Público
Público

Archivada la causa contra el director del Festival de Sitges

La jueza califica 'A Serbian Film' de "gore" y "masoquista"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se acabó la pesadilla (mitad gore, mitad pornográfica) para Ángel Sala. Una jueza de Barcelona ha archivado la causa abierta contra el director de Sitges por un presunto delito de pornografía infantil tras la proyección en 2010 de A Serbian Film, del director serbio Srdjan Spasojevic, que incluía imágenes de sexo explícito con menores. “Estoy muy contento. La jueza ha respaldado todos nuestros argumentos. Ha dejado claro que el tema no era constitutivo de delito”, contó Sala tras conocer la noticia.

La jueza Marga Fe Subirats, titular del Juzgado número 8 de Vilanova i la Geltrú, asegura en el auto que A Serbian Film “no es una película pornográfica, por cuanto las imágenes, antes de poseer una finalidad de provocación sexual, tienden a todo lo contrario”. “Se trata de una película de género gore”, zanja Subirats.

“Las escenas, como bien indica el propio letrado del imputado, pueden calificarse de execrables, masoquistas y de una violencia extrema, pero en modo alguno persiguen o tienden a la excitación sexual, (por lo menos para personas sexualmente cabales)”, sentencia Subirats. La jueza exime también a Sala porque la película ya se había proyectado antes en festivales internacionales e incluso recibido algunos premios, algo que no deja de asombrar a la titular del juzgado: se trata de galardones “de dudoso merecimiento, en opinión de esta Instructora”.

'Sus imágenes no persiguen la excitación sexual', señala el auto

La demanda de la Fiscalía, instada por la Federación de Asociaciones para el Maltrato Infantil y la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos y Padres de Familia, se apoyaba en dos escenas: la violación de un recién nacido y la práctica de sexo anal con un niño de 7 años. La defensa había pedido el archivo de la causa tras demostrar con imágenes del making of que los menores que aparecen en A Serbian Film no eran otra cosa que muñecos de plástico. La Fiscalía se mostró en contra del sobreseimiento al interpretar que el Código Penal también castiga la pornografía infantil sin menores: basta con que se emplee su voz o su imagen alterada.

Sala, que describió ayer el proceso como “complicado y desagradable”, no cree que el caso A Serbian Film vaya a modificar el criterio seguido normalmente por el festival para seleccionar cintas. “Llevamos 45 años de historia y seguiremos haciendo el trabajo como hasta ahora. Nunca hemos seleccionado películas que vayan más allá de la legalidad”.

A Serbian Film no ha sido estrenada comercialmente en España, ni en cines ni en formato doméstico, aunque sí tuvo una intensa vida en internet. Las sucesivas denuncias contra la cinta consiguieron justo lo contrario de lo que pretendían: que a la gente le entraran ganas de ver la película de la que todos hablaban. Las descargas en internet se multiplicaron al calor del escándalo. Que hablen de ti, aunque sea mal.