Publicado: 23.04.2014 07:00 |Actualizado: 23.04.2014 07:00

Un Cervantes con Gabo en la memoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La escritora mexicana Elena Poniatowska recibirá este miércoles 23 de abril de manos del rey, el premio Cervantes, el Nobel de las letras españolas, un galardón que no obtuvo el fallecido Gabriel García Márquez, uno de los máximos exponentes de las letras hispanas, porque no quiso aceptar ningún galardón tras obtener el Nobel sueco.

García Márquez hizo en 1994 unas declaraciones en las que aseguraba que no quería recibir el Premio Cervantes de literatura, galardón para el que era uno de los aspirantes más firmes. "Tomé la decisión de no recibir más investiduras como doctor honoris causa, más condecoraciones ni más premios. Una vez que se ha recibido el Nobel, hay que dejar el camino a los jóvenes", afirmó entonces a TVE.

Elena Poniatowska se convertirá mañana en la cuarta mujer que reciba el Cervantes, desde su creación por parte del Ministerio de Cultura en 1976, y tras las españolas María Zambrano, Ana María Matute y la cubana Dulce María Loynaz. Además será la primera que se suba al cátedra (al púlpito) para leer su discurso de agradecimiento.

La narradora y periodista, de padre francés y madre mexicana y nacida en París en 1932, pone con este premio el broche de oro a una vida dedicada a la escritura con más de 40 libros, entre ensayos, novelas, cuentos y testimonio. Una obra, entre la que destaca Hasta no verte Jesús mío o La noche de Tlatelolco.

El agradecimiento a Cervantes, cuya influencia en la vida de Poniatowska fue "inmensa", México y América Latina y el firme propósito de dar voz a las personas más desfavorecidas, a los que no tiene voz, a las mujeres, centrarán el contenido del discurso de esta escritora y periodista comprometida, también conocida como la "Princesa Roja".

Un discurso en el que se sentirá la ausencia y la sombra de Gabriel García Márquez, fallecido el pasado jueves, así como la del poeta mexicano José Emilio Pacheco, amigo intimo de Poniatowska.

Tradicionalmente, el rey Juan Carlos entrega el Premio el 23 de abril, aniversario de la muerte del autor de El Quijote, en una ceremonia solemne que acoge el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, la ciudad madrileña donde nació Miguel de Cervantes en 1547. Pero por problemas de salud, ocasionados por diversas operaciones, el rey ha tenido que estar ausente en los dos últimas ediciones del galardón, de manera que fue el Príncipe de Asturias el encargado de presidir este acto, acompañado de la Princesa de Asturias.

El pasado año fue el poeta y narrador José Manuel Caballero Bonald, el premiado y en 2012 el honor lo recibió el poeta chileno Nicanor Parra, quien por motivos de salud no pudo desplazarse a España y recogió el galardón su nieto, Cristobal Ugarte. Dotado con 125.000 euros, el premio es el máximo reconocimiento a la labor creadora de escritores españoles e hispanoamericanos, cuya obra haya contribuido a enriquecer de forma notable el patrimonio literario en lengua española.

La entrega del Cervantes es el eje central o plato fuerte de los actos que se celebran el 23 de abril, Día Internacional del Libro. En Catalunya se celebra Sant Jordi, en una jornada en que las rosas, los libros y sus autores son los protagonistas en las calles de Barcelona. Y en Madrid se lleva a cabo "La Noche de los libros" con más de 600 lecturas, firmas y conciertos; 530 escritores participantes, así como actividades en 213 bibliotecas públicas y más de una decena de espacios culturales de Madrid.