Público
Público

Blades también hace campaña por Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La política ha llevado a Rubén Blades a dejar la música en un segundo plano. Lleva cuatro años como ministro de Turismo de Panamá, dentro del gobierno de Martín Torrijos -hijo del ex-dictador Omar Torrijos (1968-1981), al que criticaba en sus primeros años de músico- y le quedan doce meses para licenciarse, como afirmó riéndose, sin perder la oportunidad de acordarse de aquellos que pensaron que no duraría ni quince días.

En los años setenta, la aparición de Rubén Blades supuso un antes y un después en la salsa al aportar su sello personal: letras concienciadas política y socialmente. En su actuación de Cartagena se autodefinió como un cronista urbano musical y demostró que quien tuvo, retuvo, al recordar canciones de sus años gloriosos elegidas por sus seguidores a través de su página en Internet.

Con las maracas en la mano y rodeado por los miembros de Son de Tikiza, Blades dio rienda suelta a su verborrea entre canción y canción para explicar curiosidades de algunas de ellas. Destacaron las interpretaciones de Decisiones, El padre Antonio y su monaguillo Andrés y Juan González, una composición que fue un rotundo fracaso en 1970 por referirse a un guerrillero en unos años en los que las dictaduras militares proliferaban en América Latina.

No faltó el clásico Pedro Navaja, grabado junto al trombonista neoyorquino Willie Colon para el mítico álbum Siembra (1978); una canción que no le gustó al productor porque pensaba que la salsa era música para evadirse y su letra no ayudaría a vender discos.

Blades aprovechó para improvisar en su conocido estribillo: 'La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida y en Estados Unidos viene un presidente negro', recibido con alborozo por el público presente. En la recta final sonaron Patria y Plantación adentro, que cerraron una intensa actuación de más de dos horas de duración.

Poco después, el festival La Mar de Músicas clausuró su decimocuarta edición con un espectáculo de fuegos artificiales desde un lugar privilegiado: el Auditorio Parque Torres. El año que viene Marruecos tomará el testigo de Francia como país invitado.