Público
Público

Crisis de identidad y revolución en el Vaticano

El director italiano Nanni Moretti vuelve con esta sátira sobre la iglesia dónde un Papa sufre una crisis después de la fumata blanca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'HABEMUS PAPAM'

DIRECTOR: Nani Moretti

GÉNERO: Tragicomedia

NACIONALIDAD: Italia

REPARTO: Michael Piccoli, Nanni Moretti

DURACIÓN:  114 Minutos

EN SÍNTESIS

Hay fumata blanca en la Capilla Sixtina. Tras sesuda deliberación, 108 cardenales deciden quién va a ser el nuevo sucesor de San Pedro. Su trabajo finaliza cuando eligen a Meville (Michel Piccoli), pero cuando este debe asomarse al balcón de la Plaza de San Pedro, sufre un ataque de ansiedad. La curia romana y los creyentes contienen el aliento hasta su recuperación.

COMENTARIO

Fellini, Pasolini, Rossellini... Moretti. Algo tiene el agua cuando la bendicen y la iglesia católica para generar tantos conflictos ético-artísticos en los rojeras italianos de relumbrón. Tampoco es el misterio de la Santísima Trinidad: el catolicismo empapa todo lo que nos rodea (y si no, que se lo pregunten al programa del PP para el 20-N). En un primer momento, puede parecer que Nanni Moretti (La misa ha terminado, Caro diario, La habitación del hijo) se haya acercado al problema con beatífica actitud. Los purpurados son niños grandes en un parvulario de mármol de Carrara: se enfadan si pierden a las cartas, juegan a la pelota, quieren hacer turismo sacro... No hay intrigas palaciegas a lo Dan Brown, no hay crematísticas tentaciones pecaminosas a lo Francis Ford Coppola. En segunda instancia, sin embargo, la crítica de Moretti es de un calado mucho mayor: lo que plantea es una cuestión que, de puro humana, hace que se tambalee la misma idea del catolicismo. ¿Qué ocurriría si Dios no fuera infalible, si sus designios están equivocados y sus elegidos tienen serias dudas tan terrenales como que de verdad merezcan su gracia? El viaje espiritual del sumo pontífice Melville sorprende por inaudito y rabiosamente revolucionario: nadie, desde un señor llamado Jesucristo, en un lugar llamado el Huerto de los Olivos, se había planteado en el seno de la iglesia la pregunta de ¿por qué yo, señor?

IN CINECITTÀ VERITAS

Resulta asombrosa la ambientación del filme, realizada en los estudios romanos de Cinecittà, donde se han reproducido desde la Capilla Sixtina hasta la Sala Regia. Los amantes de la ciudad eterna también podrán reconocer el Palacio Farnesio y la Villa Medici. La Santa Sede no ha protestado demasiado al suprimirse del montaje final de Habemus Papam' la escena de la muerte del papa, que ellos asociaban a Benedicto XVI.