Público
Público

La CIA busca un chivo expiatorio en la nueva temporada de 'Homeland'

Homeland regresa este jueves a España (22.20 horas en Fox) con un primer episodio en el que la CIA y el Gobierno estadounidense buscan a quién echarle la culpa de los 200 muertos en el atentado con el que se cerró la segunda temporada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tercera temporada de Homeland va a ser la de los desafíos. Tras sorprender en la primera y decaer en la segunda según algunos críticos y los académicos de la televisión, que en los Emmy de este año se olvidaron de Damian Lewis en beneficio de Jeff Daniels (The Newsroom), la que comienza este jueves en España será la de la confirmación.

El piloto, que fue emitido por Showtime el pasado domingo, ha tenido una buena acogida entre la audiencia con una media de 1,9 millones de espectadores. Es el mejor dato de estreno de las tres temporadas. Más valioso aún si se tiene en cuenta que competía con el desenlace de Breaking Bad.

Datos de audiencia a un lado, lo que realmente importa a los seguidores de Homeland es qué va a pasar con Nicholas Brody (Damian Lewis) y Carrie Mathison (Claire Danes). El último episodio de la segunda temporada terminó con ambos huidos tras el atentado contra Langley del que el exsoldado metido a congresista y agente doble era el principal sospechoso. Carrie le ayudaba a huir de la zona cero y, una vez lejos, daba media vuelta con la firme promesa de demostrar su inocencia y limpiar su nombre. Con los dos personajes principales separados, los frentes se multiplican para los guionistas.

(A partir de aquí, el texto continúa sobre el contenido del primer episodio de la tercera temporada, aunque sin spoliers de calado).

El piloto emitido el domingo tuvo una audiencia de 1,9 millones de espectadores La tercera temporada arranca dos meses después de aquel final en alto. La CIA, con Saul Berenson (Mandy Patinkin) como director en funciones tras la muerte en la explosión de David Estes (David Harewood), vive sus peores momentos. Además del ataque que costó la vida a 200 de los suyos y destruyó su sede, políticos y opinión pública cuestionan su fiabilidad. Son objeto de una investigación del Senado que intenta esclarecer cómo es posible que nadie viese venir el atentado cometido, según todos los indicios, por Brody.

La directriz que el alto mando ha dado a sus agentes es cubrirse las espaldas. La comisión de investigación no debe saber nada de su acuerdo con el congresista y del chaleco bomba con el que casi mata a medio gobierno en la primera temporada. Con lo que no cuentan es con que tienen un topo, un Snowden de la ficción que filtra documentos que les comprometen y dejan al descubierto a Carrie. Ante tal tesitura, Berenson, que siempre fue un firme defensor de su pupila pese a todo, se enfrenta a una dura decisión. ¿Seguir a su lado o echarla a los perros?


La decisión se desvela al final del capítulo que emite Fox en España este jueves. Antes de eso, el primer episodio de la tercera temporada es un recorrido que pone (casi) todas las cartas sobre la mesa descubriendo en qué punto se encuentran el resto de personajes. La familia Brody sufre el acoso de los medios de comunicación y sus miembros se han convertido en blanco de la ira que no pueden descargar contra el supuesto terrorista, huido. Mujer e hijos afrontan de distinta forma la presión de apellidarse Brody.

Fox emite el estreno dual del primer episodio en España este jueves a las 22.00 horas

Carrie debe enfrentarse sola ante el comité, sin saber si cuenta o no con el respaldo de Berenson, sin su medicación y sin noticias en los dos últimos meses de Brody. Si quiere que la consideren cuerda, será mejor que no airee su teoría de que él no fue el responsable del atentado. Ese es el consejo de su abogada y de su mentor. Su otro compañero en la CIA, Peter Quinn (Rupert Friend), que se negó a cumplir las órdenes de eliminar a Brody de la ecuación la temporada anterior, aparece en Venezuela como agente de campo bajo las órdenes del director en funciones de la CIA. Berenson, por su parte, es director en funciones de la CIA, ha recuperado (al menos presencialmente) a su mujer y se debate entre apoyar a Carrie o hacerle cargar con la culpa.

Quien no da señales de vida en este primer episodio es el congresista Nicholas Brody, que, según anunciaron ya los responsables de la serie, no aparecerá hasta el tercer capítulo. Catalogado como el enemigo público número uno de Estados Unidos, se ha convertido en uno de los hombres más buscados y esconderse no va a ser fácil. En algunas imágenes promocionales de la temporada se le ha visto con capucha y vigilando su espalda. En el tráiler, demacrado, herido y rapado refugiado en lo que parece ser un país árabe. Aunque también empuñando un arma en un jeep.

En España, Fox ha adelantado el estreno en dual del primer episodio a este jueves (22.20 horas), aunque mantiene fija la emisión en VOS para el seis de octubre a partir de las 1.25 horas. Para quienes sigan la serie en esta cadena, los capítulos en dual podrán verse cada jueves y en VOS la madrugada del domingo al lunes.