Publicado: 23.11.2015 18:00 |Actualizado: 23.11.2015 18:00

Cristóbal Colón no trajo la sífilis a Europa a su regreso de América

El descubrimiento de varios casos de sífilis congénita en esqueletos que datan de 1320 desmiente que fuera Colón quien la trajera en 1495.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Esqueleto recuperado de las excavaciones en la plaza de la catedral de St. Pölten. EUROPA PRESS

Esqueleto recuperado de las excavaciones en la plaza de la catedral de St. Pölten. EUROPA PRESS

MADRID.- En 1495, una "nueva" enfermedad se extendió por toda Europa: la sífilis. Se ha creído que Cristóbal Colón trajo esta enfermedad de transmisión sexual al regreso de su viaje a América.

Sin embargo, investigadores de la Universidad Médica de Viena han descubierto varios casos de sífilis congénita que datan de 1320, en esqueletos de excavaciones en el plaza de la catedral de Saint. Pölten (Austria). "El descubrimiento refuta claramente la teoría previa", dicen los líderes del estudio Fabian Kanz y Karl Grossschmidt.



La sífilis congénita, que se transmite de una madre embarazada a su hijo en gestación, fue identificada inicialmente por cambios de los dientes de los esqueletos del siglo XIV. "Encontramos los llamados dientes de Hutchinson con muescas y bordes centrales convergentes y molares de morera, que son signos característicos de la sífilis", explicaron los autores. Sus hallazgos han sido publicados en el Journal of Biological and Clinical Anthropology.

Los investigadores analizaron secciones finas sin descalcificar de los huesos y los dientes de los esqueletos para el examen y el análisis histológico. Estas secciones, que sólo puede producirse en pocos centros de investigación en todo el mundo, fueron examinadas por un microscopio óptico con una técnica especial para determinar morfológicamente el agente patógeno involucrado.

Hasta ahora, un total de 9.000 esqueletos, algunos del siglo IX, han sido recuperados de las excavaciones en la plaza de la catedral de St. Pölten. El gran número de individuos con interés arqueológico desenterrados resulta único en Europa.

Este notable descubrimiento de la evidencia más temprana de la sífilis entre 1320 y 1390 está a la espera de confirmación mediante pruebas moleculares biológicas y la proteómica (examen del proteoma utilizando métodos bioquímicos).