Público
Público

Una cultura armada con un esqueleto digital

Lawrence Lessig, fundador de Creative Commons, visita Barcelona y ofrece hoy una conferencia sobre los derechos de autor en Internet dentro de Kosmopolis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gratis es una de las pocas palabras que conoce del español. Lawrence Lessig (Dakota del sur, 1961), considerado el principal defensor de la cultura libre, es un hombre modesto, prudente e indiferente a los que le acusan de defender la gratuidad de los productos culturales. Uno de los empeños de este especialista en ciberderecho, catedrático en derecho informático, es el de reducir las barreras legales de los derechos de la propiedad intelectual a través de una nueva legislación y nuevas tecnologías. Para eso creó Creative Commons en 2001.

En la actualidad dirige la Edmond J. Safra Foundation Center for Ethics (una entidad dedicada a evitar la corrupción institucional), y es profesor de derecho en la Harvard Law School. Su agenda es apretada pero hoy se ha escapado de sus obligaciones para participar en una sesión previa del Kosmopolis, la fiesta internacional de la Literatura. Ha venido para charlar sobre los derechos de autor en la era digital, sobre cómo los creadores de contenidos encaran los retos de las nuevas tecnologías.

Según Lessig los derechos de autor en Europa están muy politizados

Advierte que su experiencia se centra en Estados Unidos y que desconoce los detalles de la situación en Europa, sin embargo cuenta a Público que 'los temas de propiedad intelectual en Europa están mucho más politizados que en Estados Unidos' y que eso 'crea muchos malentendidos'.

Hace diez años, después de hablar durante horas sobre las limitaciones del copyright en un mundo cada vez más digital, se le ocurrió la idea del copyleft, licencia que brinda al creador la posibilidad de elegir como difundir su obra. 'No me cansaré de dar argumentos para que me entiendan, porque sé que muchos critican por ignorancia', apunta.

Asegura que no es un enemigo de la industria pero que los modelos creados en el siglo XX han quedado obsoletos: 'Hay que desarrollar un nuevo sistema construido con las nuevas tecnologías, y que conlleve ingresos a los creadores'. Para Lessig sus enemigos son 'los privilegiados que dominan el sistema'. Opina que los que controlan las grandes compañías 'deben empezar a entender que el futuro de los creadores pasa por la libertad de decisión'. ¿Alguna solución para conseguirlo? 'Hay que aceptar que el esqueleto de la cultura se ha vuelto digital. Necesitamos una reforma general que regule las tasas sobre los CD, etc. Podemos construir un sistema que garantice una cultura libre, barata y que abandone el modelo creado por nuestros abuelos', responde.

'El futuro de los creadores pasa por la libertad de decisión', apunta

Este activista político lleva algún tiempo ocupado en evitar la corrupción institucional, y acaba de poner en marcha un proyecto para promover la independencia del Congreso de Los Estados Unidos. 'En América mandan los que financian las campañas. La corrupción política lo salpica todo, por eso procuro cambiar las cosas'. ¿Podemos cambiar el mundo? 'A veces pienso que es fácil, y otras creo que no hay nada que hacer. En los momentos negativos pienso que si mi hijo tuviera un cáncer terminal, lucharía. Un ejemplo que traslado al estado de la democracia americana'.

El diagnóstico político de su país lo resumirá en un libro que publicará el año que viene. El volumen argumentará la posibilidad de un cambio del sistema político. Según avanza el autor, el libro será muy crítico con Obama. 'Estoy muy decepcionado con él, fuimos compañeros en la Universidad de Chicago, lo apoyé durante la campaña cuando quería cambiar las estructuras políticas del país, pero no ha hecho nada. En los últimos cincuenta años no había habido ningún político con posibilidades para hacerlo pero el entorno de Washington se ha tragado sus ideas democráticas. Y él lo sabe', sentencia.