Público
Público

Un "cheque en blanco" de la SDAE, en la caja fuerte de Microgénesis

El documento encontrado por la Guardia Civil iba firmado por Neri

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desvinculaciones, poderes notariales, precios de mercado... Los gestores provisionales de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) llevan meses, en concreto desde que la Guardia Civil entró por las puertas del palacio de Longoria (sede de la SGAE), asegurando que se tomaron medidas para evitar que José Luis Rodríguez Neri, presunto cabecilla de la trama de desvío de fondos e imputado por el juez, siguiese vinculado con la que había sido su antigua empresa, Microgénesis, dado que esta iba a pasar a convertirse en el principal proveedor de la filial tecnológica de la SGAE, dirigida por el propio Neri.

Nadie cayó en la cuenta, al parecer, de que los gestores de Microgénesis eran personas del entorno familiar y personal de Neri. Sin embargo, este tenía amplios poderes para pagar a Microgénesis por sus trabajos y una confianza en los gestores de Microgénesis tal que les firmaba cheques en blanco por si necesitaban cobrar y él no estaba presente.

Según el informe de la Guardia Civil incluido en el sumario de la operación Saga, “en la caja de seguridad situada en la sede de Microgénesis se encontró una orden de pago en blanco con membrete de la SDAE, mediante la cual se ordenaría a Barclays Bank efectuar las siguientes transferencias (en blanco). La orden tiene sello de la SDAE y la que parece ser la firma original del señor Neri”.

En sus interrogatorios, la Guardia Civil pregunta al director financiero de Microgénesis, Celedonio Martín, por el citado documento. Este reconoce la firma de Neri, que tiene un trazo peculiar que recuerda al símbolo del dólar, y “lo identifica como un medio para realizar transferencias, argumentando que la causa puede ser que Neri en la fecha del documento pudiera estar ausente y dejó hojas firmadas a Rafael Ramos (también imputado) y esa en concreto no la utilizó”. Además añade que “dicho documento permanecía en la caja fuerte desde 2008”.

Precisamente fue en los años 2008 y 2009 cuando se dispararon los pagos por servicios externos de la SDAE con destino fundamentalmente Microgénesis, fórmula utilizada en principio para el desvío. Mientras que en los años previos la factura había rondado el medio millón de euros y sólo en 2007 se había acercado al millón, en los dos citados ejercicios se sitúa en torno a tres millones de euros cada año. Las cuentas no recogen ningún servicio especial que lo justifique.

Coincide que en 2008 y 2009 los ingresos de la SDAE, que le llegan de lo que factura a la SGAE por darle un servicio que luego subcontrata fuera, disminuyen llamativamente, pasando de 6,2 millones en 2007 a 5,2 millones un año después para quedar en 4,6 millones en 2009.

Al mismo tiempo, Microgénesis (que también recibe ingresos de otras sociedades del grupo SGAE como Portal Latino) ve crecer su facturación que pasa de 3,1 millones en 2007 a 4,7 millones en 2008 y 4,9 millones en 2009.