Público
Público

El buen tiempo anima el Retiro y las ventas de la Feria del Libro

Vargas Llosa sudó tinta para atender una infinita cola de lectores en busca de su firma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las ventas de la Feria del Libro comenzaron bajas porque el tiempo, factor fundamental para esta librería al aire libre, no fue bueno, pero los últimos días y el fin de semana han hecho que 'no vayan mal' y que editores y libreros estén 'contentos', según el director adjunto, Fernando Valverde.

Todavía es pronto y hasta el fin de semana próximo no habrá datos oficiales, pero en el ecuador de la feria los libreros no se sienten decepcionados, como es el caso de Diego Moreno, de Nórdicas Editores, que confirma que ha tenido un fin de semana muy bueno en ventas.

'La gente compra menos libros en las librerías, estamos en crisis, y eso lo notamos desde los últimos tres años, pero aquí las visitas, si el tiempo es bueno, no descienden; al contrario, y en cuanto a las ventas pueden que sean más contenidas, pero esta feria funciona al margen de la crisis', ha subrayado Valverde, presidente de la Confederación Española del Gremio y Asociación de Librerías.

Puede ser que en estas circunstancias los visitantes no compren más de un libro, si llega, pero el público infantil, gran protagonista de la feria en domingo, con muchas actividades para ellos, ayuda a las ventas, ya que hay mucha oferta y los padres no se resignan a no comprar.

Un claro ejemplo hoy ha sido el superdetective Gerónimo Stilton, que tenía grandes colas, y el sueco Sven Nordqvist, que ha conquistado la feria con su personaje Pettson, del que ha vendido millón y medio de ejemplares en su país.

Pero este domingo, día de grandes colas, el protagonista ha seguido siendo el premio nobel Mario Vargas Llosa, con cola infinita. A Javier Marías también se le ha cansado la mano de firmar ejemplares, como a Rosa Montero, Maruja Torres, Elvira Lindo o Muñoz Molina, Julio Llamazares, Luis Herrero o el superventas Eloy Moreno.

Una mañana en la que también ha participado, por partida doble, el escritor vasco Fernando Aramburu, que vive en Alemania y acaba de sacar en España nuevo libro, en este caso de cuentos, con el título 'El vigilante del Fiordo', en Tusquets, y en el que vuelve a tocar el tema del sufrimiento humano causado por el terrorismo, como hizo en 'Los peces de la amargura'.

Aramburu ha formado parte de la mesa redonda 'Alemania sin tópicos', con David Safier y Ulf K. Una conversación que ha girado en torno al sentido del humor en los dos países. Para el escritor donostiarra el sentido del humor alemán es más verbal, más de palabra, y el español es más chistoso, más sexual. El español bromea con el sexo y el alemán con la suciedad.

Y en cuanto su nuevo libro, del que hoy ha firmado numerosos ejemplares, Aramburu ha señalado que ha vuelto al relato porque es su música de cámara. 'Me gusta la idea de componer con música, da un sentido musical a mi trabajo, y aquí he reanudado la actividad que dejé hace cinco años, empezando donde terminé 'Los peces de la amargura'.

Un libro de relatos sobre el terrorismo que le aportó al escritor numerosos premios. 'No me interesa el terrorismo como hecho sociológico, sino porque es una fuente de drama humano que está asociado a multitud de historias, de destinos trágicos personales que piden un narrador'. Y puntualiza: 'Lo que realmente me interesa es el alma humana, la pasta de la que están hechas las personas', añade horas antes de volverse a Alemania 'sorprendido' por los resultados electorales en el País Vasco. 'No tengo prisa por hacerme una opinión. Desconfío y observo, veo ciertos indicios esperanzadores. Espero que sea sincero y haya un poso de verdad'.

'Pero, ojo, todavía no es la paz. La paz es convivencia pacífica entre rivales, es la aceptación del otro aunque sea diferente, pero después de tantas muertes y tanto dolor queda un trabajo de arrepentimiento y de perdón que tendría una labor pedagógica muy positiva sobre la población', concluye.

Todo esto en un domingo en el que también se ha presentado la antología 'Poetry Slam', con el resumen de las intervenciones de una nueva generación de poetas que se suben una vez al mes al escenario del café madrileño de Libertad 8 para presentar tres minutos de creación.