Publicado: 10.12.2011 08:00 |Actualizado: 01.09.2015 15:52

Las 'covers' del cómic español

Ilustradores melómanos interpretan las portadas de discos más icónicas de la música pop, de Nirvana a The Beatles.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Arriba, 'Sgt. Pepper', de The Beatles. Abajo, 'Never Mind', de Nirvana.

Las relaciones de los ilustradores con las bellas artes siempre han sido promiscuas. Miguel Ángel Martín, por ejemplo, trascendió el cómic con sus escarceos en la trastienda de la música. El autor del escatológico Psychopathia Sexualis y del más cerebral Brian The Brain es el responsable de la imaginería de la discográfica Subterfuge, de portadas de discos facturados por bandas de culto y de una tira para la revista Factory cuyo título, Big Whack, rendía homenaje al grupo embrionario de Steve Albini, Big Black.

"Mi trabajo está más influenciado por la música que por ningún otro lenguaje", confiesa Martín, cuyo último crossover consiste en llevar a su terreno las portadas míticas de la historia del pop. Es el encargo que le han hecho los fundadores de Vidas de Papel, una web que ha reclutado a algunos de los dibujantes patrios más destacados para que interpreten el trabajo gráfico de elepés como Nevermind (Nirvana) o Sgt. Pepper (The Beatles).

"El reto está en que me propongan álbumes que no son mi rollo", explica Martín, que ha presentado a unos Lennon, McCartney, Harrison y Starr embozados en máscaras de caucho, un "fetiche sexual" recurrente en su obra. "Yo hubiera preferido trabajar menos y hacer una versión del Álbum Blanco", añade entre risas, aunque reconoce la complejidad de dar con una capa no sólo emblemática sino también interpretable.

"Un grupo icónico como Joy Division no las tiene", opina Martín. "Dylan me encanta, pero siempre sale su cara", tercia Manuel Rodríguez, diseñador y responsable de Vidas de Papel junto a Aitziber Arranz. "No podemos limitarnos a los discos que nos gustan, porque deben ser reconocibles".

En la recámara aguardan London Calling (The Clash), Wish You Were Here (Pink Floyd) y Pet Sounds (BeachBoys), pero el desafío pasaba por abordar en el lanzamiento del proyecto una grabación reciente que hubiese adquirido la categoría de inmortal.

Eligieron Nevermind por lo que significó para la juventud que brincó con el grunge en los noventa. "El bebé tras un billete representa a quienes lo hemos tenido todo, una generación cuyo único objetivo ha sido perseguir, como burros, la zanahoria", critica Rodríguez, que contó con Alberto Vázquez para la reencarnación del superventas de Kurt Cobain.

"Fue mi primer disco. Es simbólico y todavía permanece en el inconsciente colectivo, por eso me impuso mucho respeto interpretarlo", reconoce Vázquez, quien estableció paralelismos con el desgraciado final de la banda de Seatle. "El bebé se pega un tiro en la cabeza como su cantante y el billete entre sus manos indica la enorme cantidad de dinero que movió el grupo".

Paco Alcázar y Raúl Arias secundan a Vázquez. David Sánchez y Mauro Entrialgo –también enrolado en otras travesías musicales– acompañan a Martín. Sus covers se presentan en carpetas de tres serigrafías numeradas y firmadas, como autógrafos de unas estrellas del rock.