Público
Público

El otro crepúsculo se hace llamar Joe

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una voz medio desafinada canta sobre una caja de ritmos y una escueta línea de teclado: 'Ya hace calor y los días se hacen más largos'. Parece una melodía infantil, pero está incluida en un disco de estética oscura y referencias medievalistas. Es Supercrepus, el nuevo disco de Joel Iriarte (Barcelona, 1981), más conocido como Joe Crepúsculo, una de las últimas sensaciones de la escena independiente española.

Sus canciones están disponibles gratuitamente a través de Internet, como todas las referencias de su sello, Producciones Doradas (apunten otros nombres de www.produccionesdoradas.com: Tarántula, Centella, Tu Madre).

De Joe Crepúsculo (también teclista de Tarántula) ha dicho el escritor Agustín Fernández-Mallo que hace 'dark al sol, con puntos oscuros pero a la vez una pátina muy española'. Algo hay de gótico en la música de Crepúsculo, y no sólo el nombre. Pero también hay synth-pop (de Family a Zombies, pasando por Astrud y Dinarama), soft-pop, primitivismo a lo Pascal Comelade y la influencia vocal de un inclasificable como Albert Pla.

'Eso de cantar desafinado es por buscarle el rollo a mi voz. Yo no tengo buena voz para cantar, entonces, para darle un rendimiento óptimo a veces tengo que desafinarla, incluso cantar de formas diferentes en el disco para que no sea tan pesado'. Es curioso, pero su segundo disco en poco más de seis meses (tras el debut Escuela de Zebras) no se hace pesado aun conteniendo nada menos que veinte canciones.

Un disco doble de los de antes de Internet que, sin embargo, se vende sólo por la red (y lleva más de mil descargas en tan sólo quince días). 'Todo el mundo me decía que tenía que haber elegido, pero es que a mí me gustaban todas y, en lugar de ir quitando, lo que hice fue ir añadiendo y añadiendo hasta que lo dejé en veinte. A mí me ha gustado cómo ha quedado, no quitaría ninguna'.

Supercrepus no es más que un fascinante tratado sobre el amor, pero con frases como: 'No es fácil amar en tiempos de democracia, cuando la moral ha perdido toda su eficacia'.