Publicado: 29.04.2015 09:00 |Actualizado: 29.04.2015 09:49

Cuatro siglos de silencio

'Mujeres y criados', la obra inédita de Lope de Vega, se estrena hoy en el teatro Español

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
lope de vega

Un ensayo de la obra de Lope de Vega.- A. A-D

MADRID.- Lope de Vega vuelve a casa, el antiguo Corral del Príncipe, desde 1849 rebautizado como teatro Español. Lo hace con Mujeres y criados, un texto inédito que ha permanecido cuatro siglos en el olvido hasta que el año pasado fue rescatado de entre antiguos manuscritos anónimos de la Biblioteca Nacional. El artífice de tan importante descubrimiento es Alejandro García-Reidy, investigador del grupo Prolope de la Universidad Autónoma de Barcelona, actualmente profesor de la Universidad de Siracusa, en Estados Unidos. Desde hoy hasta el 24 de mayo, las palabras escritas en verso por el maestro del ingenio del Siglo de Oro volverán a cobrar vida sobre uno de los escenarios más longevos de España.

Mujeres y criados fue escrita, probablemente, entre 1613 y 1614, momento de mayor creatividad de Lope de Vega. Son de aquellos años obras como La dama boba o El perro del hortelano. Poco es lo que se sabe sobre su recorrido. Es imposible asegurar que se estrenase en el Corral del Príncipe, aunque sería lo más probable, ya que por entonces el dramaturgo contaba con la gracia del público y sus representaciones solían cobrar vida en aquel escenario, uno de los más importantes. También se desconocen las causas por las que el texto cayó en el olvido cuatro largos siglos.




Lo que si se sabe es que fue el director Pedro de Valdés y su compañía los que estrenaron la obra, y los últimos en representarla, en Barcelona a finales de 1636. Además, al propio Valdés se le atribuye hacer una copia del original, dejando así testimonio del portentoso talento para la comedia del dramaturgo madrileño. Lope de Vega, al que se le atribuyen cerca de 400 obras de teatro, escribió este texto con poco más de cincuenta años, para entonces ya contaba con tres décadas de escritos a sus espaldas. Se encontraba en pleno periodo de madurez.

Cuando a Rodrigo Arribas, presidente de la Fundación Siglo de Oro, le llamó Ramón Valdés, director del proyecto Prolope de la UAB, y le dijo que se había descubierto un nuevo texto de Lope de Vega un escalofrío recorrió su cuerpo. Un interrogante rondó por su cabeza hasta que se hizo con el libreto, ¿era un escrito menor o una obra maestra?. “Cuando lo leí me di cuenta de que nos encontrábamos ante un magnífico trabajo, por lo menos bajo mi punto de vista. Lo hice llegar a parte del equipo de la fundación y concluimos que estaba muy al servicio de una puesta en escena”.

Aquellos días, cuenta Arribas, era un manojo de nervios. Tener bajo tu responsabilidad la puesta en escena de un texto inédito de Lope de Vega no es poca cosa. Para tal empresa contó con la ayuda de Laurence Boswell, codirector de la obra. Se rodeó de un elenco de veteranos del verso, algunos ya fijos de la Fundación Siglo de Oro. Entre ellos, Jesús Fuentes, quien además de actuar es el encargado de la asesoría de verso.

A pocas horas de su estreno el director está tranquilo. Lo grande ya pasó, confiesa. “Ahora debe predominar lo específico. Estamos con el sonido, el vestuario y sobre todo la interpretación. Vivimos un hecho histórico único e irrepetible”, asegura. Cualquier otro estaría aterrado, y quizás en algún momento del proceso hubiese sido víctima de algún bloqueo. No le ocurrió a Arribas, quien asegura haber tenido una compresión absoluta del texto.

Mujeres y criados, en palabras de su director, “se basa en tres líneas temáticas comunes en las obras de Lope: el amor, el poder y el ingenio. Estos tres pistones activan el motor de la narrativa y mediante vasos comunicantes se relacionan a lo largo de la obra accionando a sus personajes en sus objetivos y en sus intereses”.

El texto cuenta la historia de dos hermanas enamoradas de dos criados en un entorno social y temporal en el que dicha relación se podría definir como un amor imposible. “A día de hoy, prejuicios económicos o religiosos siguen condicionando la forma de ver las relaciones por parte de los padres a los hijos”, asegura Arribas. En el transcurso de la obra aparecen dos pretendientes que representan, uno el poder jerárquico y el otro el económico. Las dos mujeres, a partir de su ingenio y su naturaleza independiente, desarrollan una trama o engaño para poder finalmente estar con las personas que aman.

Si algo caracteriza a las obras de Lope de Vega es que los conflictos que presenta son atemporales. Nos preguntamos si los espectadores de hoy podrían verse reflejados en una función escrita hace cuatro siglos. La respuesta a esta pregunta quizás sea que es el público de aquella época el que no estaba preparado para una función pensada para una sociedad más moderna. “Dos de los puntales sobre los que se fundamenta Mujeres y criados son la lucha de dos mujeres por significar su independencia y su capacidad de elección al género masculino. A día de hoy, la mujer del siglo XXI sigue en esa lucha por conseguir la igualdad de género. Lope hace un retrato de una estructura social muy jerarquizada, que es algo que vivimos en nuestro tiempo, donde la diferencia de clase y la poca permeabilidad vuelven a ser realmente importantes. Básicamente estos dos elementos hacen que la representación sea muy sencilla de comprender para el espectador del siglo XXI”.

Mujeres y criados se estrena hoy, tras cuatro siglos de silencio. Y es solo el comienzo, la obra ya tiene bolos cerrados por todo el mundo: Estados Unidos, Portugal, Francia, Italia, Inglaterra… Cualquier lugar donde la voz del Siglo de Oro se deje oír. Hoy, todas las miradas están puestas en esta representación. Con el tiempo, verla en los escenarios será común, como ocurre con la mayoría de funciones de Lope de Vega. “Ya hay otra compañía que está preparando un montaje para el año que viene”, asegura Arribas. Renace, cual fénix, un nuevo clásico.

lea también...