Publicado: 10.11.2016 11:06 |Actualizado: 10.11.2016 11:06

Arqueólogos hallan un asentamiento de la Edad de Bronce cerca del territorio del Estado Islámico en Irak

La ciudad corresponde al imperio acadio, el primer gran imperio de la historia.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3
Comentarios:
Imagen de la excavación en Bassetki, al norte de Irak. Universidad de Tubinga

Imagen de la excavación en Bassetki, al norte de Irak. Universidad de Tubinga

MADRID.- Un grupo de arqueólogos de la Universidad alemana de Tubinga ha descubierto un asentamiento del imperio acadio fundado en torno al año 3.000 a.C. El hallazgo ha tenido lugar al norte de Irak, en la pequeña aldea kurda de Bassetki, en una excavación que se encuentra a 45 kilómetros del territorio controlado por el Estado Islámico. A pesar de esta cercanía a los terrenos dominados por los terroristas, los historiadores han asegurado que no tuvieron problemas para llevar a cabo su trabajo.



La excavación junto a la aldea kurda de Bassetki donde han encontrado una ciudad de la Edad de Bronce. Universidad de Tubinga. P. Pfälzner

La ciudad descubierta perduró durante más de 1.200 años. Según la investigación de la universidad, los arqueólogos también han descubiertos estratos del imperio acadio, que duró entre el 2340 y el 2200 a.C. y se cree que fue el primer gran imperio de la historia.

El trabajo de investigación tuvo lugar entre agosto y octubre de este año y fue dirigida por el profesor Peter Pfälzner, de la Universidad de Tubinga y el doctor Hasan Qasim, de la Dirección General de Antigüedades en Dohuk.

Los investigadores también descubrieron unas tablillas cuneiformes asirias que datan del años 1300 a.C., que sugieren que existió un templo mesopotámico dedicado al dios asirio del trueno y de la lluvia Adad

Los hallazgos indican que esta ciudad estaba dividida en varios distritos y contaba con una zona residencial con grandes casas y una especie de palacio de la Edad de Bronce, además de contar con un cementerio en las afueras de la ciudad. El asentamiento estaba conectado por caminos con Mesopotamia y Anatolia.