Público
Público

Los Chikos del Maíz: "Si 'Trap Mirror' se queda corto, será buena señal"

Los adelantos de su nuevo trabajo no han pasado desapercibidos, y han encendido las polémicas a las que estos “musiquillos de origen vasco” nos tienen acostumbrados. 

Publicidad
Media: 3.84
Votos: 25
Comentarios:

Los Chikos del Maíz publican nuevo EP, 'Trap Mirror'.- KORATGE

Los Chikos Del Maíz lanzan nuevo EP, titulado Trap Mirror (BOA), con el que concluyen una intensa etapa entre trabajos de estudio y miles de kilómetros a la espalda. Los adelantos de este nuevo trabajo no han pasado desapercibidos, y han encendido las polémicas a las que estos “musiquillos de origen vasco” nos tienen acostumbrados. No les gusta demasiado hablar con la prensa, y es normal, algunas de sus palabras fuera de contexto podrían provocar que se vieran de nuevo en un lío.

Volvéis con un EP después de una larga gira y me consta que os tomaréis un descanso... ¿A qué se debe? ¿Agotamiento o tramáis algo?

Nega: Pues un poco ambas cosas, de alguna manera sentimos que una etapa llegaba a su fin. Han sido once años con el grupo y seis o siete casi sin descanso, sin tiempo para pararse a pensar, reflexionar, estudiar... Yo al menos necesitaba ese tiempo para mí, quiero publicar un par de libros que tengo pendientes y quizá algún trabajo en solitario. Musicalmente hablando lo próximo será Riot Propaganda, pero al ser dos bandas y mucha más gente, el trabajo se reparte y se hace más llevadero.

Toni: Creemos que todo proyecto tiene que tener descansos y oxigenarse. Son 11 años de grupo en los que no hemos parado y cada vez con más conciertos. Ni el año de Riot Propaganda paramos con Los Chikos del Maíz, seguíamos haciendo bolos. Hemos decidido que pare “la mazorka” por completo para enfocar nuevos proyectos y nuevas ideas. Es un hasta luego, no un adiós.

Después de un disco/libro con 14 temas y 56 páginas, ¿un EP no se queda corto? Las masas se van a cabrear…

T: De normal, la mayoría de grupos, suelen estar un mínimo de 3 años entre trabajo y trabajo, algunos incluso más. Podríamos haber terminado perfectamente este año de gira estirando La Estanquera de Saigón y no editar nada pero, más allá de los conciertos, nos gusta crear canciones. Un disco entero es un trabajo duro, y más si no paras de dar conciertos, pero queríamos sacar al menos 4 canciones como despedida. Si se queda corto, será buena señal.

N: Lo peor va a ser el que aparezca indignadísimo preguntando por qué sólo cuatro temas cuando llevamos meses diciendo y anunciando que es un EP con cuatro temas. Las redes son así, siempre hay alguien que llega tarde. No sé... Nos apetecía sacar algo antes de despedirnos.

En "La Estanquera de Saigón" se notó que habíais trabajado mucho con Habeas Corpus en Riot Propaganda, incluso hay un tema con ellos. ¿A qué suena "Trap Mirror”?

T: Creo que suena a continuidad y cierre del disco. Cualquiera de los cuatro temas podría sustituir a alguna canción del disco y no desentonar. La idea era hacer un epílogo, cerrar el discurso del disco con cuatro canciones que le dieran un final, una despedida a la altura a nuestro mejor trabajo hasta el momento.

N: En lo discursivo y conceptual es una continuación de La Estanquera, pero en lo musical pienso que es distinto, suena más clásico, más purista, más hip hop y con menos influencia rockera. Es una especie de vuelta a los orígenes y al rap que nos molaba en los 90 y principios de los 2000.


Con el adelanto "La soledad del corredor de fondo" ya se ha liado parda. ¿Qué pasó con C. Tangana?

N: Tú lo sabes bien, estabas por allí [risas]. El 15 de marzo de 2015 hacíamos doblete en Madrid. Pasada ya una hora y pico desde que acabó el concierto, salí a hablar con una vieja amiga de Madrid, el público del concierto ya se había marchado y la entrada de la sala estaba casi desierta. Mientras estaba hablando con esta chica y dos de sus amigas, fui agredido sin mediar palabra por dos sujetos. El primero me dio un puñetazo, el segundo me tiró una botella de cerveza vacía a la cabeza que, afortunadamente, erró en su objetivo, algo que considero verdaderamente inverosímil teniendo en cuenta el tamaño de mi melón y la talla de gorras que me gasto [risas]. Poco después huyeron calle abajo. Así es cómo me lo contaron, fue todo muy deprisa. Estás hablando tranquilamente y te cae una hostia, no ves nada, no sabes cuántos son y yo, la verdad, sé rapear, no pegarme.

Cuánto cariño...

N: En un principio pensamos que se trataba de nazis, que siempre nos han demostrado su afecto incondicional vía redes sociales, pero la verdad es que si hubieran sido nazis se hubieran ensañado de lo lindo. La sorpresa llegó cuando el 8 de octubre, el artista anteriormente conocido como Crema, hoy estrella hipster, subía a la red un tema en el que se auto-inculpaba explicando lo ocurrido y adornando el relato hasta el absurdo. La agresión traicionera se convirtió, a golpe de sintetizador barato, es una especie de epopeya de dimensiones bíblicas: entonces la escena en la que estaba hablando con una amiga, se convirtió en el épico “estabas con seis colegas” y donde hubo ataque entre dos y por la espalda botella en mano, se convierte en “me ves llegar de cara…” El súper hombre nietzschano vivía en Madrid y hacía autotune. Quizá se cree Justin Bieber y que todo el mundo lo conoce por la calle. Yo no le había visto en mi vida más allá de algún videoclip. Lo del ego en el rap, ya sabes… En fin, hace boxeo, y se ha puesto muy cachas, pero por fortuna el golpe no fue nada. De hecho, al día siguiente fuimos al médico para hacer parte de lesiones y fue imposible hacerlo porque no había rastro alguno de hematoma. Dos cubitos de hielo puestos a tiempo remediaron el asunto.

¿Y el motivo de la agresión?

N: Parodiamos durante segundo y medio un videoclip/anuncio en el que el citado artista ejercía de mayordomo para una conocida multinacional textil, muy presente y habitual en los actos de las Nuevas Generaciones del PP, el barrio de Salamanca y el Torneo de Roland Garros. Un vídeo en el que además humillaba a un animal salvaje probablemente drogado o amaestrado a golpe de látigo, al que sujetaba encadenado para su propia diversión y sobre todo para rendir culto a la marca comercial. Circos sí, pero sin animales. Y todo a cambio de un par de polos y jerseys de marca.

¿Cómo reaccionasteis al saber que se trataba de C. Tangana y que contaba en una canción que te había agredido?

N: La primera reacción en caliente fue la de llamar a tres colegas e ir a buscarlo a la puerta de su casa –la Stasi nunca descansa– con un bate, partirle las piernas y después subir un vídeo comiendo paella. Tenemos a gente en Madrid que lo está deseando. Pero luego se te pasa el calentón y, siendo sinceros, nunca hemos sido ese tipo de gente, nunca hemos sido macarras, estamos mayores y da mucha pereza, la verdad. Sería vender algo que nunca hemos sido, no va con nosotros. Yo soy el típico que en una pelea de bar intentaría romper un tercio en la barra como en las pelis y terminaría cortándome y sangrando a borbotones. Además, imagínate el titular de Inda en plan “El rapero financiado por Maduro y amigo de Pablo Iglesias va dando palizas por ahí”. También barajamos el sacar de inmediato un tema que desmintiera la epopeya nietzschana, pero viendo el desarrollo de los acontecimientos descartamos la idea: la estrella hipster se dedicaba a explotar el episodio en todas las entrevistas que ofrecía, incluso fue a la tele en mallas a narrar lo ocurrido y decir que se arrepentía. Esta vez el circo fue de tres carpas pero sin animales. La maniobra de marketing se vislumbraba ya evidente y cualquier reacción por nuestra parte hubiera sido avivar el fuego, aumentar la polémica e, inevitablemente, aumentar su celebridad y las visitas de sus temas. No íbamos a caer en su juego, lo mejor era no decir nada y dejar correr los meses...

Y al final le habéis dedicado un tema...

N: Las tortas se van con un poquito de hielo, las canciones quedan para siempre. Ahí queda Los Pollos Hermanos. Él pensaba que nuestra condición de izquierdistas nos obligaba a ser humildes y que no seríamos capaces de restregarle en la cara que, pese a sus constantes esfuerzos, sigue lejos de nuestros números y de nuestro caché. Y esto es lo realmente fascinante y lo que me produce, en el fondo, una perversa admiración. Es como, joder, ¿dónde tienes el límite? ¿hasta dónde serías capaz de llegar por unas visitas y un poco de fama? Sabemos que te esfuerzas, que si tienes que cambiar de un respetable rap noventero al trap para hacer versiones de una estrella pop canadiense lo haces, que si tienes que convertir un temazo en un anuncio de una multinacional para gente pija lo haces, que si tienes que pedir matrimonio vía Youtube lo haces, que si tienes que ir en mallas a la tele a que un hipster te ponga los huevos en la cara lo haces, que si tienes que salir en calzoncillos en Interviú lo haces, que si tienes que ir a pegarle al Nega a la puerta de un concierto lo haces... Y tanto esfuerzo para luego venir a Valencia y llenar un disco-pub para 300 personas... Joder, ese garito lo llenábamos nosotros con 22 años sin haber sacado ningún disco, no sé. Como bien dijo, somos nosotros los que salimos en Prime Time y los que se codean con el poder. Maneja bien la comunicación en redes pero hay que ponerse líneas rojas, cuando vale cualquier cosa, la gente lo percibe.

¿Y qué va a pasar ahora?

N: Pues no lo sé, la verdad. Con un tipo que piensa que un grupo de izquierdas no debe cobrar entrada en sus conciertos, cualquier cosa es posible. El jueves mismo sacó un tema de “respuesta” y le pongo comillas porque se nota que lo tenía preparado esperando que colgáramos un tema: no hay ni una sola mención a nuestro beef. Me resulta incomprensible que alardee de independencia cuando está con Warner y hasta donde yo sé, BOA es una independiente y Warner una multi. No entiendo nada, pero respondiendo a tu pregunta: A ver, tronco, voy a cumplir 38 años, tengo una carrera musical bastante estable, estoy a punto de publicar dos libros y me dedico a cuidar un huerto urbano que me da tomates cherrys... Ni se me pasa por la cabeza ir a esperarlo a la puerta de un concierto. Somos gente relativamente razonable y civilizada que sabe que entrar en esa dinámica no trae nada bueno a largo plazo. Yo qué sé... La verdad es que preferiría que no pasara nada. Lo del jueves fue una locura, fui TT en Twitter durante horas, es más de lo que puedo soportar, es horroroso.

Se metió hasta Pablo Iglesias...

A última hora lo hablaba con él y comentamos que se nos fue de la manos, y que a veces no sabemos medir la repercusión que tenemos. Visto con cierta perspectiva apenas pasadas unas horas, no sé, la gente tendría que estar a otra cosa, no pendientes del beef entre Nega y Tangana, que empieza a tomar tintes de culebrón. De hecho, estamos hablando sobre ello en un diario digital que se supone que es serio [risas]. La verdad es que viendo la que se ha liado, si pudiera echar para atrás… No sé. Tampoco nos hacía falta meternos en este jardín, jodido ego. Porque eres tú, pero no voy a comentar más sobre esta historia en ningún medio. Suficiente circo ya, así que considérate un privilegiado, maldito “revi” a sueldo de Caracas.

Yo me quedo con que sus fans vienen a decirme que “Sí, pero te llevaste el tortazo”. Ahí has ganado ya. Ese sí les delata. Es para contestar “Ya tío, pero es que yo me dedico al rap, no a combates MMA”.

Cambiando de tercio (creo que ha quedado todo bastante claro), las cosas se ponen feas para la libertad de expresión en España... ¿Eso repercute de alguna manera a la hora de escribir rap político?

T: Claro que repercute. Como para hacer una manifestación, para ayudar a parar un desahucio,… ¡Si hasta tienes que pensar qué poner en tus redes sociales! Es alarmante el nivel de represión actual. Por ejemplo, en el adelanto del EP, a la frase “para Pablo Casado: zulo y trabajos forzados” no le di mayor importancia, no la veía punible ni mucho menos, y acabó recitada en los desayunos de TVE y casi en denuncia. Es de locos. Hay que andar con ojo pero nunca autocensurarse porque, si lo haces, definitivamente han ganado.

N: Intentamos no ponérselo fácil y en bandeja de plata al enemigo pero joder, es que tienen la piel muy fina. Caramba con el señorito de la guerra del abuelo y las fosas de no sé quién. Sólo quiero recordarle que un zulo es donde viven muchas familias hacinadas y que trabajos forzados es a lo que se ha condenado a mucha gente joven en este país.

¿Cómo estáis viviendo esa especie de incursión en grandes festivales para acabar lanzando un discurso que posiblemente no aprobaría ninguno de los patrocinadores? Quizá en alguno no os vuelvan a llamar…

T: Mientras demos público y dinero nos van a seguir llamando, y eso es así. Salvando las distancias, sucede algo similar con Salvados. La gente pensaba que tras hablar de las eléctricas o de Inditex y entrevistar a Otegi les iban a cerrar el chiringuito. Pero resulta que es el programa con más audiencia de La Sexta. Es decir, el programa que más beneficio da para Atresmedia de ese canal. ¿Van a cerrar esa gran fuente de beneficio? Ni locos. Total, hay tal sobreinformación que la gente ya ni recuerda si en Bangladesh estaban tan mal o no. Pues con nosotros sucede similar. Somos un grupo que atrae a la gente a festivales. Sería ilógico desde un punto de vista económico que nos dejaran de llamar. Nosotros aprovechamos ese altavoz que son los festivales para hacer llegar nuestro mensaje. Al fin y al cabo, somos sólo un grupo de música. ¿Podemos despertar algunas conciencias? A lo mejor. Pero somos eso, un grupo de música más y tampoco tenemos el público de U2 como para resultar “peligrosos”, creo.

N: Es una cuestión de poder. Nos siguen llamando porque metemos gente en los festivales. Es una relación recíproca: ellos pagan mis facturas y llenan mi nevera y yo les lleno el festival y me cago en sus patrocinadores. Además, participando en este tipo de festivales por un lado haces que el mensaje llegue a mucha más gente y por otro te cubres económicamente para luego poder dar un concierto solidario y destinar los beneficios a distintas causas.

Ahora que lo pienso, esta entrevista llega poco después del preacuerdo entre IU y Podemos. ¿Han confluido también las "diferentes sensibilidades" que conviven en LCDM? ¿Qué os parece la noticia?

T: [risas] Siempre nos dicen lo mismo: que yo soy más de IU y Nega de Podemos. Pero en realidad sólo Nega paga cuota de partido [risas]. Me parece cojonuda la noticia porque este país necesita un cambio y de manera urgente. Existen unas urgencias en la población que no pueden esperar 4 años más o que se solucionen solas. Después, si se consigue poder, ya se verá el resultado. Pero creo que es necesario, al menos, tener opciones de lograr ese poder. Tan necesario como tener las calles activas. Porque el poder institucional sin un respaldo popular (y no hablo sólo del voto) es inútil. Pero, sin duda, la veo una noticia positiva.

N: Como decía un disco de KRS One era “absolutamente necesario”. Creo que se ha abierto una oportunidad histórica que teníamos que aprovechar. Hay que poner toda la carne en el asador y echar los restos y dejarse la piel en la campaña. Además viendo la ira que ha suscitado el pacto entre los mass media, sabemos sin atisbo de duda que se trata de una decisión adecuada.

Ya os hemos visto rajar de Tsipras en los escenarios, ¿tendremos que ver algún día cómo rajáis de Iglesias y Garzón?

T: Yo no descartaría nada [risas]. Aunque contra Garzón... Con esa cara de buen chaval y sus fotos con gatitos, hasta me sabría mal [risas]. En serio, creo que nadie está exento de crítica.

N: Creo que el bueno de Tsipras ha hecho lo que ha podido, estaba completamente solo en Europa, y a nosotros a veces se nos calienta la lengua en el escenario. Respecto a Garzón e Iglesias... Nadie está exento de crítica. Es más, es cuando los nuestros ejercen el poder, que no suele pasar mucho, cuando más alerta hay que estar.