Publicado: 01.12.2013 20:45 |Actualizado: 01.12.2013 20:45

Un Caballero Oscuro más joven que no deja de brillar

'Batman Arkham Origins' cierra, con una línea continuista con sus predecesores, una trilogía imprescindible para la generación de PlayStation 3 y Xbox 360

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lleva un mes en las tiendas y ya está entre los videojuegos más vendidos. Batman vuelve a sus inicios en Arkham Origins de la mano de Warner Bros Games Montreal, que coge el testigo de Rocksteady, para ofrecer un título tan potente como sus predecesores y cerrar una saga brillante y éxito de ventas.

La trilogía Arkham tiene mucho que ver en la resurreción del hombre murciélago. Si en el cine, Christopher Nolan y Christian Bale imponían un punto de inflexión tras las insufribles versiones del Caballero Oscuro de Val Kilmer o George Clooney, en el mundo del videojuego no podía ser menos. Los Batman han elevado a un nivel los juegos de superhéroes difícilmente superable y se han postulado como tres títulos imprescindibles para la generación, todavía viva, de PlayStation 3, Xbox 360, PC, Wii U, Nintendo 3DS y PlayStation Vita, plataformas en las que se puede disfrutar de Origins.

Arkham Origins actualiza todo lo vertido en las anteriores entregas y le da una vuelta de tuerca a la propuesta. En este caso controlamos a un Batman joven e inexperto, al que acompañamos en su viaje como justiciero impulsivo, perseguido por todos, hasta convertirse en el respetado Caballero Oscuro. "Es es un Batman que aún no tiene aliados, de hecho sólo tiene uno que es Alfred y no necesariamente ven las cosas de la misma manera", explicaba el productor del videojuego, Ben Mattes.

Arkham Origins actualiza todo lo vertido en las anteriores entregas y le da una vuelta de tuerca a la propuesta

El Joker, Máscara Negra, Bane y otros tantos villanos, además de la policía y unas corruptas fuerzas especiales que también salen en busca del héroe, pueblan la nueva Gotham, el doble de grande que en Arkham City. Un escenario para una historia compleja nada lineal y cargada de sorpresas, que no decae en ningún momento. Ni siquiera cuando parece que todo ya ha acabado. Un gran trabajo de guión.

Quizás los que buscaban un juego más novedoso encuentren negativo su falta de innovación. Pero, si hay que funciona bien, ¿por qué debería cambiarse? Warner Games en muchos sentidos ha sido conservadora y en lugar de arriesgarse y tratar de reescribir el trabajo de Rocksteady, ha preferido seguir su estela. Y eso les honra, ya que no han tratado de crear escuela, sino de continuar un modelo que ha demostrado en dos entregas su excelente formula y funcionalidad. Para completar su propuesta, la compañía ha anunciado tres paquetes de contenido descargable con seis nuevas 'skins' de personajes sacadas directamente de los cómics de DC y pequeños extras para desafíos y multijugador como preludio de un DLC que llegará próximamente y que ampliará la historia.


Paralelamente, el modo en el que Batman avanza y ganas habilidades se ha sofisticado notablamente. Aparte de que el sistema de combate sigue siendo genial, a partir de ahora Batman no sólo gana ataques y nuevas capacidades mediante la adquisición de puntos de experiencia. En Arkham Origins, para poder acceder a ciertas habilidades, el jugador antes deberá superar retos. Desgraciadamente, algunos de estos desafíos deben completarse en el modo historia en el momento preciso, ya que están destinados a completarse en escenarios que no se regeneran en el tiempo, a diferencia de sus antecesores.

Su dificultad y la multitud de desafíos lo convierte en uno de los mejores juegos del año

Visualmente, el juego no es tampoco una gran novedad respeto al anterior. Sí hay cambios, como la armadura del personaje o el rediseño de la ciudad, y en general se ha mejorado su acabado y su presentación gráfica. La tecnología será una herramienta imprescindible para el hombre murciélago, que dispone de sistemas de navegación, dispositivos futuristas y la posibilidad de hackear archivos confidenciales que le darán ventaja competitiva frente a los movimientos de sus adversarios. También cuenta con un programa de entrenamiento para poder enfrentarse a todo tipo de enemigos sin fracasar en el empeño y podrá refugiarse por primera vez en la batcueva.

La banda sonora sí que supone una innovacion. Alejándose del estilo similar al de las composiciones de Hans Zimmer en Asylum y City, la nueva BSO devuelve al jugador a un tipo de música cercana a la que Danny Elfman realizó para las películas de Batman de Tim Burton. Esto y el alto número de cinemáticas que se han añadido hacen que Arkham Origins pueda pasar por una película del Caballero Oscuro sin muchos problemas.

En definitiva, Batman Arkham Origins no es en modo alguno novedoso, pero sigue siendo un producto de calidad y con bastantes horas de juego. Su dificultad y la multitud de desafíos lo convierte en uno de los mejores juegos del año, además de uno de los más entretenidos y largos. Sin duda, una de las apuestas más seguras.