Público
Público

"Los autores angloindios evitan la generalidad"

Tania James, autora de 'Mapa de los lugares sin nombre' (Salamandra)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tania James nació hace 36 años en Kentucky (EEUU), hija de una familia de inmigrantes indios. Estos orígenes están presentes en su primera novela, Mapa de los lugares sin nombre, una historia sobre dos hermanas indias una vive en Nueva York y la otra en Kerala (La India) en la que analiza la búsqueda de la identidad a la vez que denuncia la falta de afecto en las sociedades capitalistas y valores tradicionales indios como el matrimonio concertado.

¿Cuál fue el germen de esta novela?

Escribí las primeras páginas de la novela porque mi padre me había contado hacía unos meses la historia de un niño que había sufrido un accidente jugando con petardos. Y no me pude quitar esa imagen de la cabeza.

La influencia de sus orígenes es muy evidente, a pesar de que usted haya nacido en EEUU.

Mis orígenes culturales conforman mi libro. Kerala es el lugar de nacimiento de mis padres y Kumarakom, el pueblo de mi padre. Sus historias les prestan una textura muy local y personal a la novela.

El libro aborda la problemática de la inmigración india en EEUU. ¿No ha habido cambios con respecto a la segunda generación a la que usted pertenece?

Creo que hay dificultades universales comunes a la primera generación de inmigrantes. Pero opino que es más fácil pertenecer a una segunda generación. Yo no me siento entre dos mundos como mi madre se debió sentir los primeros años tras su llegada a EEUU.

¿Este choque cultural entre EEUU e India de su novela parte de alguna experiencia real?

Ni el argumento ni los caracteres proceden de mi propia vida. Pero tengo dos hermanas, y la profundidad y la complejidad de las relaciones entre hermanas sí conforman la dinámica entre Anju y Linno. Y como Anju, yo siento un impulso hacia mi familia, en cualquier lugar en el que ellos estén. Y, como ella, también tengo que luchar contra ese impulso.

Usted forma parte de una nueva generación de escritores angloindios, que, precisamente, parece luchar contra valores enfrentados.

A pesar de compartir la identidad étnica, no creo que exploremos los mismos terrenos. Hay una gran disparidad, aunque lo bueno de la literatura angloindia es que evita las generalidades fáciles.

Usted nació en EEUU, pero su familia es india. ¿Se siente estadounidense?

Cuando era pequeña, no. Ahora, sin embargo, no siento que mi identidad étnica contradiga mi americanidad. Por tanto, me considero americana a pesar de que soy muy consciente de que las identidades cambian dependiendo de con quién estás o dónde estás.