Público
Público

"La crisis de 2008 trajo consigo la muerte de la democracia"

Entrevista al documentalista alemán Andres Veiel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con 15 años, el documentalista alemán Andres Veiel (Stuttgart, 1959) acudió a los juicios en Stammheim contra los líderes de la Fracción del Ejército Rojo Andreas Baader, Gudrun Ensslin y Ulrike Meinhof. Ese momento de idealización adolescente se ha convertido en un argumento recurrente en su cine. Si en Black Box BRD (2001) yuxtaponía las biografías de los asesinos y de sus víctimas, ahora con Si no nosotros, quién, debuta en la ficción con una recreación del germen del terrorismo germano. La película se alzó con el Giraldillo de Plata y el premio al mejor actor en el pasado Festival de Cine Europeo de Sevilla, y que acaba de llegar a las salas de cine.

¿Cuánto tiempo necesita un país para digerir un episodio tan convulso como la Segunda Guerra Mundial?

Analiza los motivos y contradicciones de la Fracción del Ejército Rojo

Requiere una o dos generaciones. De hecho, todavía no nos hemos deshecho de la sombra del pasado. En los sesenta era una herida abierta, resultaba muy duro plantear preguntas. Los jóvenes buscaban una identificación, pero no podían hallarla en unos padres involucrados en el nazismo. Tuvieron que buscar nuevos héroes, como Mao, Lenin e incluso Stalin. A los nietos les resulta más fácil preguntar porque no dependen de los abuelos.

¿Por qué no erige a los protagonistas en héroes?

Ese era el reto. En Alemania tenemos dos perspectivas, una es que eran criminales y lunáticos, y la otra es considerarlos héroes políticos, de forma que me propuse hallar el punto intermedio, hacerlos humanos. Para ello hablé con más de 30 testigos. El problema es que me enfrenté a muchas contradicciones.

'Necesitáis reaccionar. España está a punto de la bancarrota'

¿También fue víctima de esa corriente de idealización del terrorismo?

Para mí eran iconos, capaces de entregar su vida por propósitos de alto nivel ideológico. Crecí en una familia muy conservadora, mi abuelo fue general en la guerra, así que viví el conflicto en primera persona. Acudir al juicio fue pasar al otro lado.

¿Por qué regresar al periodo si ya lo había trabajado en 'Black Box BRD'?

Al leer el libro de Gerd Koenen, Vesper, Ensslin, Baader. Prehistoria del terrorismo alemán, concluí que esta historia todavía no se había contado. La gente desconoce que al principio de los sesenta, Gudrun estuvo envuelta en la reedición de literatura nazi, ni saben de su agresiva actitud de autodestrucción. Existen películas sobre este tema, caso de RAF: Facción del Ejército Rojo (Uli Edel, 2008), una cinta de acción que muestra lo que sucedió, pero no el porqué.

¿Fue un movimiento nacido en un momento equivocado?

Su lucha política era una necesidad lógica derivada del pasado, de las crueldades de los años sesenta y del fascismo circundante: ahí estaban España, Portugal Y no era descabellado pensar que Alemania corriera la misma suerte que Grecia. Gudrun decide no esperar a que el fascismo se haga palpable, sino pelearlo desde los primeros síntomas. Esta es la historia de una carrera de relevos, el padre tenía un pie en la resistencia, pero finalmente se enroló en el Ejército, fracasó, de modo que le transfirió el testigo a su hija.

¿Por qué se ha pasado ahora a la ficción?

Por un lado quería echar un vistazo a los primeros años del terrorismo, ya que muchas películas arrancan en 1968, cuando la revuelta estudiantil reprimida por la Policía hizo que muchos se radicalizaran. Y por otro pretendía mirar el presente, ya que el filme analiza cuándo la gente decide que ya ha tenido suficiente.

¿Cómo extrapola aquel momento al presente?

En 2008, cuando arrancó este trabajo, me sentía incómodo: la clase política decidió que el dinero del Estado debía destinarse a rescatar el sistema bancario, sin consultarnos. Fue la muerte de la democracia. Actuaron por encima del Parlamento, decidieron por nosotros. Sentí que me ahogaba, porque nadie reaccionaba. Pensé que debíamos echar una ojeada a finales de los sesenta para ver cuál era el carburante de este movimiento.

¿Qué sensación le despierta el 15-M?

En Alemania no se ha dejado sentir el verdadero impacto de la crisis, porque la tasa de desempleo todavía es muy baja. Pero en España existe una necesidad de reacción. Estáis cerca de la bancarrota. Es el momento de debatir de qué forma podemos reaccionar hoy en día de una manera apropiada.