Público
Público

Ciegos ante el acontecimiento del siglo XXI

Una notable carencia en las librerías españolas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No es motivo de viñeta. El emigrante en un medio extraño no interesa. Al menos, entre los cómics publicados por las editoriales españolas. A pesar de que, según la ONU, a principios del siglo XXI mil millones de personas son migrantes en nuestro planeta, no es un asunto que se haya tratado por los autores de un país, precisamente, en el centro de la cadena migratoria. No se ha querido mirar hasta ahora la tragedia de seres que han nacido en un lugar y se han trasladado a otro para mejorar su vida, no han entendido que es el gran asunto de este siglo. Afortunadamente, los escasos ejemplos que aparecen en las librerías acallan el olvido tan estridente que se repite temporada tras temporada.

La autora belga Judith Vanistendael dibujó Sofía y el negro, publicado aquí por Norma. Una historia de amor imposible entre Abú, togolés que huye de las pesadillas de un mundo horrible, y Sofía, habitante del primer mundo, portadora de libertades, tranquilidad y bienestar. Machetes, alambres de espino y metralletas, los recuerdos imborrables que alimentan el dolor, más fuerte que el amor.

De nuevo, la relación sentimental como pasaporte legal para el primer mundo. En este caso, Hernán Migoya y Joan Marín crean con la historia de Olimpita (Norma) la vida de una mujer maltratada por un marido cabrío y cañí. Olimpita encuentra un rayito de cariño en Fatou, recién llegado de Senegal, un portento de la naturaleza a plena disposición sexual. Los autores repasan todos los tópicos hipócritas de una esclavitud camuflada.

Shaun Tan es el autor de Emigrantes (publicado por Barbara Fiore), probablemente la mejor novela gráfica sobre migración. En ella, Tan no empleó ni una palabra, todo imágenes, todo lápiz, para no distraer la atención del lector de lo importante, como él mismo dijo en su día. Una metáfora con sabor a ciencia ficción para ilustrar el viaje en busca de la prosperidad, a la fuga de la miseria. Las exigencias de la adaptación a un medio extraño apuntadas con inteligencia, testimonio y poesía. Una obra imprescindible.

El dibujante Eneko cuenta entre sus hazañas haber seguido los pasos de Joe Sacco al recrear en reportaje el viaje de los inmigrantes en pateras camino de las playas de las Islas Canarias. Antes había publicado Mentiras. Medias verdades. Cuartos de verdad (Sins Entido), una selección de sus trabajos en prensa, entre los que se aprecia la tendencia a la denuncia cartelaria contra las fronteras, las prohibiciones, las desigualdades. En una de sus imágenes se lee: 'El emigrante tenía que irse, pero quería llevarse el paisaje'.

El autor de Píldoras azules (Astiberri) encontró en las anécdotas del policía Pierre Dragon materia prima para dos libros, hasta que la relación acabó. Antes de la separación, la segunda entrega, titulada R.G. Bang-kok-Belleville (Astiberri), repasó una investigación sobre actividades ilegales relacionadas con la inmigración clandestina en París. Frederik Peeters descubre la puerta falsa de las mafias que trafican con las esperanzas de los emigrantes.

Desde Argentina y entre brumas, Jorge González dibujó Fueye (Sins Entido) y logró el primer Premio Internacional de novela gráfica de la FNAC, con el relato de la migración argentina. Lapicero y melancolía en tono sepia para los recuerdos más añejos; bocetos, color y apuntes para la narración más contemporánea de la herencia de aquel viaje transatlántico.