Público
Público

Confesiones a lomos de un Seiscientos

El periodista Jorge Todolí recopila más de 50 grandes anécdotas con algunas de las personalidades que tienen a bien subirse en su bólido. El libro reúne instantes hilarantes con personajes clave de la cultura y también de la política.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Autoentrevistas', por Jorge Todolí

“Esta es la historia de un periodista que estaba aburrido en casa y un día decidió arrancar su Seiscientos para subir a famosos y charlar con ellos mientras se daba una vuelta por la ciudad en su programa Autoentrevistas”. Así explica Jorge Todolí el germen de un proyecto que ha derivado en libro. Confesiones en un 600 recopila más de cincuenta invitados que se ha pasado al volante de ese símbolo del desarrollismo patrio.

“Ha sido como mi segunda casa por momentos —explica Todolí—, he vivido situaciones irrepetibles, para mí ha sido un lujo poder pasar media hora con todos estos invitados y por eso quería recopilarlos en este libro”. El anecdotario resultante es copioso; José Luis Cuerda al borde de la lipotimia en pleno mes de julio, Ara Malikian sacando su violín por la ventanilla ante el desconcierto de los transeúntes o Elpidio Silva exhibiendo sus conocimiento de mecánica vintage… Todolí nos selecciona alguno de esos instantes para el recuerdo:

Cuerda: "El animal más tonto es el mil millonario"

"Lo tuve paseando por Goya a lomos del Seiscientos durante media hora y pensé que le iba a dar un patatús. Su sentido del humor es único y durante la charla nos confesó que su padre había tenido un Seiscientos de segunda mano de color rosa chicle"

Joaquín Reyes, el Tesla del humor

"Este hombre, que cuando vio Amanece que no es poco, su cabeza le hizo ¡chim-pum-flas!, es un gambitero de los auténticos, no para en casa, siempre está enredando para sacar algo nuevo. Es el Tesla del humor, innovando con nuevos programas y personajes continuamente. Me maravilla su capacidad de improvisación, es tan impredecible como gracioso. Lo tiene todo"

Piraña, una panadera le cambió la vida

"De nombre Miguel Ángel Valero, aunque todos lo conocemos como Piraña, el niño bonachón de la mítica serie de la infancia Verano Azul tiene unos recuerdos entrañables del intenso rodaje de la serie. Nada más subir al Seiscientos hacemos un regreso al futuro de los años ochenta. Le recuerda al olor de cuando se iba de veraneo a la playa. Al acabar, aparcamos y llamamos a Espinete para que se saludaran y recordaran la infancia".

David Trueba, un escolapio tardío

"Qué decir de uno de los mejores cineastas de nuestro país, de un conversador tranquilo y pausado, que cada vez que abre la boca es para decir algo interesante y bien razonado. Conoció y trabajó con Rafael Azcona y Fernando Fernán Gómez, lo cual es digno de admiración".