Público
Público

Toda la belleza del horror

Chris Cunningham descompone el arte multimedia en la última noche del Sónar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una niña en cama recibe descargas, energías, electricidad. Se convulsiona, ¿sufre? Su cuerpo se deforma, sus ojos se descomponen. Y su tórax. La percusión, los teclados, los sonidos son los que ordenan, con una precisión brutal, esa deformación inquietante, angustiosa, macabra, pero a la vez, bella. Son las sensaciones que busca (y encuentra en el espectador) el realizador, videoartista y músico británico Chris Cunninghan, que el sábado actuó en la segunda y última noche del festival Sonar, en el recinto Gran Via de L'Hospitalet (Barcelona).

Con tres grandes pantallas en el escenario, Cunningham desplegó un espectáculo audiovisual de gran formato en el que combinó imágenes y música creada por él para la ocasión con fragmentos de algunos de sus videoclips más conocidos. No faltaron los que ha realizado para Aphex Twin, genio de la electrónica que ya deslumbró en la primera noche de festival.

Una actuación inquietante, angustiosa y, sobre todo, brillante

A pesar del horario (las 11 de la noche, poco después del cierre de Sonar Día) pocos quisieron perderse las emociones que iba a brindar Cunningham. El imaginario visual devastador, horroroso, detalladamente macabro conquistó al público, que salió satisfecho, si es que el llanto (como se vio en algún fan) quiere decir disfrutar. Un espectáculo en el que Cunningham se las ingenia para remezclar él solo, con precisión absoluta, filmaciones y composiciones musicales electrizantes. Una coordinación arriesgada pero que el británico tiene más que bajo control. Escenas violentas entre un hombre y una mujer que se aceleran en la pantalla (al ritmo de los imputs digitales) hasta alcanzar una velocidad de vértigo que impregna las pantallas, de nuevo, de belleza.

Además de a Aphex Twin, también pudimos ver a Grace Jones. Cerró la sesión de videoclips uno de los temas realizados para el recientemente desaparecido Gill Scott Heron, un homenaje sentido al músico y poeta norteamericano.