Público
Público

"Berlusconi es un enfermo terminal"

El escritor y senador Gianrico Carofiglio abre hoy el festival Getafe Negro, dedicado este año a la novela policiaca italiana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mafia, la corrupción y la prostitución son los tres pilares sobre los que se asienta la imagen exterior de Italia en los últimos años. La ley mordaza y los encuentros eróticos en Villa Certosa son algunas de las suculentas tramas sobre las que ha pivotado, además, un protagonista principal: su primer ministro, Silvio Berlusconi.

El exfiscal, senador por el Partido Democrático Italiano (PDI) y escritor Gianrico Carofiglio (Bari, 1961) conoce bien al personaje. Ha batallado con él en el Senado, pero ya no le teme: 'Berlusconi es un enfermo terminal que camina con una botella de oxígeno. No hace nada. Hasta los parlamentarios de su partido afirman en privado que quieren librarse de él', afirma a Público. Carofiglio incluso se atreve a lanzar un pronóstico: 'Si me obligaran a apostar dinero diría que no va a acabar la legislatura'. De hecho, hoy Berlusconi se enfrenta a una moción de confianza en el Parlamento italiano.

El autor italiano acaba de publicar el libro de relatos No existe sabiduría'

El escritor, todo un best seller en su país con la serie del abogado Guido Guerrieri dicen de él que es el sucesor de Andrea Camilleri, está en España para presentar su último libro, los relatos de No existe sabiduría (La Esfera de los Libros). Con él comienza hoy también la IV edición del festival Getafe Negro, dedicado a la novela policiaca italiana. Por este certamen pasarán hasta el 23 de octubre autores que reflejan la idisioncrasia criminal del país y otros que, como insiste el comisario del festival, Lorenzo Silva, 'se alejan del binomio fácil Italia-mafia. Hemos querido apostar por otro tipo de historias, aunque sí esté muy presente la corrupción política y judicial'.

Las novelas de Carofiglio en España se han publicado cuatro y en Italia está a punto de salir Il silenzo dell'onda no se recrean en la crudeza de los asuntos que adornan los periódicos. Él aborda la criminalidad desde un punto de vista sentimental. 'Porque no es cierto que Italia tenga los índices de crimen más alto. Está por debajo de Inglaterra. El problema es la imagen exterior que se proyecta del país', explica.

'El problema del ser humano es que no acepta que es un ser limitado'

En sus libros, el escritor apuesta por las reflexiones filosóficas. En su última novela, Las perfecciones provisionales, gravitaba la idea de la imperfección humana y los múltiples consecuencias que acarrea.

'He llegado a la conclusión de que la búsqueda de la perfección no es el problema del hombre, sino que este no acepta que es un ser limitado y que la felicidad no es algo estable', sostiene. Esta reflexión podría aplicársele a su antagonista Berlusconi. 'Estoy seguro de que no va a durar mucho ya. El problema es que Italia es un país con una democracia enferma', ratifica el escritor.