Público
Público

La cruzada de Tom Stoppard por un mundo más justo

El CDN edita en castellano y montará la obra del británico 'La costa de Utopía'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tom Stoppard no estaba ayer en su mejor momento para hablar de La costa de Utopía, una obra de 2002 que el Centro Nacional Dramático presenta por primera vez en castellano. Tras asistir el martes a la función Realidad, otro texto suyo, en el Teatro María Guerrero de Madrid, se fue 'de bares hasta altas horas' con los actores de la obra. Pero el dramaturgo británico, nacido en la antigua Checoslovaquia en 1937, tenía toda su cabeza para hablar de lo más importante: el teatro. 'Su razón de existir es reunir a la gente, reflejar la sociedad y, sobre todo, debe ser un placer', dijo Stoppard.

En el escenario del María Guerrero, Stoppard dejó las cosas claras: 'No quiero que la gente se lleve una impresión falsa sobre La costa de Utopía'. La obra es una trilogía Viaje, Naufragio y Rescate que transcurre entre 1833 y 1868 y narra las vidas del anarquista Mijaíl Bakunin, del crítico literario Vissarion Belinsky y del ideólogo de la revolución campesina Alexander Herzen. Más de 300 páginas, nueve horas de teatro. Esta historia 'una gran lección de vida y de teatro', según el crítico Marcos Ordoñez 'no son horas de discurso filosófico y de teoría política, sino una obra sobre personas que hacen lo mejor que pueden en amor, en política, en gastronomía... Son personas que intentan vivir lo mejor posible donde viven y, aunque fracasan, se ríen', matizó Stoppard.

Cuando se le preguntó sobre la vigencia del sentimiento revolucionario en la actualidad, el dramaturgo se escondió detrás de la humildad del escritor: 'Sólo soy un dramaturgo, no tengo por qué ser especialista del tema sobre el que escribo'. Sin embargo, es consciente de que el rol de los intelectuales es 'recordar a todos nosotros que nuestros problemas sólo son cuestiones morales sobre lo correcto y lo justo'. 'Seguimos buscando las respuestas, aunque sean tan claras para los niños', añadió.

La costa de Utopía es, según su autor, un texto más que actual, porque trata del 'deseo humano de utopía, de una cruzada cada vez más difícil de encontrar una sociedad justa'. Y por ello, Stoppard pidió 'muchísima fe'.