Público
Público

Trainspotting 2 Elige la vida… hasta el día que la palmes

El cineasta británico Danny Boyle reúne al equipo original de ‘Trainspotting’ y vuelve a Edimburgo veinte años después. Reencuentro de Renton, Spud, Sick Boy y Begbie, los perdedores más eléctricos del cine, en una película más personal y dolorosa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:

El cineasta británico Danny Boyle reúne al equipo original de ‘Trainspotting’ y vuelve a Edimburgo veinte años después.

"Tomábamos morfina, diamorfina, ciclocina, codeína, temazepán, nitrazepan, fenobarbital, amital sódico, dextropropoxifeno, metadona, nalbufina, petidina, pentazocina, buprenorfina, dextromoramida, clometiazol... las calles rebosan drogas que puedes tomar para combatir la infelicidad... y nosotros las tomábamos todas.

¡Joder, nos habríamos inyectado vitamina C si hubiera sido ilegal!” Veinte años después, Renton, Spud, Sick Boy y Begbie siguen enganchados a aquellos días, a la juventud, al recuerdo del ritmo frenético y de las descargas de adrenalina, pero "entonces no les importaba el tiempo, ahora son ellos los que no le importan al tiempo".

Aquellos personajes de Trainspotting, cuatro de los perdedores más irresistibles, eléctricos y con más encanto del cine –leyendas escocesas de los noventa-, se reencuentran ahora en su decepción y en Princess Street, otra vez huyendo y pisando el asfalto a golpe de baqueta con Lust for Life de fondo. No es el original de Iggy Pop. “La música ha cambiado”. En la carrera de Renton y Spud suena el remix que The Prodigy ha hecho para T2: Trainspotting de aquel súper tema.

Donde lo dejaron

La explosión de energía que Danny Boyle provocó en 1996 con su segunda película fue única. Única para toda una generación, única para el cine británico, única para el cine mundial. Hubiera sido absurdo, una necedad, intentarlo por segunda vez. Pero no era tan insensato rescatar a estos personajes, ahora más cerca de los 50 que de los 40, para ver cómo les iba. “Elige vida”, el mítico monólogo de Mark Renton del primer filme, se ha transformado. Entonces “yo elegí no elegir la vida”, ahora él y sus colegas viven el futuro que no decidieron y que el sistema ha sentenciado para ellos.

Danny Boyle: "La película habla de la masculinidad y del paso del tiempo, de lo mal que se nos da a los hombres aceptarlo"

El cineasta británico con el mismo equipo que entonces -los actores Ewan McGregor, Ewen Bremner, Jonny Lee Miller y Robert Carlyle; el guionista John Hodge, el escritor Irvine Welsh, el productor Andrew MacDonald- y con la baja del director de fotografía Brian Tufano, que ha pasado el relevo a Anthony Dod Mantle, ha vuelto donde lo dejaron.

Imagen de la película 'Trainspotting 2'

"Los hombres se aferran a la juventud, son patéticos"

Renton sonreía cuando se alejaba con las 16.000 libras que había robado a sus amigos. “Ahora voy a reformarme y dejar esto atrás, ir por el buen camino y elegir la vida. Estoy deseándolo, voy a ser igual que vosotros… ir tirando mirando hacia delante hasta el día en que la palmes”. En el camino, ha vuelto a Edimburgo y se ha reencontrado con Spud todavía enganchado a la heroína, con Sick Boy cocainómano y con un negocio siniestro de extorsión a puteros, y con Begbie, más psicópata que nunca después de pasar por la cárcel.

La traición y la venganza están en T2: Trainspotting, una historia que ahora tiene “un dolor genuino” y que, en palabras de Danny Boyle, es “una película que habla de la masculinidad y del paso del tiempo, de lo mal que se nos da a los hombres aceptarlo, que nos aferramos a la juventud siendo adultos. Somos patéticos. Estos personajes son como niños desencantados que no saben crecer”.

Otra estética, otra música, otro siglo

Nada es igual en el siglo XXI. La estética que deslumbró en los noventa ya no es impactante, aunque T2: Trainspotting no reniega de ella, además de añadir nuevos hallazgos. La música es otra. Iggy Pop, Underworld, Lou Reed, Joy Division, Blur o Primal Scream han dado paso a The Prodigy, Young Fathers, Fat White Family y Wolf Alice. El director no es ya el debutante apasionado, los actores tienen arrugas, los personajes han tenido hijos, han estado en la cárcel… La fascinante escena del ‘peor baño de toda Escocia’ no se repetirá…

"Estos personajes son como niños desencantados que no saben crecer", explica Boyle

“¿Qué ha pasado en estos años? En realidad no ha pasado nada. Sólo el tiempo ha pasado factura. Siendo positivos, los personajes están congelados en el tiempo. Siendo negativos, han ido a mucho peor”, dice Boyle, que reconoce que esta historia es “algo que ha vivido con nosotros, pero tenía que llegar el momento de que ésta fuera una película por derecho propio. Y para ello ha tenido que pasar el tiempo y ha tenido que pesar ese tiempo”.

El cineasta británico Danny Boyle reúne al equipo original de ‘Trainspotting’ y vuelve a Edimburgo veinte años después.

"Sabes que aquello no va a ocurrir otra vez"

Sin victimismos, pero con melancolía, aquella pandilla de yonquis de los suburbios de Edimburgo pisa las mismas calles y vuelve al viejo bar en que se conocieron Renton y Sick Boy y que ahora regenta éste. “Ahora Renton es un hombre de mediana edad que ha perdido las oportunidades. Las oportunidades perdidas que no volverán. Es el hombre que no quería ser. Él mismo lo dice: ‘Tengo 46 años y estoy jodido. No tengo nada y dentro de 30 años probablemente todo será igual’", explica Boyle.

"McGregor tiene 46 años y ha rodado sin maquillaje para que se vieran las arrugas de verdad. Se tenía que desnudar porque la película pedía honestidad", explica Boyle

"La película es más personal y dolorosa. La ironía y la arrogancia de la juventud de la primera han cedido espacio a algo más tóxico, con doble ironía. Ewan McGregor perdió 13 kilos y se rapó en 1996, ahora tiene 46 años y ha rodado sin maquillaje para que se vieran las arrugas de verdad. Eso es mucho más doloroso, pero se tenía que desnudar porque la película pedía honestidad. A ningún actor le gusta mostrar su edad”, asegura.

Trainspotting es hoy una película de culto. Se rodó con un presupuesto bajísimo y total libertad. T2: Trainspotting tiene más producción y veinte años de experiencia detrás. “Rodar como entonces es maravilloso, pero es algo que no puedes hacer cuando eres mayor, porque has perdido la inocencia y sabes demasiado. Sabes que aquello no va a ocurrir otra vez. Pero sí hemos querido rescatar ciertos principios".

"Si haces una película con un presupuesto de 15 millones, eres más libre; si la haces con uno de 50 millones, te dicen que tiene que tener un final feliz. En la primera podíamos hacer lo que quisiéramos, pero esos tiempos no volverán. Entonces nadie quería que rodáramos en su calle, ahora todos nos abren la puerta. Las primeras películas siempre son las mejores porque vas a ciegas, dándote golpes, y si sobrevives, harás algo mejor”.

El antes y el después de "Elige la vida"

El cineasta británico Danny Boyle reúne al equipo original de ‘Trainspotting’ y vuelve a Edimburgo veinte años después.

Mark Renton en 1996 (26 años)

“Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos.

Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida... ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: yo elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?”.

Mark Renton en 2016 (46 años)

"Elige vida. Elige Facebook, Twitter, Instagram y espera que alguien, en algún lugar, le importe. Elige buscar viejos amores, deseando haber hecho todo de manera diferente. Y elige ver cómo la historia se repite. Elige tu futuro. Elige reality shows, avergonzar a las putas, difundir porno vengativo. Elige un contrato basura a dos horas de camino. Y elige lo mismo para tus hijos, sólo que peor, y sofoca el dolor con una dosis desconocida de una droga desconocida hecha en la cocina de alguien. Y luego... respira profundamente. Eres un adicto, así que sé adicto. Solo sé adicto a otra cosa. Elige a quién amas. Elige tu futuro. Elige vida".