Público
Público

La cara más femenina del pop art

El museo de Brooklyn, en Nueva York, dedica la exposición 'Seductive Subversion: Women Pop Artists' al impacto que tuvieron las mujeres en el desarrollo del movimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cara más femenina del Pop Art se instala desde hoy en Nueva York gracias a una exposición que el museo de Brooklyn dedica al impacto que tuvieron las mujeres artistas en el desarrollo de ese movimiento del siglo XX.

Bajo el nombre de Seductive Subversion: Women Pop Artists, el museo neoyorquino repasa el legado de las artistas que se vieron atraídas por el Pop Art con la intención de 'revaluar el papel que desempeñaron junto a los integrantes masculinos y más conocidos de ese movimiento', indicaron los responsables del museo en un comunicado.

'Los hombres artistas se convirtieron en iconos de una era, mientras que las mujeres que se dedicaron al Pop Art fueron forzadas a ir en el asiento trasero de la historia', aseguraron los organizadores de una muestra que incluye más de medio centenar de obras y que estará abierta hasta el próximo 9 de enero.

Los visitantes del museo podrán ver piezas que no han sido expuestas en casi cuatro décadas y conocer el trabajo de figuras como Chryssa Vardea Mavromichali, una de las primeras artistas en utilizar el neón en su trabajo, la cineasta Niki de Saint Phalle o la escultora Marisol Escobar, entre muchos otros exponentes de ese movimiento.

El Museo de Brooklyn se ha propuesto mostrar así al público que el Pop Art va más allá de Andy Warhol (1928-1987) y Roy Lichtenstein (1923-1997), quizás sus principales exponentes, y que cuenta con una potente representación femenina. 'A pesar de que los radicales cambios sociales que tenían lugar en los Estados Unidos de los 60, las artistas femeninas del Pop Art han pasado mucho tiempo sin el reconocimiento de los críticos de arte y académicos contemporáneos', añadieron los organizadores.

Según los expertos, las obras de las mujeres del Pop Art son trabajos que muestran una 'mayor colaboración artística' entre ellas que en el caso de los hombres, e incluyen el que llaman 'un comentario empático de carácter social', como principal diferencia respecto al trabajo de sus colegas masculinos.

Centrada en la década comprendida entre 1958 y 1968, la exposición ofrece una completa mirada a un grupo de mujeres que, según los responsables del museo de Brooklyn, fueron 'relegadas a los márgenes de la historia por la discriminación, las expectativas sociales y los precedentes históricos'.

Entre las piezas mostradas destacan la escultura 'John Wayne', de la artista conocida como Marisol y que fue un encargo de la revista 'Life' para un número especial dedicado al cine, y 'Black Rosy', una figura de 2,5 metros y que forma parte de la serie 'Nana' con la que la polifacética Niki de Saint Phalle exploró el papel de las mujeres en el mundo.

También hay presentes pinturas y esculturas de nombres como Evelyne Axell, Pauline Boty, Vija Celmins, Rosalyn Drexler, Dorothy Grebenak, Jann Haworth, Kay Kurt, Yayoi Kusama, Lee Lozano, Mara McAfee, Barbro Ostlihn, Faith Ringgold, Martha Rosler, Marjorie Strider, Kiki Kogelnik, Marta Minujin, Idelle Weber, Joyce Wieland y May Wilson.

La muestra, definida como la mayor exposición centrada sólo en trabajos realizados por mujeres artistas del Pop Art, está organizada por la comisaria Catherine Morris, experta en arte feminista del museo neoyorquino, y la mayoría de obras que la integran se presentaron ya en una muestra similar en la Universidad de Artes de Filadelfia. Varias de las piezas expuestas han salido del catálogo del museo de Brooklyn, mientras que otras han sido cedidas por coleccionistas privados, así como por la Galería Nacional de Arte y los museos Hirshhorn de Washington y Neuberger de Nueva York.