Público
Público

Una capital cultural "para frenar la violencia"

La ciudad de San Sebastián, elegida Capital Europea de la Cultura para 2016 por un comité que destacó un proyecto que busca la paz y la convivencia. La decisión provocó una tormenta de reacciones políticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ciudad de San Sebastián será la Capital Europea de la Cultura en 2016. Así lo decidió el Comité de Selección de la Unión Europea en un fallo que desató la furia de otras ciudades finalistas como Córdoba y Zaragoza. San Sebastián compartirá capitalidad con la ciudad polaca de Wroclaw después de superar a Burgos, Segovia y Las Palmas, además de las citadas.

Desde que el presidente del Comité de Selección de la Capital Europea de la Cultura, Manfred Gaulhofer, dio a conocer el resultado, después de una tensa espera de 20 minutos en el auditorio del Ministerio de Cultura, las reacciones tuvieron un marcado acento político. El nuevo alcalde de Donostia, Juan Karlos Izaguirre, de Bildu, que salió al pequeño escenario acompañado del exregidor Odón Elorza, del PSE, y todo el equipo del proyecto, hizo un llamamiento, en euskera y castellano, a la 'normalización política' y recalcó su deseo de que la capitalidad se desarrolle en un 'marco de respeto democrático'. El alcalde también destacó la característica integradora de un proyecto que 'aúna ideologías. La prueba es que aquí estamos todos los partidos políticos', añadió.

Minutos después, en declaraciones a Público, Izaguirre concluyó que el mensaje de 'la cultura de la paz y los derechos humanos' del proyecto donostiarra, Olas de energía ciudadana. Ciudad para la convivencia, también tuvo un peso en la decisión: 'Este es un jurado profesional que ha sabido valorar el proyecto cultural. Pero supongo que todo ha pesado y desde este Ayuntamiento hemos hecho un esfuerzo por la paz, así que esta decisión lo refuerza', afirmó.

Izaguirre: 'Desde este Ayuntamiento hemos hecho un esfuerzo por la paz'

En la posterior rueda de prensa, Gaulhofer le dio la razón al señalar que 'el jurado ha entendido que hay una clara expectativa de que la ciudad que represente a la cultura pueda contribuir a frenar la violencia en el País Vasco'.

El socialista Odón Elorza, que concibió el programa cultural de la ciudad hace ya tres años, y que se mostró visiblemente emocionado, resaltó en un primer momento el carácter cultural de la capitalidad: 'Creo que el jurado se ha abstraído de las cuestiones políticas', resaltó. Sin embargo, poco después expresó su recuerdo 'por todas las víctimas del terrorismo'. 'Estoy muy feliz porque entre todos podemos conseguir la paz. Y creo que como ciudad, como país, este proyecto va a saber representar a España, a Europa, a Donosti y a Euskal Herria', añadió. No en vano es un proyecto en el que también se subraya la oportunidad 'para fortalecer la rebeldía cívica contra cualquier forma de exclusión y de violencia'.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, se ciñó al guión y felicitó a San Sebastián y a Odón Elorza. También la donostiarra Cristina Garmendia, ministra de Ciencia, se acercó desde el Congreso para saludar efusivamente a Izaguirre y al exalcalde socialista. Sin embargo, otros miembros del Gobierno no se mostraron tan felices con el resultado.

'La decisión es un magnífico error', señaló la ministra Rosa Aguilar

Una de las más dolidas fue Rosa Aguilar, cordobesa y actual ministra de Medio Ambiente, quien consideró 'un magnífico error' la elección de San Sebastián. Para la exalcadesa de Córdoba, la decisión del comité europeo fue 'manifiestamente injusta', ya que no se puede esgrimir 'que designando a Donosti se contribuye a la paz porque son dos cosas distintas (...). El camino hacia la paz se refuerza dejando las armas y diciendo punto y final', resaltó.

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch (PSOE), se alineó con Aguilar al manifestar que la elección de San Sebastián era 'un disparate total y ya tendrá tiempo el jurado de arrepentirse'. Para Belloch el problema es la nueva alcaldía donostiarra: 'Yo lo que impugno es que un Gobierno municipal presidido por Bildu no merece ser Capital Europea de la Cultura. Ese disparate es el principio de una cadena de disparates'.

Desde la oposición, el Partido Popular tampoco recibió con notable alegría la noticia. Su portavoz de Cultura en el Congreso, José María Lasalle, elogió a la ciudad de San Sebastián, pero lamentó que la 'visibilidad institucional' de Bildu 'podría dañar gravemente y de forma irreversible la imagen consolidada que tiene San Sebastián como una ciudad española y europea'.

En el País Vasco la tarde fue de continuas felicitaciones. La 'sorpresa' y emoción que manifestó Elorza fue seguida por buena parte de sus compañeros de la escena política. Al contrario que en Córdoba, donde la desolación ante la gran pantalla que había montado el consistorio era evidente, en Donostia no hubo reparos en mostrar su satisfacción.

'Es un disparate total y ya se arrepentirá el jurado', dijo Belloch

El lehendakari Patxi López valoró con efusividad la labor de Elorza y recordó que 'después de años en los que las únicas noticias que salían de Euskadi eran negativas, hoy proyectamos una imagen de país abierto, innovador y hospitalario que supera sus fracturas y avanza con paso decidido hacia la modernidad'. El Partido Nacionalista Vasco no se quedó atrás. Su portavoz en el Ayuntamiento de San Sebastián, Eneko Goia, definió el resultado como 'un espaldarazo' a la vocación de esta ciudad 'como el gran referente de la Cultura vasca y el euskera a nivel internacional'.

Precisamente, el mundo de la cultura tampoco escatimó en alabanzas. La familia Chillida, que se ha enfrentado con las instituciones públicas por el cierre del Museo Chillida-Leku, se apresuró a felicitar a Odón Elorza. De hecho, el logo utilizado para el proyecto fue hecho por Eduardo Chillida y retocado por su nieta Luisa. 'Estamos muy contentos. En cuanto el alcalde y su equipo nos pidieron que colaborásemos, nos pareció muy indicado', afirmó Jorge Chillida.

Ahora ya sólo quedan los preparativos. La ciudad tiene previsto invertir 89 millones de euros en un proyecto cuya finalidad es transformar la ciudad, atraer el turismo y, como dijo a este periódico la directora de la Oficina para la Capitalidad, Eva Salaberría, 'combatir la expresión violenta'.

Madrid 1992
Madrid fue elegida Ciudad Cultural Europea en mayo de 1988. En el Ayuntamiento y en la Comunidad gobernaba el PSOE, aunque en 1992 el consistorio ya estaba en manos del PP. Según las informaciones de los diarios de entonces, en 1989 aún no se tenía constancia del presupuesto ni del programa. Solamente el Ayuntamiento había reservado una partida de 250 millones de pesetas (1,5 millones de euros, aproximadamente).

Santiago 2000
Según el director de aquel proyecto, Xose Manuel Villanueva, con la capitalidad se pasó de un millón de visitantes en 1992 a cerca de cuatro millones en 2000. La ciudad invirtió aquel año 4.000 millones de pesetas (24 millones de euros, aproximadamente), de los que más de la mitad fueron capital privado.

Salamanca 2002
El presupuesto con el que contó la ciudad fue de más de 30 millones de euros. La mitad, privado. Se programaron 700 actividades y, según los datos oficiales, a la ciudad llegaron tres millones de turistas.

¿Desde cuándo existe la Capital Europea de la Cultura?
Fue en 1985 cuando la Ministra de Cultura griega, Melina Mercouri, propuso en un Consejo de Ministros europeo la creación de la Ciudad Europea de la Cultura (esta fue su denominación inicial). La iniciativa se asentó en dos pilares: la constatación de la riqueza y variedad cultural europea y la formación de las diferentes culturas europeas. La primera ciudad elegida fue Atenas en 1985.

¿Qué norma rige la selección?
La selección de la capitalidad cultural ha estado sujeta a varias normativas desde su creación en 1985. Hasta el año 2004, los estados miembro de la UE elegían por unanimidad la ciudad y la Comisión Europea entregaba una subvención que no ha variado mucho desde entonces (1,5 millones de euros). En 2005 se modificó la normativa vigente y la denominación pasó a ser Capital Europea de la Cultura. A partir de 2007 se eligen dos ciudades de sendos estados miembro y se crea un Comité de Selección integrado por 13 miembros independientes.

¿Cómo trabaja el Comité de Selección?
Los 13 miembros del Comité de Selección se dividen en siete personas elegidas por las instituciones europeas y otras seis por el estado que debe presentar la candidatura. Pueden presentarse todas las ciudades que deseen de ese estado miembro, pero finalmente sólo será elegida una, como ha sucedido con San Sebastián, después de una dura pugna entre 16 localidades.

¿Quién decide la ciudad?
Una vez designada por el Comité de Selección el proyecto de la ciudad se presenta ante la Comisión, el Parlamento y el Comité de las Regiones, y finalmente es el Consejo de Europa el que designa oficialmente la candidatura.

¿Cómo se recibe la subvención?
Desde 2010, la UE otorga el Premio Melina Mercouri. Son 1,5 millones de euros que se reciben tras la celebración de la capitalidad.