Público
Público

Bruselas promete plantar cara a Google Books

La Comisión Europea pide a los gobiernos más dinero para la digitalización

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea ha prometido pelear para que Google no se convierta en el rey de la digitalización. "Creo en la competencia y en un mercado europeo en el que actores europeos se enfrentan a otros de fuera", aseguró Nee-lie Kroes, comisaria a cargo de las telecomunicaciones, al ser preguntada por si haría frente a Google. "Te mantiene despierto y en muchos casos es mejor para el producto final", añadió. La Comisión es responsable de Europeana, un portal en internet donde se pueden encontrar más de 15 millones de obras libres de derechos de autor, incluyendo libros, mapas, cuadros, fotografías, periódicos o composiciones musicales. Pero los funcionarios comunitarios lamentan que los 27 países de la UE apenas apuestan por la digitalización y hayan encontrado en la crisis la justificación para tomárselo con más calma.

Kroes compareció junto a un grupo de expertos a los que Bruselas encargó un informe para tratar de definir su estrategia, cuyas conclusiones serán discutidas por los ministros europeos de Cultura y decidirán si las ponen en marcha. Entre las necesidades más urgentes está el "refuerzo considerable de la inversión en digitalización", según el texto. Las recomendaciones incluyen también la digitalización de todas las "obras maestras de dominio público de aquí a 2016" y convertir a Europeana en el punto de encuentro para los europeos que quieran revisar online su pasado cultural.

La UE pretende gastar más en digitalizar las obras libres de derechos

Para ello, la UE pretende gastar más en digitalizar las obras libres de derechos y las protegidas que no estén ya disponibles para ser comercializadas, ofreciendo una remuneración a los propietarios de los derechos. Y fomentar acuerdos entre bibliotecas o centros públicos y empresas privadas para favorecer la digitalización, limitando a siete años el tiempo en el que la compañía tendrá un acceso privilegiado al material. En los contratos de Google, ese plazo varía entre 15 y 25 años.

Las directrices sientan las bases para la competencia con el gigante tecnológico, que asegura haber digitalizado ya unos 15 millones de libros. "No creo que Google Books esté haciendo lo mismo que nosotros aseguró Maurice Lévy, uno de los autores del informe. Queremos ofrecer el acceso más amplio a la audiencia más amplia y gratis. Europeana no está basada en un modelo de negocio que busque la explotación comercial; ahora bien, hay oportunidad para que nuevos actores se enfrenten a Google".

Europeana no está basada en un modelo de negocio comercial

Aunque el Ejecutivo comunitario y Google aseguran cooperar, existe cierta desconfianza. El gigante tecnológico teme nueva legislación que limite la explotación de una de sus grandes apuestas estratégicas y Bruselas recela de una multinacional norteamericana como depositaria de los documentos que resumen el conocimiento europeo acumulado durante siglos.

Sin embargo, gran parte de ese conocimiento acumula polvo en estanterías de bibliotecas, desaprovechando la oportunidad de ser consultado desde cualquier parte del mundo con un par de clicks. Con la declaración de intenciones, la UE asegura estar preparada para competir, con métodos y fines diferentes a los de Google, para resucitarlo al menos en parte.