Público
Público

Un barrio para la edad de oro de la cultura negra de combate

Hughes y Yates colaboraron en el Renacimiento de Harlem

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Era la época dorada del barrio [Harlem]. Recuerdo la primera vez que tomé el metro hasta la parada de la avenida Lenox; tenía 19 años [1921] y cuando salí a la calle, en una tarde soleada de septiembre, miré alrededor para ver si Duke Ellington estaba en la esquina de la calle 135 y Bessie Smith pasaba en ese momento por allí...'. El poeta Langston Hughes, uno de los impulsores del movimiento Renacimiento de Harlem, rememoró así su llegada al barrio neoyorquino que en los años veinte albergó la Edad de Oro de la cultura política afroamericana.

Marcado por una mezcla de espíritu festivo y radicalismo político, el objetivo del movimiento era acabar con la segregación racial, impulsar las políticas progresistas y conseguir la integración social. La cultura como motor del cambio.

El objetivo del nuevo movimiento cultural era acabar con la segregación

'Parece ser que en el Harlem de ese periodo, al saludo ¿cómo estás', lo habitual era contestar en ninguna parte'. La frase, en broma, no hacía sino expresar el sentimiento de inestabilidad emocional en el que se encontraba la población negra por no ocupar un lugar reconocido en la sociedad', explica Maribel Cruzado en el prólogo de Escritos sobre España.

Música, maestro

Músicos negros como Fats Waller, Duke Ellington, Jelly Roll Morton y Willie The Lion Smith pusieron el jazz en órbita en los garitos de Harlem. Los escritores tomaron nota. Langston Hughes fue uno de los pioneros en la imitación de los sonidos y las improvisaciones del jazz y las melodías del blues en sus poemas.

'Por primera vez el mundo blanco quiso aproximarse al negro'

La llegada masiva de negros a las ciudades de EEUU durante la Primera Guerra Mundial, cuando la industria no paraba de absorber mano de obra barata, empezó a dar frutos culturales una década después. El desembarco urbano de los afroamericanos trajo una nueva efervescencia al norte de Manhattan, a Harlem, el barrio desde el que los negros revolucionaron la cultura estadounidense con todo en contra.

'Una constelación de publicaciones y periódicos difundieron los puntos de vista de los escritores afroamericanos y alentaron la creación de salones literarios, editoriales y galerías de arte. El auge del comercio negro, la influencia de sus iglesias, así como la proliferación de los night clubs a consecuencia de la Ley Seca convirtieron Harlem en un centro de vanguardia. Y como telón de fondo de toda esa efervescencia, el jazz. Por primera vez el mundo blanco quiso aproximarse al negro. Se iniciaba el periodo conocido como Renacimiento de Harlem o The New Negro Movement, vibrante capítulo histórico que concluyó con el crash de 1929', zanja Mireia Sentís.