Público
Público

El best seller digital que se convirtió al papel

Tras ser rechazada por el mundo editorial, Amanda Hocking colgó sus novelas de vampiros en Amazon y vendió más de un millón de ejemplares. La reina de la autoedición en internet llega a España en formato tradic

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace un año, Amanda Hocking era sólo una chica de 25 años de Minnesota (EEUU) obsesionada con el actor River Phoenix y con Batman. Una lectora voraz de Sylvia Plath, Kurt Vonnegut, Chuck Palahniuk y Bret Easton Ellis. Y una incipiente escritora con el disco duro de su ordenador lleno de las historias que escribía sobre vampiros y seres paranormales que una y otra vez había intentado que fueran publicadas por editoriales tradicionales. Sin éxito.

Todo cambió el día que escuchó hablar de la tienda online Amazon y la posibilidad de auto-editarse sus propias obras. Sin pensárselo mucho y sin nada que perder, a finales de 2010 decidió subir a esta web sus cuatro libros My Blood Approves, Flutter, Fate y Wisdom para venderlos a un precio de entre 0,99 y 2,99 dólares. En enero de 2011 la curva de las ventas comenzó a dispararse y en marzo ya vendía 100.000 ejemplares al mes. En menos de 12 meses, Hocking pasó de ser una chica desconocida de Minnesota a una auténtica best seller que ha vendido más de un millón de ejemplares en la red y cuyas novelas se las rifan las editoriales tradicionales de papel. Destino acaba de publicar en español Instinto, el libro que inaugura su serie Lazos de sangre.

Subió cuatro libros y tres meses después vendía ya 100.000 ejemplares

'Cuando me enteré de que había vendido un millón de libros me quedé en shock. Jamás había esperado llegar a tanto. Estoy realmente agradecida', cuenta a Público a través del correo electrónico. Hocking es una apasionada de las nuevas tecnologías y las redes sociales. Actualiza constantemente su blog y su cuenta de Twitter echa humo. 'Me parece un lugar perfecto para divagar e interactuar con los lectores', afirma.

Ella también le ha sacado partido como pocos a las posibilidades que ofrece el entorno digital a la literatura. Para muchos es un icono de los cambios que se avecinan en la industria editorial con la aparición de los sitios web Amazon, Kobo, iBookstore y GoogleBooks. Tiendas online convertidas a su vez en editores Amazon y Kobo ya lo son que se quitan de un plumazo a todos los intermediarios la imprenta y la distribución, especialmente y permiten que cualquiera pueda vender sus obras a precios muy competitivos. 'Yo no sé si soy un icono o no. La gente me pone como ejemplo, aunque muchos también creen que todo fue llegar, colgar el libro y hacerme rica. Eso no es cierto. Detrás hay muchísimo trabajo', se defiende Hocking.

No obstante, esta joven norteamericana sí ha sabido captar el funcionamiento del lector (usuario) en la red. Para empezar, decidió que sus libros costaran menos de tres dólares. Nada que ver con los precios que han fijado en España las editoriales tradicionales para sus ebooks, normalmente entre los 12 y los 18 euros. 'Cuando tú subes tus libros a sitios como Amazon puedes elegir el precio. A mí esos 0,99 y 2,99 dólares me parecían justos. Otras personas creen que deberían ser más caros, pero yo no creo que los criterios de calidad los marque el precio', sostiene. De hecho, esos menos de tres dólares le han bastado a Hocking para convertirse en millonaria: de cada ejemplar vendido a 0,99 dólares se lleva el 30% y de los que cuestan 2,99, el 0,70%. Hagan la cuenta. Por otro lado, esos porcentajes son bastante más altos que los que manejan las editoriales tradicionales, que suelen ofrecer al escritor el 10% del precio de venta al público (pvp) de cada ejemplar en papel y alrededor del 25% en digital.

'La aparición de sitios como Amazon o Barnes&Nobles suponen sin duda un gran cambio para la industria editorial. Y es maravilloso porque ofrecen la oportunidad para que escritores como yo puedan compartir su trabajo con los lectores', admite Hocking sobre el huracán digital. No obstante, la escritora no cierra las puertas a la cadena de venta tradicional ni cree que vaya a ver un cambio inmediato en la forma de publicar. El escritor seguirá necesitando a un editor que le revise el texto, se lo corrija e indique qué aspectos de la novela debe potenciar y cuáles no. 'Yo ahora publico en editoriales tradicionales y para mí es mucho más fácil. Ellos cuidan la edición, la maquetación, el diseño de la portada... Yo sólo me tengo que preocupar de mi escritura. La autoedición es genial, pero te consume demasiado tiempo', confiesa Hocking, cuyos hábitos de lectura basculan entre los dispositivos electrónicos y el libro en papel: 'Sí, tengo un Kindle y me gusta mucho, pero prefiero el libro tradicional. El Kindle es fantástico sobre todo para viajar'.

'Cuando supe que había vendido un millón de libros me quedé en shock'

Además de convertirse en un fenómeno de la nueva industria editorial online, Hocking también se ha hecho un sitio entre la pléyade de escritores actuales de sagas vampíricas. Su nombre está unido al de otras escritoras como Stephene Meyer y Charlaine Harris, cuyas series, Crepúsculo, y Southern Vampire Mysteries (True Blood), respectivamente, han sido adaptadas al cine y la televisión con un éxito enorme. En Instinto, Hocking cuenta la historia de una adolescente, su álter ego Alice Bonham, enamorada de dos hermanos vampiros. Uno de ellos intentará que la chica se aparte de los chupasangres, mientras que el otro la arrastrará al lado oscuro.

'Yo sólo quería escribir un libro divertido sobre vampiros, una novela que no se tomara demasiado en serio a sí misma', explica Hocking. Pero la novela posee ese ambiente gótico y teen que tan buenos réditos ha dado a Meyer y Harris y también enganchó a miles de lectores. 'Los vampiros son unos superhéroes bastante sexys. Son peligrosamente atractivos e inmortales. Creo que el mundo está ahora en un momento tan depresivo que la gente necesita leer o ver cosas en el cine y la televisión que le ayuden a escapar del mundo real', sostiene la escritora.

'La gente me pone como ejemplo, pero no sé si soy un icono o no'

El resto de las novelas que ya ha publicado transitan por el mismo género, que en EEUU denominan urban fantasy. Historias de adolescentes que escuchan a grupos como Blink 182 y los grandes hits de los ochenta y los noventa, como Wonderwall, de Oasis la canción fetiche de Hocking, mientras sus hormonas palpitan con los chicos malos con colmillos.

'Me gusta mucho este género porque puedes contar historias universales de una forma única. En la mayoría de las novelas románticas la historia trata de una chica y un chico que se enamoran. En el género urban fantasy cuentas eso, pero a la vez tienes acción, misterio y personajes muy interesantes', mantiene Hocking.

La escritora ya tiene muy avanzada su próxima serie, Watersong, aunque no quiere desvelar demasiado del argumento. Esta vez las protagonistas son dos hermanas que viven en un pequeño pueblo y que entran en contacto con unas criaturas paranormales. El primer libro se publicará en 2012. Mientras tanto, con el dinero que ya ha ganado, Hocking seguirá escribiendo, actualizando su blog y aumentando sus tuits y seguidores (tiene 9.214). Como ella misma se define en su blog, ya no es sólo una chica desconocida de Minnesota sino 'una tuitera obsesiva, enferma de John Hughes, devota de Batman, activista de Los teleñecos, entusiasta de los unicornios y autora de best sellers' a la que sólo le falta convertirse en 'tintinera'

Autoedición

Desde los 17 años, Amanda Hocking intentó publicar sus libros en editoriales tradicionales. Nunca lo consiguió. El año pasado se sirvió de la posibilidad que le daba Amazon para autoeditarse y vender su libros en la tienda online en formato ebook. En pocos meses, su serie ‘Lazos de sangre’ se convirtió en un éxito entre los lectores y el boca a oreja consiguió que en un mes vendiera más de 100.000 ejemplares.

Dinero

Los libros de Hocking cuestan en Amazon entre 0,99 y 2,99 dólares. Es el precio que ella misma puso en la red. De estas ventas, la escritora recibe el 30% por cada libro vendido a 0,99 dólares y el 0,70% por los que cuestan 2,99 dólares. Para la escritora 'este precio es justo'. Nada que ver con los 10, 15 o 20 euros que han fijado las editoriales en España para la venta de sus ebooks en Amazon.

Vampiros

Sus libros tienen como protagonistas a vampiros y humanos en edad de desenfreno hormonal. Son historias juveniles, enmarcadas en el género conocido como ‘urban fantasy' al que también pertenecen otras sagas vampíricas recientes como ‘Crepúsculo', de Stephanie Meyer, y ‘Southern Vampire Mysteries', de Charlaine Harris. 'El vampiro es un superhéroe sexy', dice Hocking. Un héroe muy apropiado 'para un momento en el que el mundo se encuentra deprimido' y busca alejarse de la vida real.

Internet

Hocking es una adicta a Twitter y demás redes sociales. La utiliza para 'divagar' e interactuar con sus lectores. En Twitter tiene más de 9.000 seguidores. También tiene un blog en el que escribe de los libros que ha leído o de los suyos. Algunos post tienen más de 400 comentarios.