Público
Público

"La corrupción del franquismo es la misma de ahora"

Entrevista con el escritor Juan Eslava Galán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Paco, hay que ver cómo ha mejorado la vida de los españoles desde que tú los gobiernas. Sin ir más lejos, mira cómo vivíamos nosotros antes y cómo vivimos ahora'. Este chiste, que reproduce una conversación entre Carmen Polo y Francisco Franco, es uno de los muchos que pululan por De la alpargata al seiscientos (Planeta), crónica de la vida cotidiana de los años cincuenta escrita por Juan Eslava Galán.

07. Este libro está plagado de chistes. ¿Son imprescindibles para entender aquella España gris?

Sí. Si le quitamos el humor lo que queda es muy triste. Además, entonces se hacían chistes de Franco porque esa era la expresión del lenguaje político. Era un estado policial.

06. ¿Cómo era España en los cincuenta?

Era una España sometida. Un pueblo aborregado, muy machacado por la propaganda franquista. Y Franco es un hombre que no da golpe. Lo único real es la gente que se mata a trabajar.

05. El libro recoge sucesos políticos como los acuerdos con los norteamericanos y el Vaticano.

Franco se bajó los pantalones con esos acuerdos. Nos echamos en brazos de EEUU y del Vaticano por migajas. Y eso es determinante porque aquellos acuerdos de Franco los van a reiterar en la época de UCD y todavía los estamos sufriendo.

04. ¿Esa es la fuerza de la Iglesia hoy?

No tienen la influencia de antes, pero los obispos tienen cogida a la democracia por los huevos por los acuerdos de 1979. Y hasta que aquello no se revise no va a cambiar.

03. ¿Ha querido acabar con el mito del desarrollismo?

Sí, porque cuando uno recuerda, los aspectos sórdidos se evitan. Pero aquella era una España lamentable y lamentablemente dirigida por gente que no tiene ninguna categoría moral.

02. ¿Qué ha aprendido de esta mirada a España?

Hasta qué punto el poder omnímodo que se da en una dictadura o en una democracia mal entendida como la que tenemos lleva a la corrupción.

01. ¿Mal entendida?

Sí, porque somos una democracia imperfecta, con mucho voto cautivo. La misma corrupción que había entonces a nivel gubernativo es la que hay ahora.