Público
Público

Se busca un Picasso, dos Van Gogh, un Sorolla...

La policía hace pública la lista de los 12 cuadros sustraídos más buscados. Algunos fueron robados hace 21 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 16 de agosto de 1989, Patrimonio Nacional denunció en una comisaría de Madrid el robo días antes de cuatro cuadros que se encontraban en el Palacio Real de la capital. Se trataba de Dama desconocida y Mano del retrato del arzobispo Fernando Valdés, ambos de Diego Velázquez; Retrato de dama, de Juan Carreño, y un San Carlos Borromeo de Francisco Bayeu. En su momento, los cuadros fueron valorados en más de 300 millones de pesetas (18 millones de euros). Hoy, más de 21 años después, las cuatro obras de arte siguen sin ser recuperadas.

Estos cuatro óleos sobre tela forman parte de la lista de los 12 cuadros más buscados que la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía hizo pública ayer. Una relación en la que, junto a los dos Velázquez, el Carreño y el Bayeu, se encuentran piezas de Picasso, Mati-sse, Cézanne, Rembrant, Van Gogh, Sorolla y Toulouse Lautrec. Obras de arte sustraídas no sólo en España, sino también en museos de París, Ámsterdam, Oxford, Boston, Italia e, incluso, Egipto. El último hurto fue cometido el pasado mayo en la capital francesa, cuando fueron sustraídos de su Museo de Arte Moderno Le pigeon aux petits pois, de Picasso, y La pastorale, de Henri Matisse.

El hurto en 1989 de cuatro óleos en Madrid sigue sin ser resuelto

'Por muchos años que pasen, no se deja de buscar una obra', recalcaban ayer desde la policía. De hecho, la investigación del hurto de los cuadros del Palacio Real sigue abierta y las imágenes de estas obras, junto a las de otras 500 piezas de arte sustraídas en España en los últimos años, se han remitido periódicamente a Interpol para requerir la colaboración de las policías de todo el mundo en su localización.

'Aquel robo no fue obra de profesionales', aseguraba ayer a este diario un experto policial en este tipo de hurtos. ¿De quién pues? La policía investigó entonces a ocho personas que trabajaban en el edificio, entre ellos algunos con antecedentes por delitos similares, pero las pesquisas nunca dieron resultado. 'Seguramente los tenga en su propia casa la persona que se los llevó. Es casi imposible venderlos', apunta este experto.

Dulcinea', la base de datos de la policía, recoge ya 8.000 obras robadas

Según las estadísticas de la Brigada de Patrimonio, que este año ha cumplido el 25 aniversario de su creación, en España se producen cada año unas 150 robos de obras. En la mayoría de los casos, se trata de piezas que se encuentran en domicilios, templos y yacimientos arqueológicos con pocas o nulas medidas de seguridad. 'En museos españoles, los casos son contados', señalan fuentes policiales. De hecho, algunos centros museísticos, como El Prado, invierten cerca del 30% de su presupuesto en medidas de seguridad para evitar la acción de los cacos.

Con las obras sustraídas en España, más aquellas que les remiten sus colegas de otros países, la Brigada de Patrimonio ha ido engordando en los últimos años a Dulcinea, una base de datos de objetos de arte robados que acumula ya más 8.000 piezas en busca y captura. Y cada año se incorporan nuevos.

Este año, por ejemplo, lo han hecho varios de los cuadros que aparecen en el listado hecho público ayer: el Picasso y el Matisse sustraídos en París, y El santero de la cofradía, de Joaquín Sorolla, que desapareció de la Casa Museo Benlliure, en Valencia, el pasado 11 de abril. Otros, por el contrario, compiten en antigüedad con los cuatro sustraídos del Palacio Real de Madrid. Así, por ejemplo, el 18 de marzo de 1990 los ladrones se llevaron del Museo Isabella Stewart Gardner, de Boston, 13 obras valoradas en 400 millones de euros. Entre ellos estaba Storm on the Sea of Galilee, un Rembrant. Se busca.