Público
Público

Ochenta años de transgresión

El director francés fue el padre de la Nouvelle Vague y el autor de cintas tan emblemáticas como Alphaville o Pierrot el Loco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Planos diferentes, tramas revolucionarias, cintas distintas, o lo que es lo mismo, el cine visto desde dentro. El padre de la Nouvelle Vague, Jean-Luc Godard cumple 80 años con el espíritu que le hizo uno de los más grandes.

Desde la primera, Charlotte et Véronique, ou Tous les garçons s'appellent Patrick, hasta la última, Filme Socialisme, Godard ha sabido cómo sacar de quicio a espectadores, productores y periodistas. Si Estados Unidos le acusa de 'antisemita' por sus ideas pro palestinas, el director se niega a recibir los premios que le brinda la academia. Si en Suiza, las autoridades legales le exigen el pago de impuestos, Jean Louc Godard les acusa de 'traidores' y 'helvéticos'. Con el director francés no valen las bromas.

Su gran aportación fue 'partir de una historia convencional y rehacer, de forma diferente, todo el cine que se había hecho', tal y como se pudo recoger en unas declaraciones a la prensa en 1959 a propósito de su cinta Al final de la escapada. Película que se considera la primera de la Nouvelle Vague, corriente que cambio el séptimo arte y del que formaron parte entre otros Éric Rohmer, François Truffaut o Claude Chabrol.

Godard fue capaz de revolverse contra el Festival de Cannes, que le había canonizado años antes, durante mayo del 68 acompañado de un buen puñado de estudiantes. Una vez allí, ya nadie pudo negar las exigencias del movimiento estudiantil más importante que se recuerda. Un ejemplo del compromiso del director galo con un modelo de izquierda reflejado en su cine en cintas como La China o Weekend. Todavía le debe agradecer Jean Paul Belmondo aquel regalo en Pierrot el loco.

Después de los gloriosos sesenta, se dedicó a viajar por el mundo durante la siguiente década, empeñado en transgredir. Fruto de ello son cintas como Todo va bien o Vladimir y Rosa. A pesar de que en los últimos años su genialidad no está tan fresca como solía Godard sigue haciendo de las suyas detrás de las cámaras cada vez que se lo propone.Hasta Quentin Tarantino le rinde homenaje con el nombre de su productora Banda aparte, mismo título que una de las películas más emblemáticas del director.