Público
Público

El 'Código Da Vinci' de Francisco de Goya

Un filme revisa la teoría de que el aragonés pudo ocultar su firma en "cuadros secretos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

He aquí una teoría sobre Goya que podría revolucionar el mundo del arte. 1) El pintor de Fuendetodos escondía firmas ocultas entre las sombras de sus cuadros. 2) Sólo hay que fijarse bien para encontrar decenas de rúbricas agazapadas en las penumbras de sus lienzos. 3) Cientos de cuadros de origen incierto pasarían automáticamente a ser de Goya si se acepta la existencia de las microfirmas, pero los expertos en autentificar Goyas menosprecian el hallazgo porque socavaría su credibilidad. ¿Verdad o teoría de la conspiración?

Podría ser una versión española del Código Da Vinci, pero se trata del documental Goya. El secreto de la sombra, de David Mauas, que se estrena hoy en el Museo del Prado. El filme sigue los pasos de un fotógrafo de obras de arte que compra a precio de saldo uno de los presuntos cuadros secretos de Goya e inicia el proceso para convencer al mercado del arte de que se trata de un original del pintor aragonés.

'Desde que trabajo aquí, se han atribuido a Goya unos 8.000 cuadros, pero finalmente sólo cuatro o cinco han resultado ser auténticos', razo-na en el filme Manuela Mena, jefa de Conservación y Pintura del siglo XVIII del Prado.

Mauas mantiene una actitud ambigua sobre la controversia a lo largo del documental. La teoría de las firmas secretas funciona a modo de McGuffin hitchcockiano que le permite hablar sobre la leyenda que rodea a Goya. 'Las leyendas han determinado la imagen de un pintor que, por ejemplo, fue reivindicado como propio en su día por republicanos y franquistas. Goya, el ilustrado. Goya, el amante de las mujeres y los toros. A Goya lo puedes citar casi para cualquier cosa', dice Mauas.

La hipótesis de las rúbricas ocultas sería la última 'leyenda popular goyesca' sobre Goya. 'El problema de las leyendas es que no te permiten llegar nunca hasta el personaje y su obra', resume Mauas.

La idea de que el pintor aragonés se dedicó a la 'obsesiva tarea de microfirmar' sus obras se transforma, por tanto, en una pesquisa sobre 'quién era Goya, qué sabemos de él, qué conocemos, qué suponemos', zanja Mauas.