista a 'Público' 6/12/2012).

"Sin controversia ni traumas internos, satisfechos con el trabajo realizado" y conscientes de su legado, los miembros de la banda mallorquina consideran que ha llegado el momento de poner punto y final a su trayectoria y "concentrarse en proyectos personales no necesariamente relacionados con la música", señala la nota hecha pública por el grupo musical.

Joan Miquel Oliver (guitarra y composición), Pau Debon (guitarra y voz), Jaume Manresa (teclados), Joan Roca (bajo) y Pere Manel Debon (batería) coinciden en que su último álbum, "Vostè és aquí" (Robot Innocent, 2012), culmina su propuesta artística y "es un digno epitafio para una carrera que no encajaría un paso atrás".

Han decidido que el concierto programado para el 27 de diciembre en el Teatro Principal de Palma será la última oportunidad de verlos sobre un escenario (Vídeo del acústico que ofreció el grupo a 'Público' en su habitación de hotel).

En activo desde 1997, Antònia Font ha publicado ocho discos (nueve contando el directo 'Pareix talment una foto', de 2008) que, además de recibir una gran acogida por parte de la crítica y el público, les han hecho merecedores de un buen número de reconocimientos.

Antònia Font from yeray on Vimeo.

Entre los galardones recibidos por el quinteto mallorquín en este tiempo figuran el Premio de la Música 2008 al mejor álbum de pop por Coser i Cantar (2007 ), el Premio Nacional de Cultura (Música) de la Generalitat de Catalunya (2008), dos Premios Puig-Porret por Alegria (2002 ) y Lamparetes (2011) y un Premio Altaveu, entre otros.

La nota recalca que su impacto "es difícilmente mensurable en cifras y llega hasta el tuétano de una escena, la del pop cantado en catalán y del pop hecho en el Estado", que ellos "liberaron del contexto sociopolítico, apostando por la creatividad en estado puro sin obedecer ningún dictado más allá del de su universo poético, inconformista y radicalmente independiente".

La banda ha destacado la "actitud y aptitud" mantenida a lo largo de su trayectoria, así como "un largo centenar de canciones y un buen puñado de conciertos inolvidables" y ha declarado que se despide "como no podía ser de otra manera, con alegría".