Público
Público

Cuando Cibeles se viste de color, luce mejor

Las propuestas de Agatha Ruiz de la Prada y Davidelfin destacan en la segunda jornada de la pasarela

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La segunda jornada de Cibeles Madrid Fashion Week ha estado marcada por la festividad del desfile de Francis Montesinos, que celebraba 40 años en la moda, el giro comercial de Agatha Ruíz de la Prada sin perder su esencia y el optimismo colorista de David Delfín que construye y destruye las prendas a su antojo. Teresa Helbig, Roberto Torretta, Hannibal Laguna, Devota & Lomba y Kina Fernández se mantienen fieles a su estilo y forma de entender la moda.

La diseñadora se traslada a Cannes y al glamour cosmopolita de la colonia francesa. Para eso ha roto su monocorde paleta de color (de tonos neutros y nude) para introducir morados, amarillos y rosas, pero eso sí siempre desde la suavidad. Trenzados, tutús y pailletes en una colección para una mujer con un estilo romántico y con toques más atrevidos, como romper el look lady con unas botas de pitón y tacón dorado.

Ella misma lo ha confesado a Público, esta colección 'es la más comercial' de sus 30 años de carrera en el diseño.

De pintora en potencia a artista polifacética, la reina de los corazones y los colores quiere que la primavera-verano 2012 ponerse una de sus prendas sea más sencillo. Por eso, sobre la pasarela piratas vaqueros, minivestidos, camisetas de algodón, algún vestido largo y bikinis llenos de color.

El rojo ha sido de los más abundantes, pero sin protagonizar tampoco una colección plagada de rosa, amarillo, turquesa... También ha utilizado los cuadros de vichy en prendas como pantalones anchos (XXL) y boleros. Aunque su estilo es inconfundible, Agatha Ruiz de la Prada se ha contenido en esta colección en la que apenas se ha disfrutado de sus vestidos arquitectónicos y de imposibles formas, sus locuras varias. Las que llenan de color y alegría una pasarela en la que no se suele arriesgar.

Juega con la dualidad masculino-femenino en la que la mujer siempre gana: bien con vestidos largos y sexys con grandes escotes en la espalda, o con trajes de chaqueta rectos y pantalones de pitillo. Blanco, negro, morado, fucsia, azul eléctrico en los colores. Los tejidos que ha utilizado Torretta han sido el algodón, la seda, el crêp... El diseñador ha definido este trabajo como 'una tormenta tropical de sensualidad'.

El diseñador malagueño se ha vuelto más optimista en ‘Katharsis', una colección en la que no hay un color imaginable que no aparezca. ¿El motivo? Ha robado la idea de los muestrarios de paletas de color y los ha incorporado a sus vestidos, incluso los ha maximizado creando faldas completas.

Delfín mantiene sus señas de identidad como los cortes diferentes y esa de-construcción de las piezas en chaquetas, chalecos y pantalones. Inspirado por un 'rollo deportivo' ha colocado vendajes musculares en forma de tiras de llamativos colores en brazos y piernas a los modelos.

Tanto para hombre como para mujer propone mallas transparentes que deja trozos que parecen 'flotar sobre el cuerpo'.

David Delfín mantiene su colaboración -de ya tres años- con la firma de calzado Louboutin. Pero a nadie se le ocurriría ponerse esos taconazos con calcetines de deporte blanco, o sí, a él. También ha querido jugar (a lo Punky Brewster) con ponerles un zapato de cada color a las modelos. Ha sido de las colecciones más inspiradoras.

Para celebrar sus 40 años en el mundo de la moda, el diseñador se ha rodeado de modelos de hoy (Marina Pérez, Antonio Navas) y de ayer (Estefanía Luyk, María Pineda, Paola Dominguín y Elena Barquilla).

Un derroche de color sobre la pasarela con tonos cálidos (del rojo al amarillo) y sus estampados alegres característicos. Propone hombreras inspiradas en los trajes de los matadores de toros y una reinvención de las peinetas. El croché sirve para chaquetas, faldas y vestidos, pero no renuncia a los volantes y el vuelo. El hombre Montesinos no tiene complejos, usa transparencias, falda y pantalones muy anchos. Ha cerrado su desfile celebración con un vestido de novia espectacular, bañado de flores, y con una maxi peineta.

La colección diseñada por el Presidente de ACME (Asociación de creadores de moda españoles) se titula ‘Maya'. Modesto Lomba explicó: 'El ser humano tiene que reflexionar y analizarse, volver a sí mismo, a su cuerpo, para estar preparado para el cambio en la sociedad', por ello ha optado por la pulcritud y las transparencias, apoyándose en tonos blancos y crudos. Como inspiración de esta colección primavera-verano 2012 está la cultura mexicana, y en especial la corriente de la tribu maya.

'Delicada, sutil y sofisticada', así define ‘Flower Rock', una colección sin sorpresas ni estridencias. Como es habitual en Laguna, los vestidos son la pieza fundamental. Trazos tenues y elegantes siluetas con una paleta de color que tenía blanco, bisón, verde, morado y rojo.

'Me ha constado muchísimo desprenderme del negro, siempre tan ligado a mis propuestas nocturnas', ha desvelado el diseñador.

Un viaje a Leh, la ciudad perdida en pleno corazón del Himalaya, y a la caótica y contrastada Varanasi, villa milenaria de la India. Faldas amplias, ligeras y con movimiento: largas y de largo rodilla. Pantalones y monos de corte oriental y bañadores de lujo, en lunares de lurez y cuerpos dorados. Ligera, sexy y con luz, así es la apuesta de Kina Fernández para el verano de 2012.

En cuanto a tejidos: sedas, organzas, sablés, crepes... Y en cuanto a colores: el contraste. Verde metálico con gris, rosa palo y verde ácido, azul, rojo, avellana y naranja... 'Un juego cromático étnico', define la diseñadora.