Público
Público

La compañía de Pina Bausch abrirá un Festival de Otoño con menor presupuesto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La compañía de danza de la recientemente fallecida Pina Bausch abrirá la XXVI edición del Festival de Otoño, que se celebrará el próximo noviembre y contará con un menor presupuesto, lo que ha obligado a acortar en una semana su duración y disminuir el número de espectáculos, aunque no su calidad.

Así lo ha explicado hoy el director artístico del certamen durante los últimos diez años, Ariel Goldenberg, quien estuvo acompañado por el consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, Ignacio González y el director de los Teatros del Canal, Albert Boadella.

Ésta será la última edición en que el Festival de Otoño se celebrará en sus fechas habituales -este año del 4 al 29 de noviembre-, pues, como ha anunciado Goldenberg, el certamen se trasladará a la primavera, concretamente, en 2010, tendrá lugar del 6 de mayo al 6 de junio. 'Ya estamos preparando la programación, aunque todavía falta ponerle el nombre definitivo', añade el director.

La muerte de Pina Bausch ha tocado de lleno al certamen, pues la coreógrafa era una habitual de este festival, hasta el punto de que siempre que vino a Madrid lo hizo en el marco del Festival de Otoño, excepto una ocasión en que fue invitada del Teatro Real.

La compañía de la coreógrafa alemana abrirá el certamen con Kontakthof, pieza retomada por Pina Bausch el año pasado para dos compañías: una formada por niños y otra por mayores de 65 años; y será ésta última la que vendrá a Madrid.

Pero además el festival está trabajando, junto al Instituto Alemán de Madrid, para organizar un homenaje a la coreógrafa fallecida, según ha anunciado Ariel Goldenberg.

El Festival ha visto cómo su presupuesto habitual en los últimos años - tres millones de euros- se ha visto reducido hasta los dos millones y medio, lo que ha acortado la duración del certamen y rebajado el número de espectáculos.

'La calidad del programa no se ha visto perjudicada gracias a la ayuda que nos han brindado algunas Embajadas, como el 'Ente Teatral Italiano' y la Embajada de Italia, que nos ha permitido cerrar el festival con el 'Piccolo Teatro de Milano'', apunta Goldenberg.

Y añade: 'Las Embajadas de Francia y Alemania también han sido apoyos esenciales y estos países son puntos fuertes en la programación; algo esencial dado que este festival siempre se ha centrado en Europa y en el teatro; aunque acoja otros países y otras disciplinas, en menor grado'.

Un programa variado

Un programa heterogéneo, que combina artistas clásicos con los más vanguardistas en 35 espectáculos de teatro, danza, circo y música; de seis compañías españolas y 29 procedentes de 19 países; que se repartirán en 21 espacios de Madrid y diez municipios de la Comunidad; incorporándose este año como sede principal los Teatros del Canal.

Entre las presencias destacadas: en teatro, habituales como el canadiense Robert Lepage con 'The Blue Dragon', epílogo de su trilogía sobre dragones. O los argentinos Daniel Veronese y Claudio Tolcachir, dos nombres que se están imponiendo en Europa.

En el capítulo de danza; María Pagés quien junto al belga Sidi Larbi Cherkaour estrena Dunas; El bailaor Israel Galván; la coreógrafa portuguesa Tania Carvalho; y los artistas belgas Anne Teresa De Keersmaeker, Jan Lauwers, y Koen Augusstijnen.

En el terreno musical; el compositor japonés Ryuichi Sakamoto, autor de bandas sonoras tan conocidas como El último emperador presentará su último disco Out of noise. Mientras que en el Circo Price se podrá ver un espectáculo de circo vietnamita o números de circenses de Túnez.

El vicepresidente y consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, señaló que el Festival de Otoño 'no trata de perjudicar ni eliminar a nadie, sino de ampliar y cubrir la oferta cultural de Madrid y ayudar a ponerla a la altura de otras capitales de primer nivel internacional'.