Público
Público

Bill Viola, de genio del arte a electricista

Sus obras no pagan el IVA artístico en Reino Unido al considerarse material eléctrico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Bill Viola y Dan Flavin son artistas o electricistas? A tenor de la Comisión Europea, las obras de los dos citados artistas son material eléctrico y por lo tanto deben pagar el IVA correspondiente al cruzar una aduana europea (20% en Reino Unido a finales de año). Por su parte, un tribunal comercial británico (y, separadamente, uno holandés) lo califican como arte aplicándole el porcentaje de IVA artístico, 5% en Reino Unido. Finalmente, la Comisión se ha impuesto y ha levantado las protestas de Londres, donde gestionan el 69% del mercado europeo del arte.

Christopher Battiscombe, director general de la Agrupación Profesional de Marchantes de Arte de Londres, explica a Público que 'la decisión de la Comisión Europea es nefasta; nos preocupa mucho porque se ha impuesto a una sentencia de los tribunales británicos y, de nuevo, estamos en que las directrices de Bruselas lamentablemente invalidan las de nuestros tribunales'.

El caso que ha sembrado la alarma lo inició hace tiempo la galería Haunch of Venison, al adquirir seis vídeos del artista americano Bill Viola y recibir una factura de 36.000 libras (42.000 euros) de IVA del Servicio de Aduanas británico por el 'material eléctrico' llegado a Londres. La galería adujo que era arte, sometido al IVA artístico, y ganó el caso contra el Servicio de Aduanas. Lo mismo ocurrió con una instalación luminosa de Dan Flavin (1933-1996), calificada, según la Comisión Europea, como 'fluorescentes de los que cuelgan en las paredes de las casas y los techos de las cocinas'.

Mark Inglefield, representante del videoartista Bill Viola en Reino Unido, se muestra tajante al decir que 'nosotros estamos de acuerdo con los tribunales británicos sobre el tratamiento de estas obras de arte y esperamos que se revierta la decisión europea'.

Cables y tubos coordinados

En los tribunales británicos se aceptó que materiales eléctricos tienen la posibilidad de convertirse en arte cuando se coordinan o entran en funcionamiento de cierta manera o producen determinado efecto.

En Europa no piensan lo mismo y nadie se atreve a calibrar el efecto de la directiva. 'No sabemos a cuántos artistas puede afectar, no obstante, sólo hay que mirar el panorama del arte contemporáneo para ver que los vídeos y las instalaciones están a la orden del día. Se hace arte con proyectores, cables, fluorescentes, pantallas, filmaciones o altavoces', explica Chistopher Battiscombe.