Público
Público

La belleza de la resistencia

El retrato antropológico y urbano de ‘Foreign Parts' gana el gran premio del Festival de documental Punto de Vista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Detrás del estadio de los New York Mets, las calles no tienen alcantarillado, ni aceras, ni nada que las pueda hacer parecer un barrio. Willets Point es una zona industrial habitada por la comunidad latinoamericana que maneja los talleres de coches que sustentan la frágil economía del vecindario. Allí, entre chapas y partes de autos se hacen parrillas comunitarias, se canta y se baila salsa, se vende y compra droga y la indiferencia política y la especulación inmobiliaria campan a sus anchas.

Los antropólogos audiovisuales Véréna Paravel y J.P. Sniadecki registraron la vida y la resistencia diaria de esta comunidad en el documental ‘Foreign Parts', un relato entre lo antropológico, lo poético y lo observacional que ganó hoy el Gran Premio del Festival Punto de Vista de Pamplona, la cita más importante de España con la no ficción más desafiante. El jurado, formado por Josep Maria Català, Hans Hurch, Ben Russell, Joshua Siegel y Naomi Uman, defendió la película ganadora por ser 'un retrato sutil y sensible de un ecosistema urbano sorprendentemente resistente'.

La película, más allá de su forma de documental de observación clásico, logra respirar como un artefacto poético en el que las recurrentes secuencias de desguace de coches sirven para evocar esas otras piezas humanas que sobreviven también extirpadas del sistema. Sin embargo, la decisión del jurado, lógica aunque despojada de empuje vanguardista, parece más conservadora que la del público, que otorgó su premio a ‘Color perro que huye', del director venezolano afincado en Barcelona Andrés Duque.

El filme-diario de Duque, que ya estuvo recientemente en el prestigioso Festival de Rotterdam, es una potente pieza poética que arranca con un salto, en el que el director se rompe un tobillo, y finaliza con otro, en el que su perro cae por una ventana. En ese lapsus, el director logra sostener en el aire al espectador durante 70 minutos, donde el asombro y una belleza ciertamente caótica convive con hallazgos íntimos, viejas leyendas o arrebatos a lo Iván Zulueta. Todo a través de filmaciones hechas por Duque en España y Venezuela, pedazos de viejas películas, y extractos de youtube. Quizás una de las obras más estimulantes vistas en el Festival de Pamplona.

El Premio Jean Vigo a la Mejor Dirección fue para Clio Barnard, por la británica ‘The Arbor', que ya había recibido premios en el Festival de Londres así como en los premios del cine independiente inglés. 'Su provocador uso de las técnicas Brechtianas que abren preguntas sobre lo que puede ser un documental' justificó el galardón, según el jurado. Por otra parte, el prestigioso documentalista Alain Berliner se hizo con el premio al mejor cortometraje por su exploración del alzhéimer en ‘Translating Edwin Honing'. El hallazgo formal de ‘48', que usa fotografías fijas de víctimas de la represión de la dictadura de Portugal junto a audios de esas mismas personas relatando el horror por el que pasaron, fue suficiente para dotar al filme con una Mención Especial del Jurado. ‘Ici-Bas', de Comes Chahbazian, fue también premiado.

Termina así una semana de cine documental de vanguardia, que como cada año recuerda al espectador que el documental puede ser y es un arma de construcción poética.