Público
Público

"Neil Young quería debate político"

El periodista Michael Cerre presenta el documental CSNY/Dejà vu, dirigido por Neil Young, que se estrena mañana en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el año 2006, Neil Young se unió a sus viejos compañeros Crosby, Stills y Nash (CSNY) en una gira surgida al calor de la guerra de Irak. Lo que debía haber sido un paseo por los gloriosos años sesenta se convirtió, por momentos, en una pesadilla: parte de su público ya no estaba en sintonía con el activismo político del grupo. El periodista Michael Cerre estaba allí para contarlo. El resultado es CSNY/Dejà vu, un documental dirigido por Young y escrito por Cerre, que se estrena mañana en España.

«Cada vez que se subían al escenario peligraba su integridad física»

¿Sufrió usted también una especie de dejà vu durante el rodaje?

Sí. Hace cuatro décadas luché en Vietnam. Más tarde, cubrí otra guerra (Irak) empotrado con los marines. Además, conocer a un grupo, CSNY, cuya música me influyó tanto cuando era joven y estaba en Vietnam, fue increíble.

Neil Young le dijo antes de grabar la película que no quería hacer otro documental musical

«Cuando tocaron la canción contra Bush aquello fue un infierno»

Neil me dijo: '¡Por el amor de Dios, nadie quiere ver otra película sobre unos vejestorios de los sesenta subidos a un escenario!' (risas). Quería conocer puntos de vista diferentes al suyo, estimular el debate político,ver si la música podía provocar algún tipo de reacción.

¿Estaba el grupo preparado para las reacciones de rechazo que provocó su regreso?

Stephen Stills me dijo: 'No he trabajado duro durante 40 años para llegar ahora al escenario y que me lancen latas de cerveza a la cabeza' (risas). ¿Cómo iban a estar preparados? Son músicos, quieren que el público les aclame. Les afectó toda esa negatividad, pero al mismo tiempo sentían que el objetivo no era pasar el rato. Cada vez que se subían al escenario peligraba su integridad física

¿Qué es lo que ocurrió exactamente en el concierto de Atlanta?

La mañana del concierto les dije que tenía preparados dos equipos de vídeo por si acaso. ¡Se rieron de mí! 'Eres el clásico periodista catastrofista. Siempre esperando lo peor (risas). La gente va a venir a disfrutar del concierto', me decían los muy incautos. Yo sólo decía: '¿No os dais cuenta de que estamos en el sur profundo?' (risas). Me había pasado la mañana oyendo los talk shows radiofónicos conservadores. Pensé, vale, se ha activado la campaña del miedo otra vez. El concierto comenzó tranquilo, pero cuando CSNY cantaron la canción que habían preparado contra Bush aquello se convirtió en un auténtico infierno (risas).

¿Los asistentes se comportaban así por la coyuntura política de ese momento o porque no querían escuchar canciones politizadas?

Por una mezcla de ambos factores, la verdad. Algunos espectadores habían pagado mucho dinero por oír las baladas que escuchaban cuando eran jóvenes; no querían oír ningún tipo de declaración política.

¿Cómo se sintió al encontrarse a tantos veteranos de las guerras de Vietnam e Irak entreel público?

Fue toda una experiencia. Puede sonar raro que estuvieran ahí, pero hay que entender que CSNY han compuesto preciosas baladas sobre los sacrificios de los soldados y sus familias. Los veteranos no estaban interesados en escuchar opiniones a favor o en contra de la guerra, sólo querían escuchar canciones que reflejaran sus experiencias.