Público
Público

Chavela Vargas se acusa de todo

La cantante mexicana, de 91 años, publica ¡Por mi culpa!', disco en el que colaboran Joaquín Sabina y Lila Downs

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

91 años y grabando discos. Eso sí que es alcanzar la gloria. Chavela Vargas estrena viejas canciones con una nueva piel. Colabora en el álbum ¡Por mi culpa! (Nuevos Medios) un ramillete mujeres de su agrado: las cantantes Lila Downs, la Negra Chagra, Eugenia León y la violonchelista Jimena Giménez Cacho. Dos amigos acuden a la cita: el parrandero Joaquín Sabina, con el tema Nosotros, y el compositor Mario Ávila, que estrena una pieza nueva con letra de Chavela: ¿A dónde vas paloma?

Aparece también un imprevisto amigo americano, Thomas L. Lauderdale, pianista del grupo Pink Martini, que acompaña Piensa en mí con elegancia vintage. Están las canciones de siempre: La ciudades, Un mundo raro, Las simples cosas, Luz de Luna, Vámonos

'No conozco el alma, miente el que diga que la conoce, no es cierto'

Habla Chavela al teléfono desde la ciudad mexicana donde vive, Tepoztlán. Habla con música en cada sílaba, cargando de suspense palabras y frases, controlando el tiempo. Tan importantes son los sonidos como los silencios. 'Yo soy la única culpable de este disco. ¿Por qué lo he hecho? Quién sabe De repente, esas cosas que tiene la vida, que tiene la muerte. Todavía no conozco el alma. Miente el que diga que la conoce, no es cierto. Se siente, pero no se conoce el alma. Me acuso de todo, como le dicen al cura', confiesa Chavela con un verbo pausado, queriendo tomarse en serio lo que acaba en una risotada.

De entre tantos amigos que participan en el disco, Chavela se deshace en elogios a Sabina. 'Los amigos me han dado de todo, bueno y malo. Sólo me acuerdo de lo bueno. De lo malo no me acuerdo nunca. Con Joaquín Sabina tengo una cosa muy linda, de hermana. Es un hombre extraordinario, muy inteligente, con muchas posibilidades de poeta, un creador por excelencia de todas las cosas bellas de la vida. Sabina me dijo que lleva la huella de José Alfredo y la mía. Yo le digo Joaquinito', comenta Chavela.

En el recuerdo está José Alfredo Jiménez, un amigo inolvidable, uno de los cantautores más grandes que ha dado el habla española, un hombre que puso de reina a la ranchera en el mapa de las músicas del mundo. 'José Alfredo, ah rememora Chavela Hicimos las parrandas con las gentes más borrachas de México. Yo le celebraba sus cosas a José Alfredo, y él a mí. Nos entendíamos muy bien. Íbamos al Tenampa el sábado hasta el amanecer del lunes, tomándonos todo el tequila que hay en México'.

'Sabina es un creador por excelencia, yo le digo Joaquinito'

De José Alfredo canta Un mundo raro, que habla de amores. Pero ahora ese mundo es otro. 'No, el mundo no va ser menos raro. Nada tiene arreglo y nada deja de tener arreglo. Es la contradicción eterna que hay en la gente Este México de ahora no es para mí, ha perdido un poquito de entidad. Pero, en fin, no crean que México es tan violento como lo pintan'.

Nacida en Costa Rica, Chavela Vargas se fue para México a los 17 años. Y esa ha sido su patria desde entonces: 'México me ha enseñado todo lo bueno bebiendo. Me ha enseñado a defenderme de lo malo, que lo importante es hacerte la loca. Me gusta México más que el tequila. Estoy enfrente al Chalchi, un cerro inmenso, como una estatua de piedra del tamaño del mundo. Todos los días le doy gracias a Dios porque todavía conservo los ojos. Le estoy agradecida a la vida'.