Público
Público

Una colecta masiva para ayudar a Ai Weiwei a pagar su multa a Hacienda

Las donaciones de sus seguidores alcanzan los 600.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Suena a cuento infantil, o al sueño de cualquier mortal. Levantarse cada mañana y ver que el patio de tu casa amanece inundado de aviones y barcos de papel, todos ellos hechos con billetes de cinco y diez euros. Eso es lo que le ocurre al artista Ai Weiwei desde la semana pasada, cuando comunicó en su Twitter que el fisco chino le reclama 15 millones de yuanes (1,7 millones de euros) en concepto de impuestos no abonados y multas.

Las donaciones comenzaron el jueves, cuando el artista-disidente sugirió a sus seguidores que le hicieran un préstamo para poder pagar los ocho millones de yuanes (900.000 euros) que Hacienda le reclama como pago inicial para el 15 de noviembre.

La mayoría de las donaciones llegan a través de transferencia

La respuesta fue inmediata y se ha ido multiplicando exponencialmente cada día, hasta alcanzar ayer un total de cinco millones de yuanes (572.000 euros) recaudados en donaciones particulares.

No obstante, el gesto romántico de lanzar aviones y barcos de papel por encima del muro del estudio del artista chino supone un porcentaje mínimo de las donaciones. La mayoría llega mediante transferencia a su cuenta bancaria, a su cuenta Paypal y también a través del correo postal. Los asistentes de Ai Weiwei están registrando todas las aportaciones para poder reembolsarlas en el futuro.

'Es la expresión de lo que siente la gente sobre lo ocurrido'

El artista chino reconoce que captar dinero no es el principal cometido de su campaña, pues se reconoce con recursos suficientes para pagar la multa a Hacienda. 'Estas donaciones no suponen sólo dinero, sino que son la expresión de lo que siente la gente sobre lo que ha ocurrido', indicó ayer Ai Weiwei, el artista chino más conocido a nivel internacional y también uno de los críticos más implacables de la dictadura del gigante asiático, quien pasó 81 días encarcelado en un lugar desconocido antes de ser acusado de evasión fiscal, delito que el Ai Weiwei niega y considera una excusa del Gobierno para castigarle por sus ideas políticas. 'Lo que la gente quiere es expresar su opinión, así que lo que haremos es guardar temporalmente el dinero y devolverlo', declaro Ai Weiwei ayer al diario The Guardian.

El artista chino todavía no ha decidido si pagará los 15 millones de yuanes reclamados por el departamento de Hacienda. Días atrás advirtió que hasta que no le devuelvan sus libros contables (sustraídos por la Policía cuando fue arrestado por sorpresa en el aeropuerto de Pekín) no efectuará ningún pago.

El Gobierno 'puede hacerte lo que quiera y cambiar la ley para que eso sea legal. Esa es la forma en la que ellos hacen las cosas, no me hago ilusiones', indicó Ai Weiwei respecto a la posibilidad de que las donaciones le acarreen nuevos problemas con las autoridades.

Los seguidores de Ai Weiwei están sorprendidos de que las autoridades chinas no hayan cancelado todavía las cuentas a las que está llegando el dinero donado, aunque el diario oficialista Global Times sugirió ayer en una editorial que dichas transferencias podrían constituir un delito de 'recaudación ilegal de fondos', ya que toda donación necesita ser aprobada oficialmente en China.