Publicado: 17.07.2015 09:24 |Actualizado: 17.07.2015 09:24

La arrolladora delicadeza de Florence and The Machine estremece al FIB

La vigésimo primera edición del FIB arranca con el habitual calor, una gran masa de público británico y con variadas actuaciones, entre las que destacó la banda L.A.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El grupo indie británico Crystal FightersEFE/Doménech Castelló

El grupo indie británico Crystal Fighters EFE/Doménech Castelló

La banda inglesa Florence + The Machine ha abierto hoy el Festival Internacional de Benicàssim con una actuación sobresaliente que ha estremecido a un público rendido a los pies de la arrolladora delicadeza de Florence Welch y ha hecho tocar el cielo a la cita decana de la música independiente en España.

La vigésimo primera edición del FIB ha arrancado con el habitual calor, la habitual masa de público británico y el recinto habitual, pero con una fuerza inusitada que ha catapultado, sin necesitar más que un día, al festival al nivel de excelencia avalado por un espectáculo que va a ser muy difícil de superar por el resto de cabezas de cartel.




Después de que el lunes abrieran las puertas las zonas de acampada y el peregrinar de los "fibers" haya ido en aumento hasta hoy, la música ha inundado por fin el recinto de conciertos de Benicàssim con las ganas a estrenar el ímpetu que se luce el primer día.

El escenario principal Las Palmas ha arrancado su programación con Trajano! a las 19.15 horas, a los que han seguido Swim Deep y los mallorquines L.A.

La banda de Luis Alberto Segura ha presentado los temas de su último trabajo "From The City To The Ocean Side" trasladando a los asistentes a un viaje costero en el que sopla una suave brisa y se pone el sol, tal y como ha sucedido esta noche en Benicàssim.

Durante la mayor parte del concierto, el grupo ha estado acompañado por Lourdes Hernández -Russian Red- en un segundo plano y como quien no quiere la cosa, tocando la guitarra o acompañando ligeramente con la voz a Luis Alberto Segura en algún tema.

Los de Cambridge, Clean Bandit han satisfecho a su compatriotas a golpe de hit radiofónico y han dado paso a los siempre energéticos Crystal Fighters.

Capitaneados por Sebastian Pringle -londinense afincado en el País Vasco que ha aparecido con su larga melena rapada- han ofrecido su frenética dosis de electrónica indie con estética y filosofía hippie rodeados de vegetación, instrumentos de madera y propagando consignas de paz y amor.

Pero la que ha estado realmente tocada hoy por la varita mágica de la genialidad ha sido la pelirroja Florence Welch.

Descalza y con una vaporosa blusa blanca -del mismo color que su pantalón- la británica se ha contoneado, ha bailado, se ha arrodillado y se ha tumbado en el escenario, todo sin que haya mostrado la más mínima flaqueza.

Con un sonido tan impecable como su voz, el escenario Las Palmas se ha llenado de destellos vítreos y de intensas luces rojas y azules para dar comienzo a una actuación en la que la vocalista ha estado implicada desde el primer minuto, cómplice con el público con el que ha bajado al foso a cantar a tocando a sus fans y susurrándoles la letra al oído.

Welch ha interpretado los temas de su último trabajo "How Big, How Blue, How Beautiful", junto con otros de trabajos anteriores ampliamente coreados por el público hasta llegar al cenit con el estremecedor "You've Got The Love".

Pero Florence no solo cantaba deliciosamente sino que pregonaba amor y ha pedido una bandera del arcoiris que se agitaba entre el público para agitarla cantando y ha hecho subir al escenario a una niña que portaba un cartel que rezaba "Florence a Hug" (un abrazo Florence) para -tal y como pedía- abrazarla larga y cariñosamente.

La noche continúa a golpe de pinchadiscos con Luis Le Nuit y Miqui Brightside y mañana será el turno para Noel Gallagher's High Flying Birds, The Prodigy, Palma Violets, La Bien Querida, Jamie T o Polock entre otros.