Público
Público

Cinco discos censurados por el franquismo: el destrozo causado a las portadas originales

El periodista Xavier Valiño, autor del libro 'Veneno en dosis camufladas', ahonda en las causas morales, políticas y religiosas

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 10
Comentarios:

Portadas de dos discos censurados por el franquismo


Censura moral, censura política, censura religiosa… El periodista y crítico musical Xavier Valiño analiza cinco portadas censuradas por el franquismo. Hay decenas de ejemplos más, que pueden ser consultados en el libro Veneno en dosis camufladas (Editorial Milenio), un arduo trabajo de investigación que revela por qué los censores se aplicaron con la tijera. Aunque algunos de los motivos saltan a la vista...

Sticky Fingers - The Rolling Stones

“Suponemos que lo que le llamó la atención al censor fue el paquete, aunque no existen pruebas escritas. Curiosamente, fue la única ocasión en la que la compañía española no hizo otra portada, sino que llamó a la central en el Reino Unido para pedirles si era posible que diseñasen una portada específica para España”, explica el autor de la web Ultrasónica. “La foto es de Phil Jude y el diseño, de John Pasche, quien me reveló que hubo que agujerear una mesa y una lata para que una mujer —que estaba debajo de la mesa— pudiese meter la mano y luciese sus dedos grasientos”.

Mama Rock & The Sons Of R'n'R - German Rock Scene

“Ésta es una de las doscientas portadas censuradas durante el franquismo por una cuestión moral, que no sólo incluye los desnudos, sino cualquier trozo de carne. Para evitar que se mostrase el culo de una mujer, se le añadió el trasero de un elefante”, comenta Xavier Valiño. “El resultado es un ser amorfo y extraño, pero eso no fue lo peor… Al añadir el animal, se pierde la relación entre la imagen y el título del disco, Mama Rock & The Sons Of Rock 'n' Roll, pues la joven encarnaba a la madre del rock”.

World, Devil & Body - Los Brincos

“Aunque estos torsos masculinos hoy en día parezcan muy inocentes, en su día varias portadas fueron censuradas por mostrar el pecho de un hombre”, asegura el colaborador de Efe Eme y Ruta 66. “Menos mal que Fernando Arbex, batería y compositor de Los Brincos, recuperó años después la portada original cuando se reeditó en disco compacto”. Si bien la foto no incitaba al pecado carnal y aún así fue proscrita, con el título se lo pusieron a huevo a los censores: Mundo, Demonio y Carne.

Sometime In New York City - John Lennon

“Mientras que los tres casos anteriores se circunscriben a la censura moral, aquí nos encontramos con un caso de censura política. Sometime In New York City, de John Lennon, es el disco donde más elementos se han censurado”, afirma Xavier Valiño, quien invita al lector a fijarse en las ocho —u ochenta— diferencias. Un par de pistas: “Mao y Nixon bailan desnudos en el original, mientras que en la edición española son sustituidos por una Estatua de la Libertad a la que le falta la antorcha… o, si lo prefieren, el puño. Pero, sin duda, lo que más llama la atención son los garabatos que hacen ilegibles los textos”. Faltan seis...

Sabbath Bloody Sabbath - Black Sabbath

“Éste es un ejemplo de censura religiosa, motivada por la presencia de un demonio —representado por la calavera y el 666— a punto de abrazar a un moribundo sobre el que se abalanzan hombres y mujeres desnudos”, describe el autor de Veneno en dosis camufladas. Eso motivó que en España se publicase en su lugar la contraportada del disco, de manera que el título pierde el sentido —traducido: Sábado, sangriento sábado—. “Al final, la imagen de la versión editada en nuestro país parece más un velatorio que una orgía satánica”, concluye el crítico musical. Por el camino también se ha extraviado una canción, Who Are You, donde la banda liderada por Ozzy Osbourne le pregunta al diablo: ¿quién eres tú?